Política

"Si gano trataré de ir en la misma dirección, pero lo más rápido posible"

Lo afirmó anoche el presidente Macri, quien encabezó junto al escritor Vargas Llosa un diálogo abierto en la Capital Federal.

Miércoles 27 de Marzo de 2019

Con un cóctel que comenzó pasadas las 18.30 en los salones Golden Palace de Costanera Norte, en la Capital Federal, La Fundación Libertad realizó ayer su cena anual 2019 (la 31ª), que contó con la participación de empresarios rosarinos y de los principales referentes de esa actividad a nivel nacional. La figura rutilante fue el escritor y periodista Mario Vargas Llosa, de quien todos quisieron llevarse una selfie.

El evento tuvo, además, la participación de diversas figuras como el analista político internacional Jorge Castro, el abogado constitucionalista Daniel Sabsay, el ex integrante del Consejo de la Magistratura Alejandro Fargosi y el director del grupo Gamma, Mario Tourn y el ex director de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) Antonio Caro. entre otros.

Lo propio hicieron representantes de la industria siderúrgica, la periodista Silvia Fernández Barrio y representantes del legislativo nacional. También miembros del gabinete nacional, como el canciller Jorge Haurie y Sergio Bergman (secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable), y el ex ministro de Producción Francisco Pancho Cabrera. Incluso, asistieron referentes de consultoras de marketing político.

El agasajo fue la entrada principal para lo que luego iba a copar la atención de todos. La presencia del presidente Mauricio Macri, quien llegó al salón sobre las 20.30 junto a su esposa, Juliana Awada, Vargas Llosa y el presidente de la Fundación Libertad, Gerardo Bongiovanni. El anfitrión dio la bienvenida al jefe del Estado, al Premio Nobel de Literatura y a los presidentes de la Federación Internacional para la Libertad (FIL).

"Cumplimos 31 años. Nacimos en Rosario y nos expandimos al mundo con la idea de difundir la cultural de la libertad que hay que defender cada día. Vivimos doce años muy oscuros de los que intentamos salir para adelante", dijo Bongiovanni para criticar a quienes buscan "reflotar algunas figuras que son parte del problema y no de la solución". Luego ponderó los efectos del G-20 en la Argentina y alentó la profundización de las políticas en materia de gasto publico, déficit fiscal y apertura de la economía.

Duelo verbal

De inmediato, tuvo lugar un diálogo abierto entre Vargas Llosa y Macri sobre la realidad del país y de Venezuela. El escritor tomó la palabra para entrevistar al presidente y fue a un punto: "¿Por qué si ustedes se empeñan en sacar a la Argentina del pozo del populismo, en un país con recursos gigantescos y una sociedad educada siguen con tantos problemas?".

Macri tomó el micrófono. "El cambio que hemos emprendido es muy profundo estamos corrigiendo cosas que vienen ocurriendo desde hace 70 años. Creemos que estamos escribiendo un libro distinto, con instituciones sanas en calidad democrática. En infraestructura volvimos a poner las instituciones en valor, hicimos rutas como nunca en 65 años, la revolución de los aviones, una revolución de cloacas y agua potable. Tenemos vínculo con el mundo después del G-20 para, de ese modo, avanzar también en las reformas de fondo. Con las crisis, el mundo giró, se acabó el financiamiento en cantidad para mercados emergentes, pero llegamos a un equilibrio fiscal primario, lo que fue un alcance", detalló.

En ese sentido, completó: "Sabemos que los argentinos están viviendo un momento muy duro, muchos no llegan a fin de mes, pero estamos en un cambio de construcción para generar una moneda fuerte y salir de la inflación, que trae pobreza y exclusión. La moneda nos permitirá movilidad social ascendente. Tenemos un principio de reglas de juego a partir de este trabajo, progresar sin soluciones mágicas mesiánicas. Es ahora y con mucho esfuerzo. Estoy convencido de que, mas allá de todas las dudas, estamos saliendo del golpe del año pasado. El campo nos está dando un empujón con su cosecha, pero los argentinos aprendimos con dolores y broncas que, con esfuerzo y diálogo, hombro a hombro, es posible construir oportunidades . Hay una contienda electoral muy dura, porque todavía existe un núcleo que está convencido de que hay una posibilidad sin trabajar ni respetar las leyes de convivencia. En la campaña se demostrará que los argentinos no queremos volver atrás".

Luego, Vargas Llosa lo cuestionó a partir de una anécdota con un periodista argentino que conoció en Madrid (España) sobre el gradualismo económico. El presidente recogió el guante: "Perdimos un año en términos fiscales pero pusimos énfasis en metas que, claramente, no tuvimos luego la capacidad de cumplirlas, como las de inflación, que no coincidían con el déficit fiscal primario de 7 puntos y eso nos llevo a una sobreexigencia y exceso de compromiso en las ganas de que las cosas salgan. Pero no iban acorde y eso generó un ruido muy grande. Habíamos reducido claramente la pobreza varios puntos, pero volvimos al mismo lugar de partida y nos provocó un fuerte desequilibrio. Hay que persistir, este es el camino".

Para cerrar el picante e interesante diálogo, hubo una alegoría al fútbol por parte del primer mandatario. "No hay soluciones mágicas, no hay Riquelmes que te salven. Y si gano las elecciones voy a tratar de ir en la misma dirección, pero lo más rápido posible".

"Estoy convencido de que, más allá de todas las dudas, estamos

saliendo del golpe

del año pasado"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});