Política

Según aseguró su defensor, Lagomarsino calló datos patrimoniales de Nisman

El abogado del técnico informático dijo que su defendido no habló al respecto ante la Justicia para preservar “la memoria del fiscal”. Seguirá a disposición de la Justicia.

Sábado 14 de Marzo de 2015

El técnico informático Diego Lagomarsino “no ha volcado” en la Justicia toda la información sobre su relación laboral con el fallecido fiscal Alberto Nisman y esa omisión se vincula a la “situación patrimonial” del ex titular de la UFI-Amia, reveló ayer su abogado defensor, Maximiliano Rusconi.

   El letrado adelantó que Lagomarsino no tendría inconvenientes en referirse al asunto ante la fiscal Viviana Fein si los convocara de nuevo a declarar.

   Fein y la jueza Fabiana Palmaghini estarían investigando si Nisman tenía una cuenta bancaria secreta en una entidad de Nueva York (Estados Unidos), con sucursal en Puerto Madero, y si habría puesto a Lagomarsino como uno de los cotitulares del depósito, según versiones periodísticas.

   “Hay alguna información que él no volcó (al declarar) en homenaje a la memoria de Nisman y sus hijas. Si lo llaman a declarar, tendrá que darla con enorme precisión y la misma transparencia (con) que actuó hasta ahora”, declaró el letrado. Y dijo que Lagomarsino lo calló “porque tenía mucho temor, justamente, de hacer el daño que, según dice la querella, se pretende evitar en el sentido de hurgar sobre la intimidad de una persona que está muerta” y porque “lesiona la imagen de un fiscal que falleció tristemente”.

   Para Rusconi, que la fiscalía y el juzgado investiguen el asunto “es perder el tiempo porque no son actividades del momento del hecho” sino anteriores. Tampoco “instala ningún móvil económico” y “no tienen nada que ver con el objeto de la pesquisa, es un intento de desviarla”.

   En tanto, el senador kirchnerista Salvador Cabral solicitó la “detención inmediata” de Lagomarsino hasta tanto se compruebe si tuvo o no algo que ver con la muerte de Nisman. Hizo el pedido en el escrito mediante el cual respondió las preguntas de Fein, a raíz de declaraciones públicas en las que sostuvo que el fiscal fue víctima de un “crimen pasional homosexual”.

   Cabral no mantuvo esa hipótesis ante Fein, e incluso advirtió que la única declaración de la que se haría responsable sería la prestada ante la fiscalía por escrito en ese documento.

   El legislador misionero anunció cuatro hipótesis sobre cómo murió Nisman, pero sólo describió tres en su escrito: que lo hubiera asesinado “el gobierno”, que se hubiera suicidado o que el crimen fuera obra de “su entorno”.

   Descartó de plano “que lo haya matado el gobierno”, admitió como posible el suicidio (aunque descreyó de los elementos de prueba arrimados a la causa en ese sentido) y abonó sin mayores explicaciones la teoría del homicidio por parte de alguien vinculado al fiscal.

   Por otra parte, Fein ordenó a las compañías de telefonía celular Nextel y Claro que preserven toda la documentación relativa a las líneas que utilizaba Nisman. Mediante sendos oficios remitidos en las últimas horas, se hizo eco de las advertencias que le formularon desde diversos sectores de la investigación sobre el riesgo de que los soportes de las comunicaciones que realizó el fiscal previo a su muerte fueran eliminados de los servidores de esas empresas.

   En ese contexto, ordenó a Nextel (Nisman tenía un aparato de ese tipo) y Claro (en su departamento de Puerto Madero fueron secuestrados dos teléfonos celulares de la empresa) la conservación de todo el “tráfico” que tuvieron esas líneas.

   La orden abarca mensajes de texto, chats, WhatsApp y “todo otro” formato de comunicación que Nisman hubiera realizado, con entradas y salidas desde sus líneas.

   Según información que le fue proporcionada a la fiscal, las compañías telefónicas conservan sus registros de movimientos en sus servidores durante 60 días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS