Política

"Seguirán las Paso en 2019, y ojalá que puedan ser con boleta única"

Adrián Pérez nació el 7 de septiembre de 1971. Se desempeña como secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. Ex diputado del ARI y del Frente Renovador.

Domingo 14 de Octubre de 2018

El gobierno nacional confirmó la vigencia del sistema de Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) para las elecciones de 2019 y avanza en la idea de modificar la ley de financiamiento de los partidos políticos e instrumentar el voto electrónico o la boleta única papel.

Así lo confirmó Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, en una entrevista exclusiva con LaCapital. Pérez admitió que el avance de las reformas en una ley nueva de financiamiento es muy difícil por las trabas que ponen los senadores peronistas, aunque confió en poder alcanzar el objetivo antes de diciembre.

A la vez, el funcionario confirmó la continuidad de las Paso. "Las leyes electorales requieren de una mayoría calificada y, respecto de las Paso, hoy no existe consenso para que se cambie el sistema. Las próximas elecciones se harán con el sistema de primarias abiertas, obligatorias y simultáneas", reveló.

—¿En que quedó la decisión de llevar adelante una profunda reforma política?

—Está en el Senado y trabada, porque la mayoría de los senadores mostró nula voluntad de avanzar con el tema. Teniendo en cuenta que somos minoría, y que se requiere un consenso amplio, tenemos grandes dificultades porque una parte del PJ planteó no modificar la ley electoral. Eso no cambió respecto de 2017.

—Mediáticamente, casi todo estuvo planteado en su momento alrededor del voto electrónico. ¿Allí está planteada la mayor dificultad?

—Indiscutiblemente, el instrumento de votación es un tema conflictivo. El sistema de boleta partidaria, como el que está, requiere mucho del aparato político: hay que tener gente para imprimir las boletas, distribuirlas, garantizar que estén en el cuarto oscuro. Y hay sectores de la política que tienen aparatos importantes y que creen que es trascendente gozar de esa ventaja, y no quieren ir hacia un instrumento que ponga a todos en igualdad de condiciones y garantice que siempre estarán en el cuarto oscuro todas las boletas, más allá de que un partido fiscalice o no. La boleta electrónica y la boleta única papel garantizan la oferta electoral y le quitan peso a la fiscalización. Pero claro, para algunos es mejor el viejo sistema. El gobierno cree que para la sociedad es mucho mejor un sistema en el que el Estado sea el garante de la presencia de todas las ofertas electorales.

—Se hicieron objeciones al sistema electrónico por su vulnerabilidad.

—Sí, eso existió, pero el escollo es más por lo político que por lo tecnológico.

—¿El peronismo no quiere ir hacia el voto electrónico porque sus posibilidades de triunfo disminuyen?

—Claro. Así lo dijeron concretamente. Hubo una reunión en la que participaron varios gobernadores y plantearon la necesidad de no salir de un sistema de boleta partidaria, sábana, en papel. Eso, dijeron, les traía una ventaja electoral. Por eso se frenó la reforma. De todos modos, pienso que hay sectores del PJ que quieren que esto cambie. De hecho, Salta cambió el sistema, y había senadores que se mostraron dispuestos a dar el debate a favor del voto electrónico o la boleta única papel.

—¿No es hora de avanzar en la instrumentación de la boleta única papel, como tiene Santa Fe?

—Eso es lo viable, desde luego. La boleta única papel es muy superior a lo que tenemos hoy. Nunca lo descartamos como opción. Nos parece que la electrónica es superadora al papel porque le agrega al conteo manual un conteo digital, y tenemos los resultados más rápido. Pero, a veces hay que ir por pasos, y llegar a la boleta única papel sería un avance muy importante.

—¿Hay alguna especie de cronograma o plazos para reinstalar el tema de la reforma?

—Hemos tenido durante estos últimos días diálogos con senadores para intentar reflotar el tema en lo que queda del año. Respecto del instrumento electoral, de votación, que ya tiene media sanción, tendríamos que avanzar prontamente ahora. Y estamos dialogando para ver si podemos modificar la ley de financiamiento de los partidos políticos. Pero el tiempo es corto, porque ya el año que viene es electoral y es mucho más difícil llevar adelante este tipo de reforma. El momento de la reforma electoral es ahora, y por eso estamos hablando con los senadores. Es el Senado el que tiene que abrir la puerta, porque fue el que la cerró.

—¿Cómo impacta el tema de los cuadernos, que permitió descubrir el pago de coimas de empresarios para las campañas electorales, en una futura ley de financiamiento?

—Presentamos un proyecto de financiamiento. Es clave. Llegar a las elecciones con la legislación actual, que tiene agujeros importantes, y son evidentes, sería una irresponsabilidad de la dirigencia política. Ojalá el proyecto pueda ser tratado en las próximas semanas. Es necesario discutir la ley de financiamiento en los próximos meses. Queremos que todos los aportes estén bancarizados para poder conocer quién es el aportante. Debería ser por transferencia, tarjeta de crédito y otros medios. Así se identifica claramente al donante y se puede hacer la trazabilidad del dinero. Hay que aumentar la cantidad de auditores-contadores para controlar y hacer auditorías de las campañas. Piense usted que hay 8 auditores para todo el país, y lo estamos llevando a 24. Estamos incorporando proveedores de vía pública para que se declaren los gastos. Todo eso está previsto en el proyecto del gobierno. Se nos acorta el tiempo.

—¿El gobierno quiere eliminar las Paso?

—Las leyes electorales requieren de una mayoría calificada, y el tema de las Paso hoy no tiene consenso para que se cambie el sistema. Las próximas elecciones se harán con el sistema de primarias abiertas, obligatorias y simultáneas. Estamos más pendientes en modificar el financiamiento de las campañas y, si se pudiera, el instrumento de votación. La reforma que enviamos planteaba otras cosas, como el pasar a la Justicia el escrutinio provisorio. Era una reforma en pos de una mayor transparencia.

—¿Se puede hacer esto en medio de la crisis económica?

—Hay que reconocer que estamos en una situación económica delicada y que eso implica que el Congreso prioriza otros temas. Pero nosotros, como dirigencia política, debemos ir hacia el cambio en materia de reforma política, tanto en el financiamiento como en la forma de votar. Sería importante llegar a las elecciones con un nuevo procedimiento que haga transparente el proceso electoral. Soy moderadamente optimista. Es difícil la realidad en el Congreso nacional, porque tenemos minoría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});