Política

Se consolida la ruptura interna en el partido de Héctor Cavallero

El concejal del Partido del Progreso Social (PPS) se mostró "profundamente dolido" por las críticas de la edila María Fernanda Gigliani, quien admitió diferencias con el ex intendente rosarino.

Miércoles 20 de Agosto de 2014

El concejal Héctor Cavallero, presidente del Partido del Progreso Social (PPS), aseguró que se sintió "profundamente dolido" por las declaraciones públicas vertidas por su compañera de bloque Fernanda Gigliani, quien reconoció que la relación "está en un momento complicado" por diferencias políticas dentro del partido, pero salió a cuestionarlas.

La concejala blanqueó en las últimas horas el clima de ruptura interno que sobrevuela al PPS, adelantado por LaCapital en su edición del lunes pasado. Ayer, Gigliani reiteró en LT3 que tanto ella como el diputado provincial Oscar Urruty no fueron invitados al acto que el PPS realizó el domingo pasado en el predio ferial de la ex Rural, lo que sacó a la luz la fuerte interna que sacude al partido.

"Son referentes importantes, pero los ha promovido el partido al cual hoy le dan la espalda. Yo soy presidente de bloque y hace cuatro meses que (Gigliani) no asiste a las reuniones, de modo que tengo que recurrir a los integrantes de la comisión de Gobierno, donde ella participa, para saber qué pasó porque no me informa", acusó Cavallero.

Al ser consultado sobre el inconveniente puntual, el Tigre señaló: "Cuando dijimos que hasta fin de año no decidíamos ninguna candidatura electoral se produjo el problema; nunca hubo discusión política. Las cosas se discuten orgánicamente dentro del partido, ellos saben muy bien que nos reunimos en el local de Corrientes 537 como hace más de 20 años".

Asimismo, lanzó una dura acusación hacia la concejala: "Hasta hace poco yo era un padre, y resulta que de la noche a la mañana se cuestiona todo en los medios, no donde corresponde. Estoy profundamente dolido porque yo fui el que los propuso en el plenario del partido", lamentó Cavallero.

Más temprano, Gigliani había reconocido que la relación con el ex intendente "está en un momento complicado" por diferencias dentro de esa expresión política. "Desde hace tiempo se llevan a cabo reuniones paralelas y se toman decisiones, motivo por el cual con el diputado Urruty dejamos de participar de las reuniones de la mesa ejecutiva", explicó.

La disputa en el PPS tomó estado público la semana pasada cuando Urruty, histórica mano derecha de Cavallero, se mostró reacio a avalar una nueva candidatura a intendente del histórico líder del sector. "Hoy por hoy tengo dudas. Tenemos que ver quiénes son los hombres que tienen vocación de tomar la posta para ir cambiando también los ejes de la disputa política en los últimos años. Si nosotros generamos las mismas estrategias, muy probablemente tengamos los mismos resultados", apuntó Urruty a un programa político televisivo.

El domingo, Cavallero le dijo a este diario que la junta ejecutiva provincial del PPS había resuelto por unanimidad que este año no se lanzaría ninguna candidatura ni provincial ni municipal "por respeto a los ciudadanos y ciudadanas, porque hace un años atrás estábamos de elecciones, entonces a los que largaron una candidatura los respetamos, pero también pedimos que nos respeten a nosotros, que no vamos a largar ninguna candidatura hasta principios del año próximo".

Ramos, de acuerdo con Reutemann en la unidad del PJ

El secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, se refirió a la posibilidad de trabajar por la unidad del Partido Justicialista de Santa Fe tal como lo planteó Carlos Reutemann hace un par de semanas cuando manifestó su intención de privilegiar lo provincial respecto a lo nacional de cara a las elecciones del año que viene.

Ramos dijo que "si cotidianamente hablo con la intendenta, con el gobernador, como no voy a hablar con compañeros míos", aunque aclaró que "si el objetivo es amontonarnos por una cuestión electoral, sigo trabajando desde mi lugar; en cambio, si es para potenciar y ganar espacios que sirvan para mejorar la calidad de vida de la gente y que desde Santa Fe lideremos el crecimiento nacional, entonces sí puede ser. La unidad tiene que representar los intereses de nuestra gente, no una cuestión de amontonarse".

En ese sentido indicó que la clave está en el trabajo que cada funcionario y legislador realiza desde su lugar: "Escucho a los dirigentes políticos y todos decimos lo mismo, la diferencia es cuando uno llega a los lugares de gestión y hace lo que prometió, celebro, pero la unidad tiene que ser una herramienta de transformación".

En estos momentos, el peronismo santafesino intenta convocarse en una mesa de unidad que le permita alcanzar una estrategia de unidad de cara a los comicios de 2015. En ese sentido, los dichos de Reutemann proponiéndose como "un soldado raso" del PJ operaron como un acicate para el debate.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS