Política

"Scioli tomará lo mejor del proyecto y corregirá lo que sea necesario"

Omar Perotti empalmó la campaña santafesina a gobernador con las nacionales. "Hace mucho que estoy arriba del auto", admite el candidato a senador del Frente Para la Victoria.

Viernes 07 de Agosto de 2015

Omar Perotti | Bío | Nació el 16 de septiembre de 1959. Contador. Tres veces intendente de Rafaela. Fue candidato a gobernador del PJ en los últimos comicios provinciales. Precandidato a senador nacional por el Frente para la Victoria en la boleta que lleva a Daniel Scioli como postulante a la Presidencia de la Nación.

Acicateado por la buena performance en las elecciones provinciales, Omar Perotti empalmó la campaña santafesina a gobernador con las nacionales. "Hace mucho que estoy arriba del auto", admite el candidato a senador del Frente Para la Victoria que, el domingo, irá acompañando la boleta presidencial de Daniel Scioli.

En una entrevista con LaCapital, el último día de tarea proselitista, Perotti reivindica la aptitud de Scioli para conducir el país desde diciembre, sostiene que el peronismo santafesino ha recuperado la autoestima y le pide a Hermes Binner que les traslade a Antonio Bonfatti y a Miguel Lifschitz la permanencia del reclamo de los santafesinos respecto de la inseguridad.

—Estamos a pocas horas de las primarias, ¿qué va a suceder el domingo con las presidenciales?

—Soy muy optimista. Ha habido una afirmación de la figura de Scioli en las distintas recorridas por la provincia y noté que las expectativas nuevas y favorables que generó la elección provincial en el justicialismo va a acompañar firmemente. Se nota que el peronismo local recuperó expectativas y que hay deseo de seguir con esta etapa. Y queremos un justicialismo provincial que partícipe del proyecto nacional, en la que la figura de Scioli permite ingresar a una etapa abarcativa, en la que la mayor parte del movimiento se siente convocado.

—El justicialismo santafesino parece haber recuperado la autoestima luego de las elecciones provinciales que lo tuvieron a usted como protagonista...

—Sí, es así. Ahora hay una motivación distinta, yo soy un agradecido al esfuerzo militante que se hizo en toda la provincia. El que han hecho todos los que fueron candidatos, y que hoy están firmes en sus territorios. Todos están trabajando para tener un presidente justicialista durante los próximos cuatro años. Hay un proyecto que se va construyendo con amplitud, generosidad, y que encuentra en Scioli proyección nacional.

—Reutemann dijo que, con Zannini de vice, Scioli tiene por detrás a Néstor y Cristina. Y ponía en duda esa máxima de que el peronismo no va detrás del que se fue sino del que llega...

—No hay que subestimar a Scioli en su capacidad de trabajo ni en su capacidad de decisión. El justicialismo siempre ha tenido presidentes que ejercieron su función plenamente. Argentina tiene tradición presidencialista y el peronismo también. Scioli tomará los mejores logros del proyecto de estos años y corregirá las cosas que son necesarias. Hará lo que haga falta. Recibirá un gobierno mucho mejor que en instancias anteriores, pero que tiene que dar paso a la instancia del desarrollo. Tomará medidas propias. Scioli tiene una personalidad distinta, con una impronta para la etapa que viene. El peronismo es transformación, porque siempre que haya un pobre y alguien sin trabajo habrá peronismo por hacer.

—¿Qué quiere decir "ir hacia el desarrollo?".

—Es ir al mundo. hablar de tecnología, innovaciones, mayor productividad. Esa agenda tiene que enriquecerse. Y la posibilidad de hacerlo lo da el aporte de estos años.

—Le toca en esta instancia poder convertirse en verdugo de los dos grandes electores históricos de la provincia: Binner o Reutemann. ¿El que pierde se jubila de la política electoral?

— No voy a ser yo, será la gente. Y ganar o perder una elección no es el final de ninguna cuestión. marca una etapa y eso será decisión de los santafesinos. Yo quiero que los santafesinos me acompañen, que me den una oportunidad para desde el Senado de la Nación llevar a Santa Fe a un lugar de protagonismo. Para influenciar en las políticas públicas y estar cerca de su ejecución. En síntesis, para que esté la provincia en la agenda del desarrollo nacional. El Senado debe tener una dinámica diferente a la que se vio. Mire, difícilmente en las reuniones con los diferentes sectores de la sociedad alguien pida una ley, la gente pide gestiones. Esa función ejecutiva es la que estoy dispuesto a llevar adelante. Se debe generar el vínculo entre quién lo necesita y el que tiene que tomar la decisión nacional. Es un ida y vuelta que hay que generar, es allí donde Santa Fe deberá tener presencia. Defender a Santa Fe es estar cerca de un proyecto de desarrollo que contenga a nuestros sectores productivos.

—A veces parece que el Senado es un ámbito donde los políticos van a terminar confortablemente sus carreras, el lugar al que se van a jubilar...

—Eso es lo que yo creo que no tiene que ser. No tiene que ser un cargo al que alguien va a culminar su carrera política. Si alguien quiere terminar su carrera política, que la termine en su casa. Acá hay que tener vocación, ideas, fuerza, creatividad, deseo de aportar. Si alguien no quiere eso, no debería presentarse a un cargo. El Senado de la Nación no es un lugar para ir a terminar una carrera política o para estar más tranquilo. En el Senado empieza algo, y es la presencia de Santa Fe en el proyecto nacional.

—Usted estuvo cerca de Berni en las últimas horas. ¿Gendarmería se va en septiembre de Rosario o en ese mes se conversará sobre el futuro?

—No. ¿Por qué se habla de septiembre? Porque en todas las reuniones de las que participamos para generar las condiciones del regreso de Gendarmería, septiembre aparece como el mes en que se evaluaría la marcha de Gendarmería generando condiciones de capacitación de la policía santafesina, que ahí se evaluaba cómo marchaban las cosas. Hay voluntad de estar aquí mientras se necesite, mientras se cumplan los procesos de formación y fortalecimiento de la policía provincial.

—Ahora bien, el fortalecimiento de la policía provincial ya parece un mito. Nunca se termina de fortalecer.

—Es una tarea que debió empezarse mucho antes. Necesita inversión, conducción, ser tomado como un tema prioritario. La presencia de Pepe Scioli —hermano de Daniel— tenía que ver con esto. Daniel está interesado en conocer cómo va la marcha de las fuerzas federales en Santa Fe. Es una preocupación permanente de Scioli, se trata de estar cerca en la posibilidad de ayudar a la seguridad santafesina. Septiembre es una instancia de evaluación como las que habitualmente viene haciendo Berni en las reuniones en cada lugar. Estuvo en Santa Fe, en Venado Tuerto, Rafaela. Con esa composición de los informes que recibe se hará una evaluación, un ajuste. Ojalá estén presentes las condiciones para seguir trabajando en el tema de la seguridad. No dudo de la vocación de seguir en estos territorios.

—¿Su deseo es que Gendarmería continúe cumpliendo funciones en la provincia?

—Por supuesto. Es necesario. No nos olvidemos de que la prioridad sigue siendo la seguridad. Sería oportuno que Binner, quien está en campaña recorriendo la provincia y recibe estos planteos, junte a Bonfatti y Lifschitz para que pongan a la seguridad como prioridad. La inseguridad no tiene cronograma electoral, continúa. En esta transición larga el gobernador Lifschitz, al que quiero que le vaya bien y puede contar con nuestra colaboración, debería ya estar tomando intervención en este tema. En esta transición larga, Lifschitz debería ir tomando decisiones para que no haya ausencia de quién manda y quién no manda. La falta de decisiones puede complicar aún más la inseguridad. Y Binner, que es el conductor de Bonfatti y Lifschitz, les debe estar diciendo lo mismo que yo. Sería extraño que los santafesinos me digan a mí que el tema seguridad es el que los sigue preocupando y a Binner no se lo digan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario