Política

Schiaretti pidió poner a todas las provincias en pie de igualdad

Sostuvo que para bajar el déficit se debe traspasar Aysa, Edenor y Edesur a Capital y Buenos Aires.

Domingo 10 de Junio de 2018

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, pidió poner a todas las provincias en igualdad de condiciones para hacer frente a una de las demandas del FMI: la baja del déficit fiscal . Para ello, reclamó que "inmediatamente" se traspase Aysa (la empresa de agua potable) y Edenor y Edesur (electricidad) a Capital Federal y provincia de Buenos Aires, porque solo prestan servicios en esos distritos .

   Tras indicar que no fue consultado sobre el acuerdo con el FMI, advirtió que el resultado "será responsabilidad" de la administración de Mauricio Macri.

   "No fui consultado ni para acudir al FMI ni en la negociación con el organismo", subrayó Schiaretti durante una recorrida a una obra pública en Córdoba. Luego advirtió: "Esto es una responsabilidad exclusiva del gobierno nacional. Por lo tanto las consecuencias de este accionar son responsabilidad también del gobierno nacional".

   Al referirse a los posibles resultados del acuerdo, señaló que espera que "le acierten para que el pueblo argentino no tenga que pasar zozobra y pueda mejorar su vida".

   Por otra parte, dijo que, en atención al objetivo de bajar el déficit del Estado nacional se debe poner a todas las provincias en igualdad de condiciones.

   Remarcó que para ello "inmediatamente hay que traspasarle Aysa (la empresa de agua potable) a Capital Federal y provincia de Buenos Aires porque solo presta servicios en Capital y el conurbano" y que "lo mismo hay que hacer con Edenor y Edesur (de electricidad)".

   Además, pidió "trasladar los gastos de los servicios de Justicia de la Capital Federal, que la pagamos todos los argentinos, a la ciudad", al tiempo que anotó en la misma lista a los subsidios al transporte de Capital Federal y Buenos Aires, "donde hay cerca de 40 mil millones de pesos a esas dos jurisdicciones".

   Según Schiaretti, con esto "el Estado nacional se ahorra al menos cerca de 60 mil millones de pesos y empieza a poner en pie de igualdad a todas las jurisdicciones de la Argentina".

   De esta manera Schiaretti retomó la iniciativa que impulsa junto a su par de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el jefe del bloque Justicialista del Senado, Miguel Pichetto, para traspasar las empresas Aysa, Edenor y Edesur a Buenos Aires y la Capital Federal.

   Ese traspaso inquieta a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes en este contexto se convirtieron en dos de los principales interlocutores del gobierno con el peronismo del Congreso.

   Días atrás, ambos mantuvieron un encuentro con Pichetto en procura de acuerdos de cara al tratamiento del presupuesto 2019, donde se contemplará el ajuste que deberá encarar el gobierno para cumplir con las metas fijadas por el FMI.

Graciela Camaño "presagia" que seguirá el proceso de ajuste

La diputada nacional Graciela Camaño (Frente Renovador) afirmó ayer que el acuerdo con el FMI "permite presagiar que seguiremos en el proceso de ajuste" dado que el gobierno nacional "viene ajustando desde que se hizo cargo".

   "Cuando veamos lo que se firmó nos encontraremos con la realidad, pero los enunciados permiten presagiar que seguiremos en el proceso de ajuste", sostuvo la legisladora al ser consultada sobre el crédito de 50.000 millones de dólares que concedió a la Argentina el FMI.

   Camaño objetó que "desde el discurso se habla de una Argentina de inversiones y productiva" pero "desde la práctica se generan herramientas que sólo permiten que sea apetecible para capitales financieros".

   "Este gobierno hizo negocios en inversiones financieras y en energía renovable y común con allegados, amigos y funcionarios", explicó Camaño, al advertir que "es un gobierno que tiene intereses en los dos sectores" y que, desde el Parlamento, el Frente Renovador "trabajó desde el primer momento en resolver el tema de las tarifas".

   Para Camaño, durante los dos años y medio de gestión, el gobierno "estuvo tirando manteca al techo y estaban más preocupados por la próxima elección que por gobernar", y cuestionó que "privilegiaron las posiciones políticas personales por sobre las posibilidades de ir adecuando las tarifas gradualmente en favor de la gente".

   En cuanto al llamado del Ejecutivo a un gran acuerdo nacional entre sectores, la diputada señaló: "Para colaborar a los efectos de que a la Argentina le vaya bien, sí, pero si en esa búsqueda nos piden legislación para jorobar la vida de la gente, no cuenten con nosotros".

   Sobre el ajuste en el sector público, criticó puntualmente el de la ciencia con el despido de trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y sostuvo que "está destruido por la administración macrista".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario