Política

Santa Fe advierte que no sellará unpacto a libro cerrado con la Nación

"Es bueno el diálogo, siempre que sea amplio y con la intención de modificar el plan económico", dijo Lifschitz sobre la convocatoria.

Martes 07 de Mayo de 2019

La Casa Rosada envió ayer una carta firmada por el presidente Mauricio Macri en la que convoca a los principales dirigentes opositores (incluida la ex mandataria Cristina Kirchner), gobernadores, empresarios, sindicalistas y la Iglesia a sumarse al acuerdo de diez puntos que el oficialismo busca consensuar para garantizar un marco de previsibilidad política que vaya más allá de las elecciones generales de octubre próximo. Al respecto, la administración santafesina que encabeza Miguel Lifschitz confirmó su predisposición al diálogo, aunque dejó en claro que no sellará un pacto a libro cerrado que no contemple los aportes de otros espacios.

"La carta aclara que es un propuesta abierta y que estamos dispuestos a escuchar aportes" de distintos sectores, deslizó una alta fuente de Balcarce 50, que confirmó el envío de la misiva presidencial.

El texto fue remitido a Cristina, Daniel Scioli, Miguel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna, todos ellos con supuestas pretensiones de competir por la Presidencia de la Nación, como también a autoridades de las Iglesias Católica y Evangélica, la CGT y el empresariado, además de los gobernadores de las 24 provincias.

Al caer la tarde, Lifschitz aseguró a La Capital: "Todavía no recibí nada, veremos en las próximas horas". Acerca de la convocatoria, el jefe de la Casa Gris se limitó a asegurar que "comenzó al revés, porque hicieron circular puntos del acuerdo para que luego se sumen los dirigentes, y primero hay que obtener consenso y después avanzar".

"Siempre es bueno que llamen al diálogo, obviamente si es amplio y si hay una intención de modificar el plan económico", continuó el socialista, que por la mañana se mostró en el seminario "Democracia y desarrollo" (realizado en el Malba, en la Capital Federal) junto a Lavagna y Pichetto (ver aparte).

Paralelamente, un habitual transeúnte de los pasillos de la Gobernación objetó los tiempos de la gestión de Cambiemos frente a "una crisis económica y social muy profunda que viene de hace dos años y medio". Y enfatizó que, pese a coincidir en la necesidad de priorizar el diálogo político, "no es posible avalar un acuerdo de este tipo a libro cerrado" .

A modo de contraste, en la administración del Frente Progresista (FPCyS) pusieron como ejemplo el documento de diez puntos, denominado Consenso 19, que Lavagna reveló el sábado pasado y que tiene como objetivo un "gobierno de unidad nacional". Y fundamentaron: "Más que dar señales a los mercados, tenemos que priorizar las respuestas a los sectores productivo y laboral del país, saldar una deuda interna que ya es estructural".

La carta con la firma de Macri, que se terminó elaborar por la mañana, contiene diez puntos que sufrieron algunas modificaciones desde que se conoció la iniciativa.

En el texto, el presidente enfatizó que "no se trata de un plan de gobierno". Y argumentó: "En el proceso electoral los argentinos y el mundo quieren tener más claridad y certeza de que pudimos dejar de discutir algunas cosas que ya no se discuten más en la mayor parte de los países".

Además, les pidió a los referentes opositores que se expresen sobre los diez puntos que su administración considera "imprescindibles para despejar algunas dudas esenciales de nuestras discusiones". Los temas sugeridos por el jefe del Estado son:

• Lograr y mantener el equilibrio fiscal, tanto en la Nación como en las provincias.

• Sostener un Banco Central (BCRA) independiente en el manejo de los instrumentos de la política monetaria y cambiaria para combatir la inflación ("Hasta llevarla a valores similares a los de países vecinos").

• Promover una integración inteligente con el mundo y trabajar para el crecimiento sostenido de las exportaciones.

• Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica (para promover inversiones).

• Creación de empleo formal a través de una legislación laboral moderna.

• Reducir la carga impositiva nacional, provincial y municipal, empezando por los impuestos distorsivos.

• Consolidar un sistema previsional sostenible y equitativo.

• Fortalecer un sistema federal transparente que asegure transferencias a las provincias ("No sujetas a la discrecionalidad del gobierno nacional de turno").

• Asegurar un sistema de estadísticas "profesional, confiable e independiente".

• Cumplir las obligaciones con los acreedores.

En sintonía, la mandataria bonaerense, María Eugenia Vidal, destacó que "no se puede gobernar sin dialogar" y estimó que el acuerdo "da previsibilidad a los argentinos".

Urtubey (gobernador de Salta y precandidato presidencial de Alternativa Federal) objetó la demora en la convocatoria, aunque resaltó la importancia de dialogar entre todos los sectores porque "la Argentina necesita volver a mostrar confianza".

postal. Horas antes del envío de la carta presidencial, Pichetto, Lifschitz y Lavagna se mostraron juntos en el Malba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});