Política

Rotunda desmentida del gobierno sobre financiamiento a piqueteros

El gobierno desmintió ayer el financiamiento de grupos piqueteros armados, en un nuevo capítulo de la polémica por el escrache que tuvo como blanco al titular del comité nacional de la UCR, Gerardo Morales.

Viernes 23 de Octubre de 2009

El gobierno desmintió ayer el financiamiento de grupos piqueteros armados, en un nuevo capítulo de la polémica por el escrache que tuvo como blanco al titular del comité nacional de la UCR, Gerardo Morales.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, calificó de "repudiables" las agresiones a Morales, pero también advirtió que en la oposición puede haber "un componente de sobreactuación de algunos dirigentes que quieren con esto sacar algún rédito político".

"Por otro lado hay algunos que, no desde ahora sino desde hace un tiempo, están intentando generar un clima de crispación y de conflicto en la sociedad argentina", añadió el funcionario, al tiempo que consignó que el gobierno ha "financiado a organizaciones sociales para programas sociales".

"De ninguna manera creemos que estas organizaciones sociales sean concebidas como grupos de choque o grupos armados. Eso es un verdadero disparate", aclaró, en referencia a la denuncia que realizaron Morales y también Elisa Carrió.

Randazzo sostuvo que el gobierno "jamás" va a "financiar una organización armada" y reclamó que "si hay alguien que sabe de esta situación, lo que tiene que hacer es denunciarlo a la Justicia".

Al cruce de esas declaraciones salió el diputado radical jujeño Miguel Giubergia, quien estuvo en el episodio del viernes de la semana pasada con Morales, y apuntó: "Pasaron casi siete días de la agresión y el ministro del Interior se despierta recién ahora. Hubiera sido mejor que siguiera escondido", dijo.

Mediante un comunicado, Giubergia respondió: "Le aviso a Randazzo, por si no leyó los diarios, que ya hicimos la denuncia pertinente en la Justicia federal de mi provincia".

Quiebre. En tanto, dirigentes kirchneristas acusaron a sectores de la oposición de generar un "quiebre institucional" y promover un "golpe de Estado".

El diputado Edgardo Depetri fue uno de los que encabezó la embestida contra la oposición, al asegurar que Carrió y Morales son la "expresión política del quiebre institucional" y afirmó que se están "preparando para reeditar un nuevo 19 y 20 de diciembre de 2001".

Depetri aseguró que en la Argentina "sigue en pie el clima destituyente que empezó con el lock out patronal agrario y continúa con una campaña multimediática que tiene su máxima expresión en Carrió y Morales".

Al ser consultado sobre la presunta existencia de grupos armados financiados por el gobierno, el diputado dijo que "nuestras únicas armas son los hornos para fabricar pan, las cooperativas de agua potable, de viviendas, las textiles y los centros de alfabetización".

El legislador porteño Juan Cabandié se expresó en la misma dirección y acusó a la dirigencia opositora de promover "un golpe de Estado" e incluyó en esa supuesta operación a Carrió.

Cabandié también desestimó el aporte de fondos del oficialismo para grupos armados y se preguntó: "¿Cómo va a haber armas? Esto es el preámbulo de un golpe de Estado, como históricamente ha sido en la Argentina, que hoy están incapacitados para poder hacerlo".

En cambio, el dirigente Luis D’Elía prefirió dirigir sus cuestionamientos contra el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por "crear un escuadrón de la muerte para moler a palos a los indigentes".

"Esta es la violencia que ejerce la derecha extremista en la Argentina, la única violencia que conocemos es la que ejercen los de arriba, en contra de los mas débiles de abajo", dijo el dirigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS