Política

Rossi y Bielsa, de adversarios a complemento político

La ministra de Vivienda y el titular de Defensa firmaron un convenio para la construcción de complejos habitacionales para militares.

Miércoles 12 de Agosto de 2020

Y el gobierno de Alberto Fernández, seguramente sin reparar en el detalle, propició una foto que en otro tiempo hubiera sido difícil de conseguir, la de María Eugenia Bielsa con Agustín Rossi. La foto no fue de dos dirigentes políticos santafesinos que supieron ser adversarios internos en el peronismo, sino de dos ministros actuales del gobierno nacional, Vivienda y Habitad, y de Defensa. Rossi hizo de local en Defensa, recibió a Bielsa, y juntos firmaron un convenio marco —inespecífico— que posibilitará la construcción de viviendas para militares en terrenos en desuso que tiene el ministerio de Defensa en muchos lugares del territorio nacional. No se estableció un convenio específico, pero abrió la puerta para su elaboración. “Las Fuerzas Armadas necesitan viviendas, y con este convenio fortalecemos las políticas de complementación”, explicó Rossi a La Capital.

   La otra parte del acuerdo de ayer posibilita que la Dirección de Ingenieros del Ejército pueda implementar obras de infraestructura en beneficio del plan Procrear, que motoriza Bielsa. Un ejemplo práctico: la realización de pozos de agua para poblaciones vulnerables que actualmente concreta el Ejército en la provincia de Salta.

   Yendo al terreno de la política nacional, Rossi celebró el acuerdo que alcanzó recientemente el gobierno nacional con los acreedores (bonistas), “que nos permiten sacarnos de encima una presión enorme, miles de millones de dólares que no se pagarán y que podrán reorientarse al desarrollo productivo interno”, agregó.

   Por lo demás, el actual ministro de Defensa —en su segunda gestión, luego de su paso durante la presidencia de Cristina Kirchner—, explicó por qué cree necesario que todas las vertientes políticas del frente gobernante se alineen detrás de la conducción del presidente. Sobre todo, a propósito de ciertos debates intensos —e internos— que se produjeron alrededor de temas como expropiación de la empresa Vicentin (que luego de anunciada, fue descartada), o del mentado impuesto a las grandes fortunas (a la fecha no descartado ni confirmado).

   “Publiqué un hilo de tuits que tuvo mucha repercusión, no diría por la mayor o menor calidad de los mensajes, sino porque había una necesidad política en ese momento de expresar una posición de nuestro espacio político, por eso los tuits consiguieron gran acompañamiento”, recordó el hecho sucedido durante el mes de julio. Para Rossi, la Argentina vive un momento “bisagra”, mientras atraviesa el momento más agresivo del pico de casos de la pandemia.

Rossi dijo que es peligroso que “la oposición vaya mutando hacia una posición agresiva y descalificatoria de nuestro gobierno”. Si bien el “Chivo” concede, “somos una colación, pensamos parecido, pero no igual, y puede haber matices, necesitamos cerrar filas detrás del liderazgo del presidente de la Nación”.

   A propósito, Rossi trajo a la conversación, “algunos compañeros comparan la situación actual con la de 2003, y yo creo que, si bien en lo económico podemos encontrar algunas similitudes, la gran diferencia es que la oposición de 2003 estaba en fuga, dispersa, la mayoría se había ido en el helicóptero con De la Rúa”. Y luego marcó la diferencia central entre 2003 y 2020: “hoy tenemos una oposición con liderazgos, con el 40 por ciento de los votos, con un bloque fuerte en Diputados con capacidad de daño y con los medios de comunicación (mayoritariamente) con gimnasia acumulada en adversar contra el peronismo-kirchnerismo que viene consolidada desde al menos 2007 a la fecha”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario