Política

Rosendo Fraga dijo que "el FAU es una alternativa con chances de disputar el poder"

El analista político no desconoce los desafíos que le quedan por delante al FAU, y uno de ellos será despejar frente a la sociedad el fantasma de la experiencia fallida de la Alianza.

Domingo 27 de Abril de 2014

El politólogo Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, considera que la aparición del Frente Amplio Unen (FAU) en el escenario político argentino puede generar una alternativa de poder real para el 2015, en condiciones de disputarle la Presidencia al peronismo. Su apreciación es más aritmética que sociopolítica, ya que suma los votos que sacaron por separados en las últimas elecciones los partidos que integran la flamante coalición.

Fraga no desconoce los desafíos que le quedan por delante al FAU, y uno de ellos será despejar frente a la sociedad el fantasma de la experiencia fallida de la Alianza, la coalición de centroizquierda que se presentó como alternativa al menemismo a finales de los 90 y terminó en un estrepitoso fracaso. Para ello, una de las cosas que propone el historiador porteño es que el nuevo frente debe mostrar y promocionar la experiencia de Santa Fe, donde socialistas y radicales, en alianza con otras fuerzas políticas, gobiernan la provincia desde el 2007.

Otro de los dilemas que la coalición le genera a Fraga es la cantidad y diversidad de candidatos a presidente que presenta. El hecho de tener cinco postulantes (Hermes Binner, Julio Cobos, Ernesto Sanz, Elisa Carrió y Fernando Pino Solanas) en condiciones de competir en las internas abiertas genera representa una dualidad: por un lado el FAU carece de un liderazgo definido, pero por otro puede resultar atractivo para la sociedad intervenir en las Paso de este espacio político.

En diálogo con LaCapital, el politólogo añade que si hoy fueran las elecciones internas, Binner y Cobos son los candidatos que más votos tienen en el FAU, aunque aclaró que de acá a las Pasos la labilidad propia de la política argentina puede cambiar este escenario.

—¿Cuál es el impacto en el escenario político del nuevo frente de centroizquierda?

—Hasta la irrupción de la coalición FAP-Unen, la elección presidencial de 2015 estaba planteada entre dos candidatos provenientes del peronismo, que eran (Sergio) Massa y (Daniel) Scioli —en este orden—, con Macri en tercer lugar. Ahora, los votos que tenían por separado Binner, Cobos, Carrió, Solanas y Sanz pasan a sumarse, y ocupan el segundo lugar, superando a Scioli. No es un cambio menor, ya que una alternativa no peronista pasa a tener posibilidad de disputar el poder.

—El hecho de presentar cinco precandidatos a presidente ¿potencia o debilita el espacio?

—Tener cinco candidatos tiene ventajas y desventajas. En lo negativo, impide que se consolide un liderazgo; en lo positivo, genera unas Paso competitivas, lo cual concentra atención y por ahora suma votos.

—¿Cuáles de estos cinco puede ganar la interna del FAU?

—Si hoy se votara, Binner y Cobos son los dos de los cinco candidatos con más intención de voto en los sondeos, pero en los 16 meses que restan hasta las internas muchas cosas pueden cambiar.

—¿El estigma de la experiencia fallida de la Alianza puede minar las posibilidades de este espacio frente a la sociedad?

—El desafío más importante que tiene esta coalición es convencer a la sociedad de que podrá gobernar. Esto implica rebatir el fantasma de que puede sucederle lo que sucedió con la Alianza. Tiene que mostrar lo que logró en Santa Fe, donde el socialismo viene gobernando en alianza con la UCR y otras fuerzas políticas durante dos períodos consecutivos.

—A diferencia de la Alianza, no aparecen en este frente dirigentes identificados con el PJ. ¿Se puede asociar a este espacio con un frente antiperonista?

—La nueva coalición puede más bien ser definida como "no peronista" antes que como "antiperonista". Pero no puede descartarse que si avanza y se consolida pueda surgir algún sector de origen peronista que se sume.

—¿El debate anticipado sobre un potencial acuerdo con Mauricio Macri no debilitó el lanzamiento del frente?

—La discusión sobre un eventual acuerdo con el PRO, confundió. Hoy está claro que el FAU no puede presentarse a elecciones —es decir a las Paso como primera instancia— compartiendo una plataforma de gobierno común con el PRO. Esto implicaría su ruptura, ya que el socialismo, Proyecto Sur, el GEN, Libres del Sur y gran parte del radicalismo no lo aceptarían.

—¿Cree posible un acuerdo político de este tipo para una eventual segunda vuelta?

—En segunda vuelta es diferente, ya que se trata de acuerdos electorales de opción no de elección, en los cuales la ideología tiene menos relevancia. Pero pueden aparecer diversas variantes, ya que no podría descartarse una alianza del PRO con Massa —la que estuvieron a punto de firmar el año pasado—, optándose por sólo incluir candidatos de Macri en la lista del Frente Renovador.

—Hasta ahora los dos candidatos más fuertes parecen Massa y Scioli. ¿El FAU les sacaría votos o no comparten el mismo segmento del electorado?

—El efecto electoral inmediato que genera el FAU es agrupar lo disperso antes que quitarles votos a las otras opciones planteadas. Se trata de una alternativa política que está cerca de los sectores medios —es en este segmento social donde disputa los votos—, antes que en una opción política en particular.

—El hecho de que tanto Massa como Macri no tengan pensado competir en las Paso, ¿los debilita para la elección general?

—La experiencia de las Paso en 2011 y 2013 muestran que tienen mucha influencia en el resultado electoral. Por lo general quien las gana vuelve a ganar y aumenta la ventaja. Unas Paso competitivas, como serán la de esta coalición y probablemente la del PJ si el kirchnerismo enfrenta a Scioli con un candidato propio, seguramente sumarán más votos en agosto de 2015. Si Massa y Macri van sin contendiente pueden perder algunos puntos en las Paso, y eso no ayudará en las presidenciales, que se realizarán dos meses más tarde.

—¿Se puede dar un escenario similar al 2003, en donde el candidato que salga segundo se imponga finalmente en el ballottage?

—Que quien quede segundo en la primera vuelta después gane en la siguiente es poco usual, pero puede suceder. Pero también hay que señalar que con el sistema electoral argentino y cuatro fuerzas disputando, no es imposible ganar en primera vuelta, ya que si el primero llega al 40 por ciento y tiene más de 10 puntos de ventaja sobre quien le sigue, gana en la primera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario