Política

Reproches, insultos y agresiones en la convención del radicalismo

Moreau y Morales, a punto de agarrarse a trompadas tras críticas cruzadas. "El socialismo de Binner nos traicionó", bramó el senador jujeño. Clima de violencia.

Sábado 19 de Noviembre de 2011

La dirigencia radical realizó una nueva reunión de la convención nacional partidaria en la que los reproches cruzados y los pases de factura se adueñaron del primer debate después de las elecciones nacionales. Además, hubo lugar para que Ricardo Alfonsín asumiera la "responsabilidad por el error" que significó la estrategia de octubre.

Si bien el eje central de la convocatoria era la intención de reformar la Carta Orgánica, los discursos fueron recalentando el salón del Centro Asturiano de Vicente López y el objetivo de la reunión fue mutando hasta transformarse en una fuerte disputa verbal que tuvo su punto cúlmine con los empujones e insultos que se lanzaron Leopoldo Moreau y Gerardo Morales.

El primer momento de tensión se vivió hacia media tarde, cuando militantes de Franja Morada y la Organización de Trabajadores Radicales ingresaron al recinto y desplegaron una bandera que señalaba: "Es la renovación, estúpido", lo que comenzó a generar un clima de molestia en la dirigencia, que estaba sentada en la primera fila. Después vino un crítico discurso del santafesino Luis Changui Cáceres y, en la misma línea, Moreau (como convencional bonaerense) tomó la palabra para expresar toda su bronca respecto al resultado de octubre pero, sobre todo, por el rol que cumplió la conducción partidaria.

Guerra de nervios. "Nuestros problemas no son las derrotas electorales sino las políticas", señaló Moreau en alusión al acuerdo que se firmó en el distrito bonaerense con Francisco De Narváez y advirtió que "la indignación la tendríamos que haber expresado antes" de la alianza electoral que fracasó en la provincia frente al kirchnerismo. El encendido discurso de Moreau, que incluyó críticas a la postura radical del rechazo a la estatización de las AFJP y a la ley de medios, fue seguido por Ricardo Gil Lavedra, Miguel Bazze, Juan Pedro Tunessi, Morales y Javier González Fraga, quienes rodeaban a un Alfonsín muy nervioso esperando su turno para el mensaje.

Allí fue cuando Morales tomó la palabra para responder las críticas de Moreau, quien se trasladó desde el fondo del recinto para increpar al jujeño y cruzar unos empujones, que fueron acompañados por el lanzamiento de botellas y tortazos desde la tribuna que impactaron directamente en el pantalón de Morales. Ante el bullicio y la imposibilidad de continuar con su mensaje, Morales ironizó que parecía "una convención de La Cámpora" y los desafió a tener "más votos que bombos", mientras se desplazaba a un lado y al otro del escenario y los sectores de la juventud le gritaban "traidor" y "gorila" por el acercamiento con el peronismo disidente.

"Nunca estuvo en riesgo ni un milímetro de nuestra ideología en la provincia de Buenos Aires", aclaró Morales a los gritos y también recordó que "el Socialismo nos traicionó" al llevar a Hermes Binner como candidato presidencial, lo que los habría obligado a hacer un cambio en la estrategia que estaba prevista en el primer tramo del armado electoral. Alfonsín logró poner un poco de concordia con sus primeras palabras, pero su estilo enfático volvió a encender a la tribuna que casi no le dejaba expresar la autocrítica que tenía preparada luego de 11,4 por ciento de los votos que obtuvo en las elecciones.

Acusación y error. El diputado fue directo contra el grupo de militantes que supuestamente acompañaba a Moreau y los acusó de que cuando se cerraba la estrategia radical "ustedes estaban acompañando a otros candidatos que querían arreglar con Mauricio Macri", que finalmente no se llevó a cabo. "Asumo la responsabilidad por el error, queríamos ganar las elecciones, no queríamos una elección testimonial", aseguró Alfonsín, quien recibía en simultáneo los aplausos de un sector de la provincia de Buenos Aires y el abucheo de los disidentes que siguieron tocando los bombos hasta el final de su alocución.

El recuerdo

En una comparación con la situación que vivió su padre, Ricardo Alfonsín ironizó que lo hicieron “acordar cuando lo interrumpían en la Sociedad Rural”, y aclaró una y otra vez que “el error “suyo” fue de extracción ideológica. “Vayan a buscar una sola propuesta en contra de la identidad del partido”, desafió ante los convencionales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario