Política

Reportaron diez casos de supuesto abuso policial durante los incidentes

La Procuvin presentó una denuncia ante el juez Torres para que investigue lo ocurrido el 18 de diciembre en torno al Congreso.

Jueves 28 de Diciembre de 2017

La Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) presentó ayer una denuncia ante el juez federal Sergio Torres para que se investiguen al menos diez hechos de supuesto abuso en el accionar de las policías Federal y de la Ciudad en el operativo de seguridad del 18 de diciembre pasado en las inmediaciones del Congreso nacional.

La presentación fue realizada tras una investigación preliminar en base a testimonios de manifestantes heridos y de organismos de derechos humanos, que denunciaron el abuso policial.

La denuncia de la Procuvin es por diez hechos, uno de los cuales quedó registrado en imágenes, cuando motocicletas de la Policía Federal atropellaron al joven Alejandro Rosado.

También se basa en relatos de personas que fueron heridas por postas de goma disparadas por efectivos policiales y de quienes resultaron afectados por los gases lacrimógenos.

En tanto, la Procuvin, que dirige Andrés Heim y el fiscal general Miguel Angel Palazzani, sigue la investigación sobre los hechos que tuvieron lugar el 14 de diciembre, cuando el operativo de seguridad en torno al Congreso estuvo a cargo de Gendarmería Nacional.

La sospecha de abuso policial y del mal accionar por parte de las fuerzas de seguridad, en especial la Policía de la Ciudad, forma parte de una causa ya iniciada en el juzgado de Torres.

El magistrado estuvo a cargo del caso por los incidentes, jornada en la que hubo 70 detenidos, quienes recuperaron su libertad a las pocas horas pero siguen sujetos a la investigación.

Para avanzar en ese sentido, Torres evaluó que gran parte de las detenciones no tenía fundamento alguno y no correspondía a aquellas personas que las cámaras de televisión habían registrado en el grupo que arrojó piedras y otros elementos hacia la fila de efectivos.

No obstante, en la investigación existen elementos para sospechar de la planificación, o bien de la participación, en los incidentes de algunos de los 70 apresados, como una persona que daba expresas indicaciones a un grupo de manifestantes.

El 18 de diciembre se registraron escenas de extrema violencia en las inmediaciones del Congreso, en momentos en que la Cámara de Diputados buscaba aprobar la reforma previsional que impulsa el gobierno de Mauricio Macri.

Una masiva movilización en contra del proyecto se congregó en los alrededores del Parlamento, que era custodiado por la Policía de la Ciudad.

Un grupo de personas arrojó piedras durante varias horas sobre los efectivos porteños, a los que luego se sumó personal de la Policía Federal para despejar la Plaza del Congreso.

Más tarde, hubo enfrentamientos en el cruce de las avenidas 9 de Julio y de Mayo y la policía arrojó balas de goma y gases a los manifestantes.

Además, fueron registradas en diversas filmaciones detenciones violentas y golpes de parte de los efectivos a personas que se encontraban en la zona.

Previamente, y por medio de los ministerios de Seguridad porteño y de la Nación, la Procuvin había indagado a autoridades de las tres fuerzas federales sobre la organización previa de ambos operativos.

El objetivo de la medida era determinar quién o quiénes estaban al mando, las órdenes de servicio, los sistemas de turnos, el servicio de policía adicional, la nómina con la totalidad de efectivos y el equipamiento asignado.

Además, solicitó que aporten las grabaciones de las modulaciones radiales, la nómina de vehículos que intervinieron, así como qué tipo de armamento se dispuso para dispersar la protesta, "remitiendo certificados y fecha de vencimiento".

Es que, en su momento, se informó que el gas lacrimógeno utilizado por Gendarmería había caducado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario