Política

Renunció Díaz Gilligan luego del escándalo de la cuenta en Andorra

La Oficina Anticorrupción comprobó que no había declarado un depósito de u$s 1,2 millón en el país europeo. Al principio el gobierno lo defendió.

Martes 20 de Febrero de 2018

El subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, presentó ayer su renuncia "indeclinable" al cargo tras el escándalo que desató la investigación del diario El País, de España, en la que se difundió que el funcionario no había declarado ser parte de una sociedad radicada en el Reino Unido con una cuenta de 1,2 millón de dólares en la banca de Andorra.

"A pesar del respaldo incondicional que sentí por parte de todos los miembros de nuestro gobierno, no creo necesario continuar aferrado al cargo en medio de un debate mediático sobre mis acciones en los que estuve en la actividad privada", aseguró Díaz Gilligan en la carta de su renuncia dirigida a su jefe inmediato, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

Fuentes oficiales de la Casa Rosada evitaron adelantar quien será su reemplazante.

En las últimas horas de ayer el gobierno se vio obligado a cambiar de postura —al principio había apoyado al ahora ex funcionario— luego de que el jefe del interbloque Cambiemos de Diputados, el radical Mario Negri, reclamara que Díaz Guilligan deje el cargo y "aclare" en la Justicia su situación.

Renuncia Gilligan

"Díaz Gilligan, funcionario, debería pedir su separación del cargo, ir a la Justicia y aclarar su proceder", sostuvo Negri a través de una red social.

El diputado radical advirtió que ese planteo "no es condena" sino que "la vara sobre la transparencia está puesta muy alta por parte de Cambiemos". Además, consideró que "no hay que incomodar al gobierno, sino ayudarlo".

Previamente el gobierno había ensayado una defensa de cuestionado funcionario. El domingo pasado el jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo defendió al señalar que las cuentas en el exterior que se le investigan se abrieron "previo a su paso" por el Ejecutivo y no se trata de "fondos públicos".

Ayer se sumaron otras voces, entre ellas la del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien si bien aclaró que "no vamos a apañar a nadie", advirtió que "tampoco vamos a prejuzgar". "Entiendo que no es un tema tan complejo y que se va a resolver en los próximos días, así que no sé si es tan relevante" la posibilidad de que Díaz Guilligan pida licencia, había relativizado Frigerio.

El golpe de gracia ocurrió cuando la Oficina Anticorrupción, que está a cargo de la oficialista Laura Alonso, corroboró que Díaz Gilligan no había informado, en los anexos reservados de su declaración jurada, la cuenta en Andorra.

El viernes pasado, cuando se conoció la denuncia, Alonso notificó al segundo de Fernando De Andreis la apertura de un expediente para investigar su caso. Paralelamente, le solicitó autorización al Ministerio de Justicia para acceder a los anexos reservados de la declaración jurada. El aval de la oficina que conduce Germán Garavano llegó ayer a la mañana y la titular de la OA comprobó la peor de las sospechas: Díaz Gilligan no había declarado el depósito de u$s 1,2 millón en Andorra.

En la decisión del ahora ex funcionario también debió pesar la denuncia que ayer presentó el diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade ante la Justicia federal por presunto lavado de activos y solicitó que se lo investigara por supuesta "omisión maliciosa" por no haber declarado los fondos ante organismos argentinos.

La embestida opositora incluyó al massista Frente Renovador, que había pedido que en el caso actuara un fiscal y no Laura Alonso.

Fue la presidenta del bloque de diputados del FR, Graciela Camaño, quien dio a conocer la postura de ese espacio al señalar que se está "en presencia de la posible comisión de un delito".

"Debe actuar un fiscal, no Laura Alonso. Basta de circo para evadir los temas de corrupción que los involucran. ¿Cambiemos?", cuestionó la diputada.

Embed

Retiro desde la Rosada

Díaz Gilligan estuvo ayer unas seis horas en la Casa Rosada (ingresó a las 10 y se retiró a las 16) analizando con sus superiores cómo se desarrollaba la tormenta en su contra. Después de varias reuniones con hombres de la primera línea del macrismo presentó su renuncia a De Andreis.

"Continuaré contribuyendo con las exigentes metas de transparencia que nos propusimos demostrando mi inocencia en todos los ámbitos en que se me reclame. Como manifesté públicamente, las acusaciones que se hicieron en mi contra son falsas, y así quedará debidamente comprobado", agregó el funcionario saliente en su misiva.

Y finalizó: "Aprovecho esta oportunidad para manifestarle mi agradecimiento por las responsabilidades que tuve a cargo durante este tiempo, manteniendo las convicciones de que nuestro espacio representa la verdadera posibilidad de transformación y desarrollo que Argentina necesita para las próximas décadas".

La cuenta que terminó con su carrera de funcionario estaba a nombre de la sociedad Line Action, una empresa de Gran Bretaña dedicada a la intermediación de jugadores, de la que Díaz Gilligan fue representante y accionista.

En distintas entrevistas, el ex funcionario había dicho que el dinero que estaba en la cuenta era del empresario Francisco Paco Casal.

"A principios de 2013, cuando veía que podía ingresar a la función pública, le dije a Paco "yo salgo". La cesión tardó en materializarse unos meses, y en el medio comencé a ser funcionario. No hubo intención de ocultar nada, no era dinero mío ni había ganado nada con eso", explicó Díaz Gilligan en un reciente reportaje que le dio a un matutino porteño.

tiempo de sonrisas. El ex funcionario se vio sorprendido por la difusión de un episodio que había ocultado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario