Política

Ramos vaticinó que "si Del Sel llega a ser gobernador de Santa Fe, al otro día se va"

El postulante a vicegobernador santafesino Alejandro Ramos confía en la performance que puede alcanzar la fórmula del Frente Justicialista para la Victoria con Omar Perotti.

Domingo 07 de Junio de 2015

En la recta final rumbo a las elecciones provinciales, el tiempo apura su tranco, se despliega un tablero de exposición más agitado, y los candidatos tratan de jugar y hacer valer sus cartas más fuertes. El postulante a vicegobernador santafesino Alejandro Ramos confía en la performance que puede alcanzar la fórmula del Frente Justicialista para la Victoria que integra junto a Omar Perotti, rescata la capacidad de gestión que lleva implícita esta propuesta y destaca que es "la única que está creciendo" desde que se realizaron las primarias. En un extenso mano a mano, el secretario de Transporte de la Nación culpó al socialismo de "haber paralizado" la provincia, cargó duro contra las "actitudes camaleónicas" de Reutemann, y dijo que "si Del Sel llega a ser gobernador, al otro día se va", en relación a las lágrimas que exhibió el candidato del PRO en una entrevista en un canal de noticias nacional.

"En estas elecciones está en juego el futuro y el modelo de provincia que queremos", aseguró Ramos. "Hay que recuperar una provincia que está paralizada. Queda claro que el socialismo no deja la provincia como se la dejaron a ellos. Y Del Sel, si llega a ser gobernador, al otro día se va. Si llora en televisión, hay que imaginarse cuando tenga que dar pelea con los grupos económicos o con las bandas organizadas. Gobernar requiere conocimiento, experiencia y una valentía que está claro que ni Del Sel ni Lifschitz la tienen. Por eso la importancia de que Perotti sea el gobernador", advirtió.

—¿Qué análisis hacen de la campaña?

—Nosotros buscábamos lograr el acompañamiento de toda la estructura de nuestro partido, y se logró. Eso nos llevó tiempo, pero fue muy importante para nosotros. Somos la única fórmula que viene creciendo, las otras han tenido un estancamiento y hoy están perdiendo intención de voto. Esto se refleja en todas las encuestas. Queda claro que en las Paso el gran perdedor fue el socialismo, y que se expresó una voluntad de cambio.

—¿Qué modelo de provincia proponen con Perotti?

—Una provincia de producción, trabajo, equilibrio y desarrollo territorial. Proponemos una mirada con experiencia y con gestión, que se enfrenta a un modelo político de rejunte que mezcla todo. Que tiene delegados del macrismo en la provincia, funcionarios del radicalismo y ex funcionarios del peronismo. No puedo decir que son peronistas, porque ni cuando gobernaron se manifestaron o tuvieron acciones políticas en ese sentido, tanto Mercier como todo ese grupo de gente. Esto se va definiendo y la gente empieza a ver que somos la alternativa más seria para poder gobernar una provincia que lidere el desarrollo del país.

—¿Intuye un final apretado entre tres?

—No, veo que estará entre el delegado de Macri en la provincia, que es Del Sel con este rejunte de personajes que lo único que les importa es armar algo para ganar, y lo que plantea Perotti, una fórmula que puede gobernar. Pero ganar no es lo mismo que gobernar. Para gobernar se necesita conocimiento de la provincia, vocación y equipos con un fuerte liderazgo por delante. Santa Fe no es una provincia menor, tiene dimensiones de país, una gran potencialidad y está actualmente ante problemas muy serios que requerirán un gobernador que se ponga al frente de todas las luchas y que tenga una vocación de transformación muy fuerte.

—¿Cuáles son las principales diferencias con las otras fórmulas que se presentan a la Gobernación?

—Somos una fórmula de dirigentes políticos con criterio, coherencia y experiencia. Tanto Perotti como yo tenemos una visión muy clara de la provincia. Y además podemos hablar de gestión. La Secretaría de Transporte es más grande que cualquier ministerio de la provincia de Santa Fe. Esto nos dio formación y equipos técnicos. Ofrecemos capacidad y liderazgo.

—¿Cómo ve el tránsito del peronismo santafesino rumbo a esta elección?

—Al peronismo lo veo consustanciado con la provincia. Por suerte se ha purificado de todos aquellos que usaron al peronismo para desarrollar modelos personales y egoístas, como el caso de Reutemann, quien tiene actitudes camaleónicas y oscila en función de algunas tapas de los medios de Buenos Aires. Lo bueno es que el tiempo nos muestra a todos, y cada uno elige dónde se siente cómodo.

—¿Qué análisis hace sobre el salto de Reutemann hacia el PRO de Macri?

—Ahora Macri lo pone a Reutemann como candidato a senador por Santa Fe. Y Reutemann es un senador inexistente, que nunca hizo nada. Quiero que esta gente le cuente a los santafesinos qué hizo en el Senado por la provincia. Cualquier intendente, de cualquier comuna, hizo más que Reutemann por Santa Fe en todo este tiempo.

—¿Cómo ve el pedido de expulsión del PJ que promueve Toniolli sobre Reutemann?

—Reutemann no está en el partido, así que no hay que expulsarlo. A mí, como peronista, me alegra que se haya ido al PRO. La verdad es que nunca lo vi gobernar o defender los intereses de los santafesinos como un peronista. Nunca hizo nada importante por Santa Fe. El se nutrió del peronismo pero fue un dirigente egoísta, vacío, que condujo la política como conducía su auto: él solo.

—Tanto Perotti como usted son dos políticos muy relacionados con la gestión. ¿Cómo definirían la irrupción de Del Sel en la política santafesina?

—Acá hay una clara responsabilidad. El socialismo rompió todas las estructuras políticas con esta ley electoral, que lo que prioriza es el conocimiento mediático y no los proyectos políticos. Hoy ellos son víctimas de sus propias trampas, que hicieron para romper los partidos políticos, al peronismo, al radicalismo, y armar un rejunte que no tuvo la capacidad de gobernar la provincia más rica y, para mí, la mejor del país.

—¿Imagina a Del Sel gobernando la provincia?

—Yo imagino a Perotti gobernando a Santa Fe. Es fundamental recuperar el tiempo perdido con el socialismo estos años y desde el primer día hay que ponerse a gobernar. No hay tiempo para improvisar.

—Reutemann habló de un pacto entre socialistas y kirchneristas para atacar al PRO en territorio santafesino.

—Yo soy peronista y el único pacto que hago es con mi gente. El dice que los demás hacen pactos, pero en realidad el único que hace pactos para salvarse, ahora para ser senador, es él. Es muy raro que algunos sectores de poder no lo cuestionen. Por suerte, yo por mi pueblo puedo caminar tranquilo y puedo contar qué hice en 8 años como dirigente político.

—Bonfatti señaló públicamente que en una eventual segunda vuelta a nivel nacional votaría al kirchnerismo antes que al macrismo.

—Quizás, ideológicamente, pueda estar más cerca de nosotros. Pero al momento de gestionar demostró una profunda incapacidad, y este seudosocialismo no se diferencia mucho del macrismo. Tiene una mirada centralista, no invierte. Uno tiene que hablar con los hechos, y él no ha podido gestionar la provincia porque no la dimensionó correctamente.

—¿Siente que el FJpV debería tener una retribución política mayor en base a la cantidad de obras del gobierno nacional en la zona?

—En Rosario las obras más importantes las definimos y las gestionamos nosotros, como el Apeadero Sur, el trabajo en avenida Circunvalación y las obras de gas. Nosotros le tuvimos que decir a Rosario que se tenían que hacer estas cosas. Esta es la impronta que vamos a marcar con Perotti. Nosotros tenemos el diagnóstico de la provincia y sabemos cómo hacer las cosas. El socialismo ya no puede echarle culpas a nadie. No supieron conducir las fuerzas de seguridad. No tuvieron un plan de inversión. Fueron buenos pagadores de sueldos, pero no supieron transformar la realidad de los santafesinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario