Cumbre del G20

Puntos principales de un documento modesto

El texto final del G20 resulta mínimo y de vocabulario genérico. Los vetos de EEUU, Rusia y Arabia hicieron imposible firmar algo más ambicioso.

Lunes 03 de Diciembre de 2018

La cumbre de los principales 20 países industrializados y emergentes celebrada en Buenos Aires se cerró con una declaración final de mínimos alcances, aún menor a la del año pasado en Alemania. Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia fueron los grandes responsables de que muchos temas fundamentales no fueran incluidos o meramente invocados en un documento de vocabulario genérico, el único capaz de lograr la firma de los 20.

Entre los puntos arribados figura la reforma de la Organización Mundial del Comercio. El G20 quiere impulsar una reforma de la OMC para luchar contra las subvenciones que distorsionan la libre competencia y la piratería de productos.

Sobre el cambio climático, en los puntos 20 y el 21 se expresó con claridad la disidencia abierta entre Estados Unidos, que repudió el Acuerdo de París de 2015, y los demás, que lo sucriben. Aunque entre estos figuren el mayor emisor de gases de efecto invernadero, China, y los dos mayores productores de hidrocarburos, Rusia y Arabia Saudita. Igualmente, todos los miembros del G20 salvo EEUU manifestaron su intención de respetar el Acuerdo del Clima de París para limitar el calentamiento global a una suba de 2ºC de la temperatura glogal respecto a los niveles preindustriales. Las organizaciones protectoras del medio ambiente lo consideran una importante señal.

Sobre el comercio, Estados Unidos y China se logró (ver pag 9) un armisticio de 90 días. El conflicto, potencialmente desastroso para todo el planeta, continúa latente.

En cuanto a Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin no cedió ni un milímetro sobre los últimos sucesos en el estrecho de Kerch, frente a las aguas de Crimea, donde las fuerzas rusas ocupantes detuvieron a 24 marineros y se incautaron de tres buques ucranianos tras acusarlos de "violar su soberanía". Se trata claramente de una acción ilegal rusa por dos razones: la ocupación en 2014 de la provincia ucraniana de Crimea no ha sido admitida por la comunidad internacional, y el estrecho de Kerch y el mar de Azov son de libre navegación para Ucrania y Rusia, según un acuerdo vigente. La Otán condenó a Rusia, pero Alemania y Francia quieren mediar en el conflicto.

Sobre el llamado "impuesto digital" no hubo acuerdo a la hora de imponer gravámenes más altos a empresas como Amazon o Apple, aunque se está buscando una forma de fiscalizar mejor el valor añadido de los datos. Para los que ven con ojo crítico el fiscalismo de los países centrales, se trata de mera avidez de fondos de parte de unos Estados que no saben vivir sin déficit.

Sobre el fraude fiscal, se acordó un mayor intercambio de datos entre los miembros del G20 sobre cuentas sospechosas. Además, se pretende acabar con los paraísos fiscales e intensificar la lucha de la evasión fiscal de grandes consorcios.

Por último, el caso Khashoggi. El príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman pudo asistir a la cumbre sin ningún problema, pese a una denuncia penal en su contra en la Justicia argentina de Humans Rigth Watch. El periodista fue asesinado en el consulado saudí de Estambul. Se cree que el príncipe dio la orden directa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});