Política

Pullaro fue a Diputados e insistió en que le "armaron" una causa en su contra

Al funcionario lo esperaron legisladores de todas las bancadas, aunque la reunión fue sin taquígrafos ni periodistas

Jueves 23 de Noviembre de 2017

El ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, pasó ayer uno de círculos difíciles que le esperaban desde que las escuchas telefónicas lo pusieron en tela de juicio público: enfrentar a los legisladores de la oposición que, lisa y llanamente, vienen pidiendo su dimisión por lo que consideran un escándalo. El otro, que tal vez justifique el tiempo que el funcionario demoró en admitir públicamente que quien aparecía en las intervenciones era él, fue el límite que fijo el gobernador Miguel Lifschitz (no se sabe si se lo dijo al propio Pullaro o a otros colaboradores) en cuanto a que si de las escuchas surgiese indicio alguno que lo ligue a las defraudaciones con las horas extras de la policía, quedaba automáticamente fuera de su administración.

Y en eso último hizo hincapié el ministro al llegar, cerca de las 10, a la Cámara de Diputados provincial para responder preguntas del affaire de las escuchas. Las semana pasada, el socialista Héctor Cavallero y el bloque del FpV lograron imponer, al cabo de días de insistencia y presión, que el oficialismo accediera a hacerlo comparecer.

"No es menor que sobre algo que no es delito se intervenga un teléfono. No es delito. Me pueden escuchar el teléfono un año, me pueden volver a espiar un año, como lo hicieron, pero no encontraron ningún tipo de delito. Se comenzó hablando de cohecho", recordó al ingresar a la Legislatura en relación a la causa que, dijo, le "armaron".

"Al no haber delito, las escuchas se vuelven ilegales" insistió Pullaro, quien denunció que la "semana pasada circuló una información acerca de que se estaban vendiendo las comunicaciones telefónicas que yo había tenido. Eso es grave, para la democracia y para los poderes de Santa Fe", añadió el funcionario.

La invitación fue a las oficinas de la presidencia del cuerpo, cargo de Antonio Bonfatti, donde el ministro dejó quejas de los opositores —como ocurre en la mayoría de los casos— y poca expresividad entre los oficialistas. Aunque también, dentro de lo previsible, se declararon satisfechos con sus respuestas y aclaraciones.

La comparencia de Pullaro fue a puertas cerradas y sin taquígrafos. Es decir: no quedaron registros de las afirmaciones del funcionario. La alta sensibilidad de la materia de la que se ocupa la cartera del invitado justificó estas medidas y, además, el impedir el acceso a la prensa.

Más que quejosos a los opositores, los dejó enojados porque entendieron que, aunque el ministro concurrió tal cual se lo pidieron, les hizo un gambito imprevisto que condicionó la charla.

"Llegó y nos comunicó que debía retirarse a las 11.30 porque tenía que ir a una reunión del Consejo Federal de Seguridad. Después, habló 44 minutos y nos redujo tremendamente el tiempo para que la treintena de diputados que estaba presente pudiera hacerle preguntas", advirtió Cavallero.

Luego de escuchar a Pullaro, el kirchnerista Leandro Busatto concluyó: "Fue una puesta en escena previsible. Se victimizó y no hizo ninguna autocrítica. Ni siquiera asumió que no sólo es irregular y poco serio que tan alto funcionario tenga con un subalterno, sobre quien ejerce una autoridad vertical, el exceso de confianza de tratarse de «boludos». Nada dijo al respecto. Ni de otros temas".

Las últimas escuchas que se conocieron a través de los medios de comunicación sumaron a un actor político: el intendente de Rafaela, Luis Castellano.

Pullaro, en diálogo con el ex jefe de la Unidad Regional V Ariel Rodríguez, se enteró de que haría un operativo con la Policía de Acción Táctica (PAT) en una localidad cercana. Frente a lo cual, el ministro le pidió, a modo de favor, que a la vuelta hiciera algo en Rafaela. Una grabación que enardeció al poder político de esa ciudad (ver aparte).

"Metele con la PAT (en Rafaela) así me deja de romper los huevos Castellano. Poneme la PAT, poneme algo de PAT ahí, hacé un poco de ruido y listo", se escucha que Pullaro le pide a Rodríguez para volver sobre el tema minutos después: "Si tenemos operativo en Frontera, no lo podemos mandar a Rafaela después. No le dije que iba a ir todos los días, le dije que iba a ir algunos días. Mandalo ahí, hace un toquecito la semana que viene. Metámosle, son las elecciones y nos viene bien hacer un buen operativo en Rafaela".

Al respecto, el diputado rafaelino Roberto Mirabella no aceptó la explicación ministerial. Previamente, cuando habló con la prensa, el ministro le había respondió a una periodista sobre ese punto: "Si usted tuvo acceso a esa escucha, le pido que pase la comunicación inmediatamente anterior, que es cuando Castellano me llama preocupado por un robo fuera de una escuela (en esa ciudad) y me pide un operativo de alta visibilidad. Les pido por favor que pasen la (grabación) inmediatamente anterior, porque si pasan solo una queda descontextualizado y editado".

cámara baja. El titular de Seguridad habló ayer frente a una treintena de diputados provinciales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario