Política

Propuestas, promesas y chicanas en el histórico debate de los candidatos a intendente de Rosario

Fein defendió la actual gestión y el trabajo a futuro, Grandinetti le respondió que la obra pública no puede "esperar otros veinte años", Sukerman chicaneó a Anita Martínez por la tarea de "los expertos" del PRO, la candidata llamó a "optimizar recursos" para seguridad y Finkelstein aseveró: "Rosario está totalmente colapsada".

Domingo 31 de Mayo de 2015

Los candidatos a intendente de Rosario, Mónica Fein por el Frente Progresista, Roberto Sukerman desde el Frente Justicialista para la Victoria, Ana Laura Martínez por Unión PRO, Alejandro Grandinetti desde el Frente Renovador y Edmundo Finkelstein en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, debatieron esta noche en una emisión conjunta de ambos canales de Rosario, exponiendo sus propuestas para las próximas elecciones. Exposieron y debatieron en los tópicos seguridad, servicios públicos, obras públicas y políticas sociales, con choques más fuertes al referirse a la obra pública.

Sukerman chicaneó a Anita Martínez al pedirle "que no traiga a los especialistas hidráulicos de la ciudad de Buenos Aires", la candidata del PRO llamó a optimizar los recursos municipales dedicados a seguridad, Fein defendió la obra pública de la actual gestión y Grandinetti le respondió: "No podemos esperar otros veinte años", mientras Muni Finkelstein disparó: "Parece que no vivo en esta ciudad, la estructura de Rosario está totalmente colapsada"

Los postulantes a intendente primero hicieron sus respectivas presentaciones. "Hicimos muchas transformaciones en la ciudad", destacó Fein, mientras que Muni Finkelstein puntualizó que "el ingreso del Frente de Izquierda va a ser un cambio político fundamental en la provincia". A su turno, Grandinetti llamó a dar "un paso adelante en la política" y remarcó su eslogan: "No vas a elegir un candidato sino un gobernante", Anita Martínez pidió a los votantes que se pregunten "qué tipo de ciudad a futuro queremos para nuestros hijos" y aseveró que cuenta con "un gran equipo", en tanto que Sukerman afirmó: "Rosario necesita un líder, el intendente de Rosario tiene que tener liderazgo".

El primer tópico de debate fue la inseguridad. Fein y Grandinetti coincidieron en la necesidad de dotar con más cantidad de videocámaras a Rosario, mientras que Martínez apuntó a optimizar los recursos de la municipalidad y Sukerman se comprometió a "ser el jefe de una nueva policía". Grandinetti instó a implementar estándares internacionales para combatir la delincuencia, con un plan que contempla cámaras en vivo, un centro de monitoreo, un cerrojo digital y un botón de pánico. "Vamos a reclamar cadena perpetua de 32 años para los narcotraficantes", sostuvo también el candidato del Frente Renovador.

Anita Martínez, en tanto, dijo que "optimizar los recursos de la municipalidad" es la solución a la inseguridad. "De esto salimos entre todos", remarcó, con lo que llamó a "cumplir con idoneidad lo que cada uno tiene que hacer". Sukerman recordó los proyectos del justicialismo en el Concejo que no se aplicaron. "Me comprometo que si soy intendente voy a ser el jefe de una nueva policía", prometió, y remarcó que "las leyes están, las ordenanzas están, y no se cumplen porque no hay decisión política". También cuestionó al PRO, sobre quien dijo que Gabriel Chumpitaz "es experto en seguridad privada, experto en ganar plata con la inseguridad". Fein dijo que es su "mayor prioridad, tengo todas mis fuerzas puestas" en combatir la delincuencia, y remarcó la necesidad de mantener las fuerzas federales, reforzar la policía comunitaria y sumar videocámaras. Remarcó además que la solución es "generar igualdad de oportunidad".

Los choques más fuerte empezaron con el debate por la obra pública. "Si Ana Martínez llega a ser intendenta que no traiga a los especialistas hidráulicos de la ciudad de Buenos Aires", chicaneó Sukerman, a lo que la candidata de Unión PRO respondió: "Mi equipo es netamente de la ciudad de Rosario". Asimismo, el postulante justicialista también le apuntó a Fein al destacar que "no hay obra pública con inversión propia, las grandes obras son financiadas por la Nación y la provincia", además de afirmar que "es una política muy errática, terminamos viviendo del excedente del campo y Rosario debe depender de sí misma". La intendenta afirmó que ir en busca de créditos y recursos "se llama gestión, los proyectos los hacemos nosotros", y detalló algunas de las obras llevadas a cabo por la actual gestión.

Grandinetti le respondió: "Pintaron, quedó muy lindo, pero los problemas de Grandoli y Gutiérrez siguen exactamente igual", y redobló la apuesta al aseverar que hay tres sectores bien diferenciados de la ciudad, "la ribera parece el primer mundo, una barriada con deficiencias y el anillo más alejado que parece Biafra".

Sukerman aseguró que las "plantas de ósmosis inversa producen un agua que es casi intomable" y destacó que "casi la mitad de la ciudad no tiene pavimento definitivo", mientras Fein enumeró las obras públicas ejecutadas y listó el plan a futuro, pero mientras Grandinetti exigía un nuevo rumbo ("hace veinte años que está el socialismo en el poder, no podemos esperar otros veinte años, creo que estamos en un fin de ciclo", sostuvo), Finkelstein disparó: "Parece que no vivo en esta ciudad, la estructura de Rosario está totalmente colapsada", además de señalar que "los contratos de obras públicas en general son cosméticos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS