Política

Prohíben la salida del país al hombre que le entregó el arma al fiscal Nisman

La Fiscalía informó que no había dispuesto custodia especial para Lagomarsino, quien quedó en la mira de la Justicia por haber sido la última persona que vio con vida a Nisman.

Sábado 24 de Enero de 2015

La jueza Fabiana Palmaghini dispuso la restricción de salida del país del ex colaborador de Alberto Nisman Diego Lagomarsino, quien quedó en la mira de la Justicia por haber sido la última persona que vio con vida al fiscal luego de haberle facilitado la pistola que habría acabado con su vida, aunque el hombre se puso a disposición de la causa y podría volver a declarar.

A través de un comunicado, la Fiscalía informó que no había dispuesto custodia especial para Lagomarsino, la última persona que se reunió con el fiscal y quien le prestó el arma calibre 22 hallada en su departamento, por lo que "luego de reiterados intentos por ubicarlo" finalmente le prohibió salir de la Argentina "a los efectos de tenerlo a derecho".

"En relación con lo publicado en distintos medios de comunicación que indicaban que Lagomarsino se encontraba en un hotel protegido por fuerzas de seguridad", la fiscal aclaró que "ni ella ni la jueza dispusieron protección" especial. Indicó, además, que la ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez, "notificó que ninguna de las fuerzas federales tiene a su cargo medidas de protección de alguna índole" y que el jefe de la Policía Metropolitana, Horacio Alberto Giménez, "confirmó que esa fuerza tampoco ordenó custodiar a Lagomarsino".

"A los efectos de tenerlo a derecho, cualquiera sea su situación procesal, la fiscal solicitó y la jueza dispuso la restricción de salida del país de Lagomarsino, luego de reiterados intentos por ubicarlo", indicó el comunicado oficial.

Tras ello, Lagomarsino se comunicó telefónicamente con la Fiscalía e informó que se encontraba "a resguardo" en el domicilio de un amigo y que estaba "a disposición" de la Justicia.

El ex colaborador de Nisman, experto en informática, había declarado en la causa, el lunes último, que el fiscal le había pedido la pistola por la seguridad de sus hijas y que le dijo que la iba a guardar en la guantera de su auto.

Según relató que el fiscal le dijo el último sábado por la noche que temía lo que pudiera pasarle en la calle y tenía miedo que alguien lo agrediera "con un palo" estando acompañado por sus dos hijas.

En su declaración, la única que prestó hasta el momento, Lagomarsino aseguró que le preguntó a su jefe por qué no le pedía un arma a su custodia, y que éste le respondió que no les tenía confianza. Además, aclaró que en ningún momento Nisman le mencionó a Antonio Jaime Stiuso, el ex agente de inteligencia recientemente desplazado de la Side y vinculado al fiscal, y que según trascendidos periodísticos le habría dicho que "desconfiara" de su custodia.

"¿Vos sabés lo que es que tus hijas no quieran estar con vos porque tienen miedo?", dijo Lagomarsino que le preguntó Nisman cuando ambos se encontraron en el departamento de la torre Le Parc, donde el fiscal apareció sin vida el domingo. Lagomarsino, que se dedicaba a copiar y desbloquear archivos en la Unidad Especial Amia, recordó que cuando llegó al departamento de Nisman lo vio trabajando con papeles que él supone estaban relacionados con la presentación de la denuncia contra la presidenta.

"¿Vos tenés un arma?", dice Lagomarsino que le preguntó el fiscal, por lo que volvió a su casa, tomó el calibre 22, y regresó a las 20.30 con ella al departamento del fiscal. Según indicó, la guardia consultó al fiscal, éste lo hizo pasar y no hubo revisación de ningún tipo. El empleado aseguró que cuando le dio su arma, el fiscal le aclaró que iba a llevarla en la guantera de su auto, por miedo a que le pasara algo a sus hijas.

La figura de este técnico quedó envuelta en la polémica desde el principio y la fiscal Fein había alertado que no se había tomado ninguna decisión sobre su situación procesal. Su accionar podría configurar un delito ya que el Código Penal castiga con hasta seis años de cárcel al que entregue "un arma de fuego" a quien no acredite que es "legítimo usuario" y Nisman tenía el permiso vencido.

Desde que se conoció el papel de Lagomarsino se dio por seguro que el especialista en computación tenía custodia y hasta se dijo que estaba recluido en un hotel; incluso la presidenta Cristina Fernández dijo en su segunda carta por Facebook que a ese hombre debían protegerlo. Pero ayer, en la última parte de un comunicado de la Procuración General de la Nación donde se reportaban novedades de la causa, la fiscal Fein aseguró que "ni ella ni la jueza dispusieron protección a Diego Lagomarsino".

Detalló que "la ministra de Seguridad de la Nación notificó que ninguna de las fuerzas federales tiene a su cargo medidas de protección de alguna índole y que el jefe de la Metropolitana confirmó que esa fuerza tampoco ordenó custodiar a Lagomarsino".

Custodios y jefes de la Federal fueron sumariados

Otros ocho custodios del fallecido fiscal Alberto Nisman y dos jefes superiores de la Policía Federal también fueron sumariados por fallas en el operativo de seguridad. Fuentes policiales revelaron que estos uniformados se suman a los dos efectivos y al jefe de esta custodia, a quienes se les impuso la misma sanción el jueves pasado.

"El protocolo a la hora de custodiar a una persona marca que si hay sospechas de que le pudo pasar algo y no responde se debe dar aviso al jefe inmediato, y si no se lo ubica a éste hay que llamar al jefe de Circunscripción o al que le siga en el mando, pero nunca hay que avisar primero a la familia o a un civil.

Mientras tanto, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral opinó que "en principio" sigue inclinándose por mantener delegada la instrucción de la causa del atentado a la Amia en la Unidad Fiscal Especial que conducía el fallecido fiscal Alberto Nisman.

"Tenemos ahí una estructura muy importante afectada exclusivamente a la investigación y me parecería un despropósito dejarla vaciada de contenido", dijo el magistrado, quien, de todos modos, va a consultar a las partes, o sea a los querellantes (entidades de la comunidad judía) y al ministerio público.

Canicoba Corral, asumió que es "el juez que la delegó" en su momento la causa hacia la Unidad Fiscal Especial y recordó que Nisman "era el instructor de la causa y fue el que la llevó adelante durante todos estos años".

La muerte de Nisman "nos deja de la noche a la mañana sin la figura del fiscal que con las diferencias que pueda haber tenido conmigo realmente ha trabajado mucho en este expediente", resaltó el juez, quien días atrás había cuestionado la denuncia del fiscal contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timerman, entre otros.

Al ser consultado ayer de nuevo sobre el tema, Canicoba Corral contestó tajantemente: "Mis opiniones las he dado en vida del fiscal cuándo él podía defenderse y contestar. Ahora no voy a contestar, y menos ahora que las acusaciones están siendo llevadas en otros juzgados".

Acerca de la supuesta colaboración de espías en la confección de la denuncia a la presidenta, el juez comentó que "lo que he leído es que había alguna relación (...) los servicios de inteligencia tenían una relación directa en la investigación de la causa Amia, formalmente eran los principales investigadores en el atentado en sí".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS