Política

Primer día de Alberto F como presidente, entre el protocolo y las selfies

Fernández asistió a la asunción de los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. También saludó a empleados de la Rosada.

Jueves 12 de Diciembre de 2019

"Me encantaría sacarme una foto con todos, pero es complicado. Lo único que les pido es que sigamos trabajando", dijo ayer el presidente Alberto Fernández, a poco de llegar a la Casa Rosada y en diálogo con los empleados de la sede de gobierno que le pedían selfies a medida que recorría los pasillos del lugar. Fernández arribó pasado el mediodía a Balcarce 50 tras asistir a la asunción del flamante gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Su primer jornada al frente del país lo ubicó acompañando a mandatarios provinciales que estrenaron su cargo, tal el caso del Omar Perotti en Santa Fe.

Primero viajó a La Plata para dirigirse a la Legislatura bonaerense para presenciar la asunción de Kicillof como nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires, acto en el que estuvo acompañado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Desde uno de los palcos siguió de cerca el traspaso del mando y la jura del nuevo mandatario.

Luego, se trasladó a la Casa Rosada en la Ciudad de Buenos Aires y allí recorrió hoy oficinas del segundo piso para interiorizarse sobre el estado de algunas de las obras artísticas del patrimonio cultural oficial, según relataron fuentes gubernamentales.

Su visita por ese sector, lindante al comedor al que asisten todos los mediodías los empleados de la Casa de Gobierno, generó revuelo y algarabía entre el personal.

Tras regresar de la ciudad de La Plata, Fernández tenía previsto encabezar una reunión con la comitiva del gobierno de los Estados Unidos en el despacho presidencial.

Sin embargo, se demoró algunos minutos más de lo previsto para saludar al personal que trabaja en la Rosada que comenzó a seguirlo en la recorrida y se acercó para saludarlo.

Fernández se tomó el tiempo para aceptar los pedidos de fotografías de los empleados. Y fiel a su estilo de armador, organizó personalmente el operativo al convocarlos según el sector de trabajo en el que se desempeñan dentro de la sede gubernamental, bajo la atenta mirada de la custodia oficial y los periodistas acreditados.

"Uno, dos y ....", dijo el presidente quien, celular en mano, manejó las selfies que le pedían. Luego, los convocó a trabajar.

Entre EEUU y Cuba

El presidente Alberto Fernández y el subsecretario interino del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental estadounidense, Michael Kozak, acordaron crear un sistema de consulta permanente para trabajar coordinadamente entre ambos países, durante el encuentro que se realizó ayer al mediodía en la Casa Rosada.

El funcionario del Departamento de Estado elogió el discurso que el presidente argentino ofreció ayer ante la Asamblea Legislativa y le transmitió los mismos conceptos sobre el "apoyo" para la negociación con el FMI que le había manifestado el presidente Donald Trump durante la conversación telefónica que mantuvieron tras su triunfo electoral.

Kozak le trasladó a Fernández una invitación para el gobierno nacional para el 17 de diciembre en Washington, para un evento ligado a la actividad petrolera. Fuentes cercanas, al presidente aclararon que la invitación no era personal hacia el presidente sino para el gobierno.

Poco tiempo después de esa reunión, Fernández se encontró en la Casa de Gobierno con su par de Cuba, Miguel Díaz Canel, quien arribó al país el domingo pasado para asistir a la asunción del nuevo jefe del Estado.

Durante el encuentro en la Casa Rosada, ambos mandatarios destacaron la importancia de incrementar el intercambio de remedios y alimentos, con especial énfasis en medicamentos genéricos destinados a los adultos mayores argentinos.

Fernández subrayó el fortalecimiento del vinculo entre ambas naciones y señaló que "vamos avanzar en la cooperación mutua para robustecer el intercambio cultural y deportivo" entre ambas naciones.

"Tenemos un compromiso de hermandad con Cuba", sostuvo Fernández, antes de que ambos mandatarios señalaran la importancia de intensificar el intercambio tecnológico y científico.

Luego, Díaz Canel se reunión con la CFK en el Senado, "con el objetivo de estrechar lazos entre ambos países",

Alberto por su parte, pasadas las 18 emprendió su traslado hacia Santa Fe para presenciar la jura del gobernador Omar Perotti y luego, se estimaba, que podía trasladarse a Paraná para participar de la asunción del mandatario entrerriano, Gustavo Bordet.

Insufrible

"No sé si el presidente (Mauricio Macri) trabajaba ahí, pero el aire acondicionado no funciona y es insufrible", dijo ayer Alberto Fernández. En su primera jornada de trabajo, la situación obligó al primer mandatario a desarrollar sus tareas en otro sector de la Presidencia. La sorpresa arrancó más de un sonrisa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario