Política

Prevén un 2015 intenso en la pelea del gobierno y sectores del Poder Judicial

A la situación en tribunales de Boudou, se sumó la investigación del hotel de Cristina, Fútbol para Todos y el caso Lázaro Báez. También estalló la interna entre los funcionarios judiciales.

Lunes 05 de Enero de 2015

La disputa entre un sector del Poder Judicial y el gobierno nacional seguirá siendo central en la agenda política de 2015, ante la posibilidad de que continúe la secuencia de fallos adversos al kirchnerismo, a lo que se suma la disputa interna cada vez más explícita en los tribunales dividida entre oficialistas y opositores.

El vicepresidente Amado Boudou fue el eje de la disputa en un principio, pero la tensión se intensificó con otros actores y ante la indefinición de varias causas, se espera que este año, el último de Cristina Kirchner en la Presidencia, la pulseada se intensifique.

No sólo 2014 fue el año en que el kirchnerismo se mostró más enfrentado con el Poder Judicial, sino que las posiciones del Ejecutivo tuvieron eco en un sector de la Justicia, concretamente en la agrupación "Justicia legítima", y las decisiones de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Un figura inesperada contribuyó a subir el voltaje político de la pelea: se trata de la electa presidenta del Consejo de la Magistratura, la jueza Gabriela Vázquez, quien al haber votado en sintonía con el oficialismo en decisiones clave recibió fuertes cuestionamientos de sectores de la familia judicial enfrentados al gobierno.

Pegándole a Boudou. El 2014 será recordado como el año en que la Justicia acorraló al vicepresidente Boudou en distintas causas: fue procesado por haber presentado documentación falsa al inscribir vehículo que compró, pero está pendiente de definición para 2015 su situación en el caso Ciccone y en la causa por enriquecimiento ilícito.

La Sala I de la Cámara Federal deberá resolver si confirma o no su procesamiento por negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho por la compra de la ex Ciccone Calcográfica.

Sin dudas seguirá generando cruces la causa por la cual el juez federal Claudio Bonadio, enfrentado al gobierno, investiga a la presidenta Cristina Kirchner, por supuesta documentación faltante de su empresa Hotesur ante la Inspección General de Justicia (IGJ) y ante sospechas de actividades de lavado de dinero.

El año pasado fue el juez Bonadio quien destronó a su par Norberto Oyarbide del protagonismo que extrapoló las paredes de los tribunales, pues el magistrado decidió jugar fuerte en contra del gobierno pero también en el seno del Poder Judicial.

Bonadio no sólo citó a indagatoria y pidió el desafuero de Carlos Gonella, titular de la Procuraduría Contra la Criminalidad Económica (Procelac) y del círculo íntimo de Gils Carbó, sino también que sorprendió el anteúltimo día hábil del año pasado mediante una "carta abierta" a la presidenta del Consejo, Vázquez, reprochándole haber votado junto con el kirchnerismo la imposición de una multa en su contra en dos causas por mal desempeño en sus funciones.

Casos sensibles. El otro frente abierto a fin de año fue la citación a indagatoria del ministro de Justicia, Julio Alak, a raíz de su gestión al frente de Aerolíneas Argentinas, fijada para diciembre pero que el juez Marcelo Martínez Di Giorgi finalmente postergó para marzo próximo.

Otras causas sensibles desde lo político podrían tener un desenlace, como las que tramita la jueza María Servini de Cubría por fondos bajo sospecha del Fútbol Para Todos y la presunta falta de control en la importación de efedrina, sustancia desviada a laboratorios para la producción de drogas sintéticas.

También habrá desenlace en el juicio por la tragedia ferroviaria de Once: 29 acusados conocerán el veredicto, entr ellos el tantas veces investigado ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, a quien la suma de otra condena podría dejarlo al borde de quedar detenido.

Guerra de fiscales. Las designaciones en varias Fiscalías federales dispuestas por la procuradora Alejandra Gils Carbó abrió varios frentes de disputa: en Comodoro Py habilitó cargos que preveía la reciente sanción del Código Procesal Penal y a su vez desplazó a dos de los considerados no alineados a su gestión, Guillermo Marijuan y Eduardo Taiano, al frente de la Unidad que investiga los delitos en el Pami y la Fiscalía federal 5, respectivamente.

Muchas de las designaciones se harán efectivas recién en febrero y ese será el primer tema de controversia que alimente la interna judicial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS