Política

"Presidenta, agradecemos su presencia pero no es suficiente, queremos Justicia"

El presidente de AMIA, Guillermo Borger, fue el primero en hablar tras el sonido de la sirena, el minuto de silencio y la mención de cada una de las 85 personas muertas el 18 de julio de 1994: "17 años de búsqueda sin resultado son demasiados. No podemos seguir esperando", dijo.

Lunes 18 de Julio de 2011

Bajo una intensa lluvia, se lleva adelante el acto por el 17º aniversario del atentado terrorista contra la AMIA frente a la sede de la mutual judía, en Pasteur al 600.

De la ceremonia participan la presidenta Cristina Kirchner y buena parte de los ministros, entre ellos el canciller Héctor Timerman.

El presidente de AMIA, Guillermo Borger, fue el primero en hablar tras el sonido de la sirena, el minuto de silencio y la mención de cada una de las 85 personas muertas el 18 de julio de 1994.

Borger aludió al fallo de la Corte Suprema que en 2009 ordenó volver a investigar a Carlos Telleldín, pero se quejó por la "falta de avances" que la investigación registra dos años después.

"Esperanzados, reclamanos a Nisman [Alberto, el fiscal de la causa] y a las autoridades que se ampliara la investigación por la conexión local para llevar a juicio a los otros partícipes del atentado. Nos equivocamos una vez más. Nos desilusionaron nuestros interlocutores. Una vez más, lo mismo: medidas insuficientes e inconducentes", se lamentó. "Dijimos que la resolución de la Corte era una oportunidad histórica, tal vez la última. A dos años no tenemos un solo imputado, ni una sola pista o prueba nueva", completó.

Hacia el final de su mensaje, antes de dirigirse a Cristina Kirchner, destacó: "17 años de búsqueda sin resultado son demasiados. No podemos seguir esperando. Queremos honrar la memoria de los fallecidos. Este no es un acto político. El objetivo es santificar su recuerdo".

Entonces sí, le habló a la jefa del Estado. "Para llegar a la Justicia necesitamos la verdad ya. Señora Presidenta de la Nación, agradecemos su presencia, pero no es sufriente. Necesitamos Justicia de inmediato", concluyó.

A su turno, el juez federal Daniel Rafecas trazó un duro paralelo entre el Holocausto, la desaparición forzada de personas durante la última dictadura militar y el atentado contra la AMIA. ¿Qué tienen en conmún [el centro clandestino de detención] El Vesubio y la AMIA? Ambas son clarísimas manifestaciones del mal más desnudo, radical, definitivo, del mal más absoluto", planteó.

Y añadió: "El peor rostro de ese mal fue en 1943 el de los hornos crematorios, en 1977 el de los vuelos de la muerte y en 1994 el de la gente tratando de remover los escombros de la orgullosa mutual judía. El mal absoluto es el punto en común de estos tres episodios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario