Política

Presentaron en Diputados un proyecto de ley para combatir al vandalismo rural

El titular de la Cámara, Sergio Massa, elevó el pedido con penas de hasta 5 años de prisión a quienes provoquen destrucciones de cosechas.

Viernes 03 de Julio de 2020

Combatir y castigar el vandalismo rural es la consigna, y tener una ley que acompañe a los productores rurales es un punto necesario para hacer frente. El proyecto de ley ya está hecho y lo presentó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. La pena: hasta 5 años de prisión a quienes provoquen destrucciones de cosechas, ya sea por ataques a silobolsas como a otros tipos de vandalismo; mientras que propone una condena de 12 años para quien libere patógenos, tóxicos o emisión de radiaciones, incendio, explosión e inundación que generen un peligro para la vida.

"Destruir un silobolsa es destruir el trabajo argentino", sostuvo Massa en sus consideraciones dispuestas en la normativa que contempla a este tipo de vandalismo como "delito contra la propiedad".

Los recientes daños a silobolsas en la región, en especial la zona productora de Santa Fe, pero también de Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos instó a esta presentación realizada por Sergio Massa junto al diputado Ramiro Gutiérrez (Frente de Todos) para que se tipifique como "vandalismo rural" a cualquier daño contra silos, tolvas o silobolsas.

El motivo principal de la propuesta es que así "se protegerá desde el origen el ciclo producción-exportación de un sector esencial de la economía nacional" y además una forma severa de castigar porque "destruir un silobolsa es destruir el trabajo argentino".

Debido a esto se propone la creación del delito de "vandalismo rural", para que "opere como un daño especial y agravado cuando se afecta el desempeño o explotación de un establecimiento rural", lo que podría derivar en una pena de hasta 5 años de prisión.

Hasta el momento, el Código Penal no considera "delito" sino como "estrago" a los daños a cualquier tipo de unidad de almacenamiento de cosechas. Y se enmarcan dentro de los llamados delitos contra la Seguridad Pública, requiriendo para su nueva configuración una lesividad superior y diferente a las del daño a la propiedad privada.

Por eso, el proyecto además propone penas de hasta 12 años de prisión por liberación de patógenos, tóxicos o energía, emisión de radiaciones, incendio, explosión, inundación, derrumbe, o cualquier otro proceso destructor que pueda causar el delito de estrago y que genere un peligro para la vida.

Modificaciones de ley

En el proyecto, el artículo 1 propone que se modifiquen los artículos 186 y 189 del Código Penal y sus modificatorias, los que quedarían redactados de la siguiente manera:

Artículo 186: Será reprimido con prisión de dos (2) a diez (10) años al que causare incendio, explosión, inundación, derrumbe, liberación de patógenos, tóxicos o energía, emisión de radiaciones, o cualquier otro proceso destructor capaz de producir estrago. Si hubiese peligro para la vida, el máximo de la pena será de doce (12) años.

Si el hecho produjere el estrago, la pena de prisión se elevará de cinco (5) a quince (15) años.

Si como resultado se provocare la muerte de una o más personas, el máximo de la pena será de veinticinco (25) años de prisión. Si esos efectos se produjeren por imprudencia o negligencia, este máximo será de quince (15) años.

Artículo 189: Cuando alguno de los hechos previstos en el artículo 186 fueran cometidos por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas, la pena será de uno (1) a cuatro (4) años de prisión. Si produjere el estrago, la pena será de dos (2) a seis (6) años.

Si el hecho fuere causa inmediata de la muerte de una o más personas, el máximo de la pena será de diez (10) años.

El proyecto de Massa y Gutiérrez también pide incorporar el artículo 184 bis al Código Penal, el que quedaría redactado de la siguiente manera:

Artículo 184 Bis: Vandalismo Rural: La pena será de dos (2) a cinco (5) años de prisión cuando se afecte el normal desempeño o explotación de un establecimiento rural a través de la destrucción, inutilización, desaparición o cualquier otro modo de daño respecto de:

a) Granos, semillas y cereales en parva, gavillas, bolsas, silos, tolvas, tanques o unidades de almacenamiento, o de los mismos todavía no cosechados;

b) Bosques, viñas, olivares, cañaverales, algodonales, yerbatales o cualquiera otra plantación de árboles o arbustos en explotación, ya sea con sus frutos en pie o cosechados;

c) Ganado en los campos o de sus productos amontonados en el campo o depositados;

d) Leña o carbón de leña, apilados o amontonados en los campos de su explotación y destinados al comercio;

e) Alfalfares o cualquier otro cultivo de forrajes, ya sea en pie o emparvados, engavillados, ensilados o enfardados;

f) Los mismos productos mencionados en los párrafos anteriores, cargados, parados o en movimiento.

En Santa Fe

A todo esto el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, indicó a La Capital que ordenó que "desde el domingo la policía reforzará los controles y patrullajes rurales en el centro y sur santafesino", que abarcará a 12 departamentos de la provincia. Asimismo, sostuvo que "no existe intencionalidad política en la rotura de los silobolsas".

Sin embargo, la diputada nacional por Santa Fe Lucila Lehmann, y el diputado provincial en Buenos Aires, Luciano Bugallo, presentaron una denuncia penal en la Justicia (Juzgado Federal 4, a cargo de Marcelo Bailaque, secretaría 2 de Rosario) pidiendo que se investiguen el origen de los ataques a silobolsas, que alcanzarían la cifra de 61 en todo el país en lo que va de 2020.

También la Sociedad Rural de Rosario, a través de su presidente Tomás Layus, informó que algunos de los atentados se registraron en Murphy, Venado Tuerto, Sancti Spíritu, Cañada de Gómez y San Jerónimo Sud, entre otros, más otros en el norte provincial, en Entre Ríos y el sur de Córdoba.

Y remarcó: "Nos preocupa porque el 40 por ciento de la producción de soja todavía está en los silobolsas", a la par de destacar que "el uso de los silobolsas es como un pulmón para ir llevando la producción de a poco y da la posibilidad de vender en forma escalonada".

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario