Elecciones 2019

Por amplio margen, Kicillof se impuso a Vidal en la primaria bonaerense

El ex ministro de Economía de Cristina Fernández se quedó con el 49 por ciento de los votos, contra el 33 por ciento de la candidata de Cambiemos.

Lunes 12 de Agosto de 2019

En el principal distrito electoral del país, el candidato a gobernador de Frente de Todos Axel Kicillof se impuso en las primarias, quedando 17 puntos por encima de la actual gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Los municipios del sur bonaerense resultaron claves para definir la elección, allí el ex ministro de Economía ganó por goleada. En La Matanza o Florencio Varela, por ejemplo, superó el 60 por ciento de los votos.

Sin internas a gobernador dentro de los frentes electorales y en una votación extremadamente polarizada, las elecciones bonaerenses se presentaron como un escenario donde los dos candidatos más votados midieron fuerzas de cara a la elección de octubre, donde no hay ballotage y, en consecuencia, el más votado gana obteniendo un voto de diferencia.

Con el 85 por ciento de las mesas escrutadas, Kicillof se alzó ayer con el 49,23 por ciento de los votos, mientras Vidal sumó el 32,69 por ciento. Detrás, muy atrás, quedó el candidato de Consenso Federal, Eduardo Bucca, con el 5,81 por ciento.

La performance del candidato a gobernador del Frente de Todos fue apenas levemente menor que la de la fórmula presidencial justicialista. Fernández-Fernández se quedó con el 51 por ciento de los votos en el territorio bonaerense.

Vidal, en cambio, sacó dos puntos más que el presidente, un dato que ya se anticipaba antes de las elecciones, cuando se especulaba que parte de los votos de Espert, que no tenía candidato a gobernador, podían ir para la candidata de Juntos por el Cambio. También se contaba que sacara provecho entre los votantes de Lavagna.

Algo de eso pasó, existió algún corte de boleta que favoreció a Vidal, pero no alcanzó para achicar la diferencia entre las dos listas que polarizaron la elección.

Mucho antes de que se empezaran a cargar los resultados, los boca de urna arrojaban las primeras tendencias de la pelea por la provincia de Buenos Aires y advertían el triunfo del ex ministro de Economía por sobre la gobernadora de la provincia. Cuando aparecieron los primeros datos oficiales, la diferencia se hizo palpable.

Claramente, el ex funcionario de la gestión de Cristina Fernández se hizo fuerte en los municipios más populosos del sur del Gran Buenos Aires, como Florencio Varela (62 por ciento de los votos, contra 19 por ciento de Vidal) o La Matanza (61 por ciento contra 21 por ciento).

A Vidal la favorecieron los municipios del norte del conurbano, pero la diferencia lograda a su favor no alcanzó para inclinar la balanza. En Vicente López obtuvo el 54 por ciento de los votos, contra el 28 por ciento logrado por Kicillof, en San Isidro fue 54 por ciento a 29 por ciento. La diferencia fue acotada en los municipios de la costa de la provincia que en 2015 resultaron claves para Vidal. En General Pueyrredón (Mar del Plata), la gobernadora obtuvo el 43 por ciento, contra el 40 de Kicillof.

A Buenos Aires varias veces se la consideró la madre de todas las batallas políticas y estas primarias no fueron la excepción.

En la provincia hay alrededor de 16 millones de habitantes y concentra el 37 por ciento del padrón electoral. Es el distrito electoral más importante del país. Detrás vienen Córdoba, Santa Fe y la ciudad de Buenos Aires. Cada una de ellas representa aproximadamente el 8 por ciento del padrón.

En 2015, María Eugenia Vidal fue la sorpresa de la elección. Su victoria frente al candidato del Frente para la Victoria, Aníbal Fernández, la convirtió en la primera mujer en gobernar la provincia, quebrando 28 años de gestiones justicialistas. Entonces, la candidata del macrismo obtuvo el 40 por ciento de los votos.

Entre aquel triunfo y los augurios de una elección difícil de cara a octubre pasaron cosas. Unos 8 millones de electores se reparten entre las dos principales secciones electorales de la provincia: la primera y la tercera.

En ambos territorios pega con fuerza la crisis económica. En marzo pasado, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer los últimos números de pobreza multidimensional. El informe advirtió que la pobreza medida por la falta de acceso a derechos sociales (más allá del índice por ingreso) aumentó del 26,6 por ciento al 31,3 por ciento de la población entre 2017 y 2018, lo que implica que 12,7 millones de personas sufren carencias importantes.

El trabajo de la UCA señaló además que entre la población del conurbano bonaerense es donde más se profundizaron los incrementos de la pobreza multidimensional.

La población del conurbano pasó de albergar a 34,9 por ciento de pobres en el 2017 al 41,1 por ciento en el 2018. Unos diez puntos por encima de la media nacional.

de festejo. Magario y Kicillof, sonrientes, en el centro del escenario del búnker de Frente de Todos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario