Política

Por ahora, la CGT seguirá con la idea del triunvirato

Los dirigentes sindicales prefieren fortalecer la conducción tripartita y no promover una renovación.

Sábado 10 de Marzo de 2018

Varios dirigentes cegetistas coincidieron ayer en la necesidad de fortalecer al triunvirato de la central obrera (Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña), tras la cumbre sindical celebrada el miércoles pasado en la Federación del Gas, por lo que se demorará una eventual renovación de autoridades en la central obrera.

Uno de los dirigentes que no estuvo presente en la cumbre del miércoles, pero mandó a Mario Caligari como representante, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, manifestó ayer que "la CGT tiene que continuar con el triunvirato, ya que este es un momento muy difícil y no se puede cambiar al caballo en medio del río".

Convocatoria

Fernández viene sosteniendo desde el año pasado la necesidad de que "el gobierno convoque a una mesa de diálogo de la que deben participar la CGT, los empresarios y las principales figuras de la oposición para definir políticas de Estado".

"Hay muchas dificultades —aseveró— que están sufriendo los sectores más desprotegidos de la sociedad y los trabajadores, que son el primer peldaño de cualquier sociedad, y no se puede seguir queriendo tapar el sol con las manos".

Al respecto, puntualizó que "no podemos dejar de buscar soluciones para una sociedad que esta insatisfecha y no las vamos a encontrar si no aunamos esfuerzos trabajadores, gobierno, empresarios y dirigencia política".

Aguante

Como parafraseó un dirigente gremial con sobrada experiencia en fracturas y reunificaciones de la CGT, "hoy hay que hacerle el aguante al actual consejo directivo y la renovación de autoridades, que algunos querían ya, tendrá que esperar".

Según confió la fuente, "no son pocos los dirigentes que tratan de mantener el status quo porque es un momento de sumar y no de restar, no de a empezar a barajar hipotéticos candidatos únicos para conducir a la CGT".

"La tarea —añadió— de potenciar como candidatos potables a dirigentes de la talla de Héctor Daer, Guillermo Moser y Sergio Sasia, o algún otro por los medios de comunicación, no es más que una operación mediática para quemarlos", añadió el informante.

En la misma sintonía se han pronunciado otros dirigentes en forma pública y privada, como el mecánico Ricardo Pignanelli, el ferroviario Sasia y el titular del Sindicato de Trabajadores de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.

Imprevistos

Si bien el último miércoles hubo dirigentes que fueron al sindicato del Gas, que conduce Oscar Mangone, con el pensamiento de iniciar el proceso de renovación de la conducción cegetista bajo la figura de un sólo secretario general, se presentó un imprevisto: la renuncia de Pablo Moyano como secretario gremial de la CGT.

Alguien pensó que esa dimisión podía allanar el camino, pero la mayoría coincidió en que se debe "fortalecer al triunvirato para que la renuncia del camionero sea favor y no en contra de la CGT", dijo la fuente.

Por esa razón, quienes tienen algún liderazgo sobre otros indicaron que "hay que atraer a todos los dirigentes y mostrar una CGT sólida" y, entre ellos, enumeró las ausencias del metalúrgico Antonio Caló, al mecánico Pignanelli, al textil, Hugo Benítez, a los triunviros Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, y a los díscolos de la Corriente Federal de Trabajores (CFT).

La semana que viene será pródiga en encuentros entre las diversas facciones para analizar la situación y los pasos a seguir, debido a que algún funcionario dio a entender que "las máximas autoridades nacionales tienen interés en reunirse con los dirigentes sindicales".

Probablemente, la continuación de la cumbre sindical del 7 de marzo se concrete el 4 de abril próximo, en alguna sede sindical que no despierte "suceptibilidades" entre los dirigentes de distintos sectores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario