Política

Polémica por la difusión de una carta falsa del Papa a la presidenta por el 25 de Mayo

El gobierno difundió una misiva de Francisco a Cristina y el Vaticano dijo que era trucha. El Ejecutivo responsabilizó a la Nunciatura.

Viernes 23 de Mayo de 2014

El gobierno quedó envuelto ayer en una nueva polémica con la Iglesia luego de que el Vaticano denunciara que era "falsa" una carta difundida por la Presidencia con un mensaje del Papa Francisco a Cristina Fernández de Kirchner por el nuevo aniversario del 25 de Mayo, aunque la Casa Rosada responsabilizó por el episodio a la Nunciatura Apostólica.

Fue monseñor Guillermo Karcher, oficial de protocolo del Vaticano y de nacionalidad argentina, el encargado de informar a la prensa de nuestro país que la nota no había sido enviada por Francisco. "La verdad es que esto está hecho con muy mala leche, cómo se dice allá. Los argentinos nos entendemos", agregó el purpurado.

"El Papa no tiene bronca, uno mira las cosas y se ríe. Pero... ¿A quién se le ocurre una cosa así? Está mal usar el nombre de Francisco, el membrete de la Nunciatura. Uno se queda sorprendido, nunca ocurrió algo así", afirmó Karcher cuando un canal de televisión porteño lo interrogó sobre cómo había tomado Bergoglio la novedad.

De todos modos, Karcher remarcó que el contenido de la nota "no está fuera de lugar", y sostuvo que el mensaje allí redactado "es el deseo que todos los argentinos tenemos en las fechas patrias". Luego sostuvo que se había comunicado con el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, para que notificara a lal Casa Rosada del "error".

Conferencia de prensa.Sin embargo, el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, ofrecieron anoche una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno en la que señalaron que la carta "salió de la Nunciatura Apostólica (embajada del Vaticano en la Argentina) con el procedimiento habitual", por lo que no había elementos para "dudar" de su legitimidad.

Oliveri sostuvo que anteayer a la mañana "la misma persona que en nombre del nuncio entrega la correspondencia en la secretaría presentó una nota que adjuntaba un sobre cerrado dirigido a la presidenta de la Nación" y que la secretaria del nuncio Emil Paul Tscherrig "confirmó que la carta salió de la Nunciatura Apostólica con el procedimiento habitual y correcto".

Ese sobre con la nota verbal le fue girado entonces a Parrilli, quien a su vez se comunicó telefónicamente con la presidenta a la quinta de Olivos y fue la mandataria quien dio el visto bueno para su difusión a través de los canales oficiales ayer por la mañana.

"Se realizó el protocolo de siempre y la nota tiene el mismo papel y todas las características de otras que hemos recibido en otras ocasiones", explicó Parrilli, y agregó: "No hacemos conjeturas y no sabemos qué ocurrió, por qué el Vaticano dijo que esta carta es falsa. No hacemos ninguna hipótesis. Fue un trámite normal y habitual y no había ningún motivo para dudar".

De todos modos, en el gobierno le apuntan a una interna en la Iglesia sobre cuál debe ser la relación con el gobierno, indicaron fuentes oficiales.

"Yo creo que quien tiene que aclarar es la Nunciatura. Después veremos con nuestra embajada en la Santa Sede. No es un tema nuestro la seguridad de la carta", precisó Oliveri, quien hasta anoche no había logrado comunicarse con el representante diplomático de la Santa Sede.

Por la convivencia. En la carta, que tiene un membrete de la Nunciatura Apostólica de Buenos Aires y está firmada desde el Vaticano, el Papa le expresaba a Cristina Kirchner que rezaba para que el país encontrara "caminos de convivencia pacífica", ante un nuevo aniversario del 25 de Mayo.

La nota tenía fecha del 15 de mayo pasado, el mismo día en que la jefa de Estado había recibido en la quinta de Olivos a la cúpula de la Iglesia, luego de los cruces surgidos por el documento que emitieron los obispos, en el que señalaron que el país estaba "enfermo de violencia".

Tono amigable. "Cristina: me es grato hacerte llegar mi saludo y cercanía con motivo de la fiesta nacional junto con mi más sentida felicitación a todos los argentinos", indicaba el Sumo Pontífice en la nota, de estilo relajado, en la que tuteaba a la mandataria.

Y señalaba, a continuación, que rezaba "al Señor, por intercesión de María Santísima de Luján, para que (los argentinos) encuentren caminos de convivencia pacífica, de diálogo constructivo y mutua colaboración, y crezca así por doquier la solidaridad, la concordia y la justicia".

La nota finalizaba con la expresión "cordialmente, Francisco".

La misiva se había difundido en medio de la polémica entre el gobierno y la Iglesia por la declaración de los obispos y luego de la reunión entre Cristina Kirchner y el presidente del Episcopado, José María Arancedo, para bajarle el tono a los cruces.

Además, el documento se conoció a pocos días de la celebración de un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, el próximo domingo 25, cuando la presidenta tiene previsto asistir, tras ocho años de ausencia al tedeum de la catedral metropolitana.

La participación de la mandataria representa un nuevo acercamiento a la Iglesia Católica —tras los encuentros con el Papa—, ya que desde 2006 no asistía al templo mayor porteño para la homilía en conmemoración de la fecha patria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario