Política

Pignanelli: "Desde el Frente Renovador prometemos estatizar el juego"

Es una de las voces cantantes de los equipos técnicos de Massa. Dijo que la suba del mínimo en Ganancias "no sólo es viable, sino que se transforma en una necesidad".

Viernes 20 de Marzo de 2015

Aldo Pignanelli | Bío | Nació en Lanús en 1950. Economista, contador público y banquero. Presidió el Banco Central entre julio y diciembre de 2002, bajo el gobierno de Eduardo Duhalde. Hoy apoya a Sergio Massa.

Aldo Pignanelli, presidente del Banco Central durante la gestión de Eduardo Duhalde al frente de la Presidencia de la Nación, es una de las voces cantantes de los equipos técnicos del precandidato presidencial Sergio Massa. En una entrevista con La Capital, sostiene que la suba del mínimo no imponible en Ganancia "no sólo es viable, sino que se transforma en una necesidad".

Pignanelli, quien pasó por Rosario para apoyar la precandidatura a intendente de Alejandro Grandinetti, avanzó en la intención del massismo de estatizar los casinos y criticó con dureza al empresario Cristóbal López. Locuaz y expansivo, también dio detalles sobre los traumáticos días en que se definió la salida del corralito impuesto por el gobierno de la Alianza.

—¿La suba del mínimo no imponible es, apenas, una promesa de campaña o se puede llevar a la práctica?

—No sólo es viable, es una necesidad. El Frente Renovador presentó un proyecto de ley en enero de 2014 estableciendo por ley la obligatoriedad de actualizar cada 3 meses el mínimo no imponible de acuerdo al índice de adecuación salarial. También sacábamos la tablita de Machinea, del 99, que implica una sanción muy grande a los que ganan más de 15 mil pesos.

—¿Se trata de un regreso a los aportantes históricos de Ganancias?

—Lo que planteamos es reducir sensiblemente la cantidad de gente que paga ese impuesto. Volver a los 200 mil argentinos que pagaban ese impuesto, hoy están pagándolo más de un millón doscientos mil, y si este año no se hace nada vamos a tener dos millones de aportantes al impuesto a las ganancias. Lo que se recauda por Ganancias de sueldos y autónomos es una cifra cercana a los sesenta mil millones de pesos. Nosotros proponemos una reducción de 23 mil millones de pesos. Seguirán pagando los directores de grandes empresas, profesionales muy exitosos, comerciantes casi empresarios.

—¿Y de dónde van a sacar el dinero para compensar lo que se pierda de ingresar al fisco?

—Es un plan integral. Se trata de cambiar la matriz tributaria de la Argentina y apostar a recaudar más por mayor volumen. El Frente Renovador está proponiendo estatizar el juego. El juego en manos privadas es muy injusto, es el impuesto al pobre. Perón sacó una ley prohibiendo los casinos en zonas de trabajo. Los que peinamos canas recordamos que para ir al casino debíamos estar en Mar del Plata, Paraná o Alta Gracia. Estaban en las zonas turísticas. Hoy es simbólico lo que pasa en la entrada de Rosario: hay un casino de Cristóbal López que recibió un crédito de 100 millones de pesos de los fondos del bicentenario al 9 por ciento anual. No les prestan a las pymes pero sí le dan 100 millones para un casino. Yo cuando hoy entraba a Rosario pensaba qué lindo sería hacer allí un geriátrico, algo para la gente.

—Bueno, habría que mejorar un poco la zona: hay una gran villa miseria y ahí operan Los Monos.

—Fíjese qué contradicción: en medio de Los Monos está el gran mono gorila económico, que es el dueño de ese casino. Nosotros proponemos estatizar el juego, lo que significaría un ingreso para el Estado equivalente a la reducción del impuesto a las ganancias. O sea que permitimos el juego privado para que los que laburan paguen Ganancias.

—Pero Pignanelli, si esto es así, ¿por qué la presidenta no toma la decisión de subir el mínimo no imponible, lo que, además, tendría repercusiones electorales positivas?

—No lo hace porque no podemos esperar desde aquí hasta el 9 de agosto una respuesta positiva de este gobierno. No tiene margen de acción, seguramente se lo va a guardar para una negociación intermedia con los sindicatos. Yo creo que va a ser muy importante el resultado de las primarias: ahí el gobierno puede hacer algunas modificaciones. Pero estas son las bombas activadas que le deja el gobierno al que viene.

—¿Y qué puede pasar con el cepo cambiario?

—Los primeros que dijimos que íbamos a liberar el cepo fuimos nosotros. Massa me pidió a mí un estudio sobre el tema. En el 2002, como presidente del Banco Central, tuve que levantar el corralito, el corralón y el cepo cambiario. Y lo hicimos en cuatro o cinco meses. Yo sé cómo se hace. Pero para levantar el cepo cambiario se necesita un plan económico creíble, con gente de experiencia, capacidad y coraje. De lo contrario será muy difícil. Hay que buscar a los expertos en desactivar bombas, y yo soy uno de ellos.

—¿Qué bombas desactivó?

—En 2002, cuando asumo en el Banco Central, me llamaban "el doctor chin chon", porque tenía menos diez. Sin embargo, en agosto de 2002, alcanzamos los quince mil millones de reservas, la economía crecía al 7 por ciento, la inflación era del 3 por ciento, no emitíamos moneda. Esas son las herramientas que debemos recuperar. En síntesis: se va a levantar el cepo cambiario, no el 11 de diciembre, como dice el candidato más ligado a otras ideas, es una irresponsabilidad decir eso. Pero dentro de los 100 días se levanta el cepo y no habrá inconvenientes.

—¿Y cómo se tomó la decisión de levantar el corralito en 2002?

—Fue una decisión conjunta entre el Banco Central y el Ministerio de Economía. Para mí era un lujo tenerlo a (Roberto) Lavagna en Economía. Recuerdo que me llama Duhalde y me pregunta: "Qué va a pasar si levantamos el corralito". Y yo le dije: "que sea lo que Dios quiera". Y a Duhalde le quedó esa frase y la usó en una conferencia de prensa: "Que sea lo que Dios quiera". Al domingo siguiente me hicieron una entrevista conjunta los principales diarios porteños, y me acuerdo que yo dije: "Voy a traer dos grandes aviones Hércules llenos de dólares y, si me corren, voy a tirar los billetes como volantes".

—¿Y cómo fue la respuesta de los mercados?

—El lunes abrimos y no sólo que no hubo corridas, sino que entraron dólares, la gente trajo los pesos y fue un éxito. Que la gente tenga en cuenta que la experiencia vale mucho. A la experiencia nuestra le vamos a sumar la fuerza y la juventud de Massa, quien es un hombre muy maduro en sus análisis; me sorprende a mí todos los días. Nosotros vamos a reiniciar el tema de construcción de viviendas, con créditos a veinte años en pesos y a tasas fijas. A eso ya lo hablamos con Massa.

—De acuerdo a los tres candidatos que tienen más chances de ganar las elecciones, la sensación es que el país va hacia otro esquema económico...

—En el caso nuestro no queremos un cambio de gobierno que diga "está todo mal, empecemos de nuevo". Eso es un sacrificio grande para la gente. Nos gustaría recordar cosas que están funcionando y que hay que mejorar. A la Asignación Universal por Hijo hay que mantenerla vigente, darles un rol a los subsidios para que genere trabajo, respetar la estatización de las AFJP, estamos de acuerdo con mantener la estatización de YPF. Y a partir de ahí modelar un plan económico donde el Estado cumpla su papel. De los tres candidatos, tenemos a (Daniel) Scioli, quien seguirá haciendo más de lo mismo. Macri con un sector del radicalismo, son más liberales, y ya dijeron que a la Asignación Universal por Hijo la quieren ir eliminando, en otro modelo distinto. Nosotros queremos más mercado y más Estado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS