Política

Pese a que el chofer dijo que sonsuyos, los cuadernos no aparecen

El ex colaborador de Baratta declaró como imputado ante el fiscal Stornelli, que también encabezó los allanamientos

Viernes 03 de Agosto de 2018

Al declarar como imputado colaborador, Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta, reconoció ayer que los cuadernos con anotaciones sobre los supuestos sobornos a ex funcionarios del kirchnerismo eran suyos. Pero, posteriormente, participó junto al fiscal federal Carlos Stornelli de dos allanamientos en los que se habrían buscado los textos originales sin éxito.

El hombre, que se acogió a la figura del arrepentido, declaró en los Tribunales Federales de Comodoro Py al mediodía y, al finalizar, Stornelli aseguró que "aportó mucha información". Pero no dio detalles sobre el contenido porque la causa se encuentra bajo secreto de sumario.

Centeno reconoció ante la Justicia que eran suyos los cuadernos en los que registraron los retiros de bolsos con dinero de empresarios y su distribución en domicilios de ex funcionarios del gobierno kirchnerista durante casi diez años.

"Los cuadernos son míos, yo los escribí", aseveró, para luego explicar los motivos por los que dicidió estampar los textos

Al término de la audiencia en Retiro, el ex chofer se trasladó junto a Stornelli a su vivienda ubicada en Olivos, donde tuvo lugar un allanamiento con el objetivo de encontrar los cuadernos originales, ya que a la Justicia habrían llegado copias.

Centeno llegó al lugar en un auto negro blindado y no se bajó en ningún momento. Ingresó a la vivienda desde el garaje.

"No hay palabras. Hay secreto de sumario", se limitó a señalar Stornelli ante la prensa, luego de participar del primer allanamiento en la casa donde Centeno convivió con su ex esposa hasta 2016.

El segundo operativo tuvo lugar en una propiedad del cuñado del ex chofer ubicada en Bella Vista, cuyas llaves estaban en el domicilio de Olivos: allí, Stornelli arribó junto a funcionarios judiciales y efectivos policiales, mientras que Centeno se quedó en la primera vivienda con custodia.

En rigor, se dirigieron a Bella Vista porque en ese domicilio, según dichos del ex chofer de Baratta, estaban los cuadernos. Sin embargo, no fueron hallados en esa vivienda tampoco.

Piezas clave

Los cuadernos son la principal prueba que existe en la causa contra empresarios y ex funcionarios nacionales por supuestas coimas millonarias por la obra pública, que ya arrojó trece detenciones y citaciones a indagatoria, incluida la de la ex mandataria Cristina Kirchner.

La Justicia buscaba dar con los cuadernos originales ya que, hasta el momento, en la investigación de los presuntos sobornos trabajó sobre copias.

Más allá de eso, en su declaración indagatoria, Centeno reconoció que los textos fueron escritos por él, algo ratificado en sede judicial por dos testigos: su ex esposa, Hilda Horowitz, y el allegado al chofer que entregó el material original al periodista del diario La Nación Diego Cabot.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario