Política

Perpetua para el primer interventor de la dictadura en Santa Fe

En un fallo histórico, el coronel José González fue condenado por delitos de lesa humanidad. La causa se originó por la desaparición de un matrimonio y su bebé de 45 días.

Jueves 08 de Diciembre de 2011

El coronel José María González, primer interventor de la última dictadura militar en la provincia, se convirtió ayer en el militar en recibir la pena más severa por delitos de lesa humanidad cometidos en los años de plomo. En un fallo histórico, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe lo condenó a la pena de "prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua", al considerarlo penalmente responsable del secuestro y desaparición del matrimonio que integraban Mario Osvaldo Marini y Ana María Cavadini y su bebé de 45 días ocurrido en el año 1975.

La lectura de la sentencia fue seguida por un centenar de militantes de organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos que aguardaban expectantes detrás de un vallado ubicado en la céntrica esquina de San Jerónimo y Primera Junta.

"Nos parece muy trascendente que este hombre fuerte del terror de estado y del genocidio de Santa Fe sea ahora, con todas las garantías del derecho de defensa, juzgado y condenado a prisión perpetua. Esperamos que, respetando su derecho a la salud, la pena se haga efectiva en una cárcel común", sintetizó el abogado querellante Guillermo Munné al término de la audiencia en cuyo transcurso se leyó la severa resolución dictada por los jueces María Ivón Vella, Lilia Carnero y José María Escobar Cello.

Al histórico fallo se arribó al cabo de siete audiencias que comenzaron a sustanciarse a fines de octubre pasado y durante las que desfilaron dos decenas de testigos, a partir de la denuncia formulada por Cavadini, quien sobrevivió al secuestro, permaneció detenida ilegalmente varios años en la cárcel de Devoto y fue la principal testigo de la desaparición forzada de su compañero. Ambos fueron secuestrados por un grupo de tareas el 9 de diciembre de 1975 cuando se encontraban junto a su pequeño hijo en el domicilio de calle Jujuy al 3600, en el bario Sur de la ciudad capital.

González ocupó, a partir de diciembre de 1974, las jefaturas del Comando de Artillería 121, la Guarnición de Ejército Santa Fe y del Area 2121 del Ejército a partir de 1974. En esa época de poder omnímodo ingresó a la Casa Gris el 24 de marzo de 1976 integrando al grupo de militares que derrocó al dos veces gobernador constitucional Carlos Sylvestre Begnis y usurpó el poder como mandatario de facto.

El otrora poderoso y ahora octogenario militar escuchó ayer en silencio la decisión en la sede del Tribunal Oral Federal y continuará en prisión domiciliaria en Buenos Aires en razón de su avanzada edad (84 años), al menos hasta que la resolución quede firme y se resuelva su nueva situación. "Esperamos que (la condena) se haga efectiva que se cumpla en el único lugar donde se puede controlar, que es la cárcel común", remarcó Munné.

La resolución condenatoria dispuso "en forma definitiva condenar a José María González como autor penalmente responsable de los delitos de allanamiento ilegal de domicilio, privación ilegal de la libertad cometida por funcionario público en perjuicio de Ana María Cavadini y Mario Osvaldo Marini, agravada respecto del segundo por el uso de violencia". También se lo condenó a prisión perpetua por el "homicidio doblemente calificado en perjuicio de Marini, imponiéndole en tal carácter la pena de prisión perpetua, e inhabilitación absoluta y perpetua".

Los ecos. A su turno Ana María Cavadini calificó a la jornada de ayer como "muy importante, para todos nosotros, para mi cuñado y para mis suegros que murieron muy afectados por todo lo que habían vivido", sentenció en referencia a su ex compañero.

El fallo coincidió con las penas requeridas por la fiscalía durante la etapa de los alegatos y los fundamentos se conocerán durante una audiencia convocada para la semana entrante. "Este juicio fue muy significativo ya que por primera vez se llevó a cabo en Santa Fe el enjuiciamiento de un militar del más alto rango, que además fue el primer gobernador de la provincia luego del golpe de 1976", coincidieron ayer los fiscales Martín Suárez Faisal y Patricio Longo.

Acto de servicio

En el juicio se dio por acreditado que González tenía conocimiento de lo sucedido y de la identidad de Marini en virtud de un recurso de hábeas corpus que contestó en aquella época a la Justicia Federal. En su respuesta, el jefe militar ubicó el caso de Marini dentro de “cuestiones de servicio que involucraban a la defensa nacional”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario