Política

Peña: "La marcha de Camioneros es una apuesta al fracaso de Macri"

El jefe de Gabinete cuestionó la movilización del 21 porque, dijo, no están claros sus motivos y a sus propulsores solo los une la mirada opositora

Lunes 19 de Febrero de 2018

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, cuestionó ayer la movilización convocada por Camioneros para el próximo 21 de febrero al señalar que "los que marchan quieren que el gobierno fracase para volver al poder". Además, consideró que a los sindicatos que participarán de la marcha en la ciudad de Buenos Aires "los une una mirada opositora, aunque no están claros los motivos de la convocatoria".

"No hay una consigna, no hay un reclamo, acá hay otras razones", adujo Peña en alusión a la causa por presunta corrupción contra el líder de Camioneros y su familia que se tramitan en la Justicia.

Al respecto, sostuvo que "la Justicia va a actuar con total respaldo" en las causas contra el líder de este gremio, Hugo Moyano.

"Lo que está claro es que si Moyano cree que por movilizar gente van a cambiar las causas judiciales, se confundió de país. Las cosas han cambiado", destacó.

Durante una entrevista radial, el jefe de los ministros agregó que "ser extorsionador no va más", e insistió en que "la Justicia va a actuar con total respaldo, más allá de las marchas que pueda hacer" el dirigente gremial.

Además, Peña señaló que muchos de los sectores que participarán de la movilización "desde el primer día están en contra de este gobierno" y opinó que "parece que necesitan que fracasemos porque quieren volver al poder".

En este contexto, cuestionó también al paro de 48 horas anunciado por La Bancaria para hoy y mañana al afirmar que el líder del sindicato, Sergio Palazzo, "termina obrando de mala fe porque busca confundir" a la gente.

"La mayoría de los sindicatos ha llegado a acuerdos" paritarios, sostuvo el jefe de Gabinete al rechazar el planteo del gremio bancario, que rechaza el aumento salarial del 9 por ciento ofrecido por los bancos en las paritarias del sector (ver página 11).

"Hay un gobierno que tiene claro el rumbo" económico, subrayó al responder a la opinión en contrario expresada por el líder de La Bancaria.

Peña defendió la gestión de Cambiemos y pidió que "la sociedad viva con tranquilidad" la marcha, porque "no es más que eso".

"Cuando es algo anunciado con tiempo, como esto, se sabe que pueden generarse algunas complicaciones. El Gobierno porteño va a trabajar para tratar que se altere lo menos posible el normal funcionamiento de la ciudad" de Buenos Aires, adelantó.

Un tema personal

A su turno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, salió a minimizar ayer la trascendencia de la marcha sindical del 21 de febrero al sostener que el jefe de Camioneros, Hugo Moyano, no cuenta con "la adhesión" ni la "solidaridad" de muchos gremios porque "todos notan que pelea por un tema personal".

"Lo que creo es que está interponiendo intereses personales. Eso es evidente y por eso no tiene la adhesión de otros gremios. No hay solidaridad de otros porque todos notan que pelea por un problema personal", señaló.

Triaca destacó en este sentido que los sindicatos que permanece a su lado, en su mayoría integrantes de la CTA o de la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT, "tienen más un tinte ideológico y político que gremial".

"Mucha gente muy vinculada al kirchnerismo ha anunciado su apoyo a la movilización de Moyano", agregó en esta línea, y reforzó: "La marcha no expresa otra cosa que los intereses particulares de un dirigente".

"Cuando uno tira de la cuerda ve que esos intereses particulares tienen más que ver hasta con alguna empresa, que con el sector o con la economía en su conjunto", analizó el titular de Trabajo, quien puntualizó que "el salario el año pasado le ganó a la inflación como producto de las paritarias" y que "el nivel de empleo viene con un crecimiento sostenido de más de 16 meses".


Yasky: temen una gran concurrencia

El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, aseguró ayer que "el gobierno tiene miedo de que la marcha sea multitudinaria; a que no sea esa foto que fue un verdadero mamarracho de 50 personas en el Obelisco apoyando al gobierno. Tienen miedo de que el jueves sea una foto donde la multitud le demuestre que están equivocados, que están gobernando contra los que menos tienen", recalcó el diputado de Unidad Ciudadana. Sobre el amplio operativo dispuesto por el Gobierno porteño y las advertencias sobre posibles desmanes, evaluó que se trata de "maniobras" para disuadir la participación espontánea de trabajadores, para enturbiar la marcha".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario