Política

Paso: entre la posible postergación y la desconfianza opositora

El Gobierno busca acuerdo para atrasar los comicios de 2021 por un mes: las primarias en septiembre y las generales en noviembre

Lunes 05 de Abril de 2021

Con pronóstico incierto, el gobierno nacional buscará posponer por 30 días las fechas de las elecciones nacionales de este año, de agosto y octubre a septiembre y noviembre. Necesita consenso político y mayoría absoluta en Diputados (en el Senado la tiene cómoda) para modificar con una ley el cronograma ya existente y por ahora confirmado: 8 de agosto y 24 de octubre de 2021, las fechas establecidas para las elecciones Paso y luego las definitivas de medio término del período presidencial de Alberto Fernández.

  Si bien ya quedaron descartadas otras opciones más extremas —hubo propuestas de distintos actores, en especial de una decena de gobernadores que llegaron a firmar un pedido conjunto— en el sentido de directamente cancelar la elección Paso —habrá Paso, aunque se podría discutir la fecha—, ahora desde Olivos vuelven a impulsar un retoque menor, correr un mes hacia atrás las fechas establecidas, aunque manteniendo el esquema tal cual se utiliza desde 2009, primarias, y luego, definitivas. La iniciativa del Ejecutivo nacional fue sorpresivamente comunicada a representantes de la oposición de Juntos por el Cambio en el marco de una transferencia de cinco mil millones de pesos de la Nación a la provincia de Buenos Aires por el Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal “Preimba”. Allí se juntaron en la Casa Rosada —el pasado 30 de marzo—, además del anfitrión Eduardo Wado de Pedro, Sergio Massa, Máximo Kirchner, intendentes de la provincia de Buenos Aires y opositores relevantes como Cristian Ritondo y Jorge Macri. El oficialismo fundamenta con racionalidad: cuanto más tiempo tenga el sistema sanitario para vacunar, con mayor normalidad se llevará a cabo el proceso electoral.

  Sin embargo, no es seguro que la virtuosa “racionalidad” con que el gobierno toma impulso sea explicada e interpretada de igual modo por la mayoría opositora, una socia necesaria para encarar una aventura que trae, además, un agravante: la nueva ley debería sancionarse contrarreloj, no más allá del mes de mayo.

  Mañana martes será el ministro del Interior de Pedro en persona, quién concurra al Congreso a parlamentar de manera informal con los jefes de bloques políticos, en especial opositores. De Pedro, el funcionario del gobierno al que le corresponde conducir el proceso electoral, tratará de convencer sobre las ventajas de posponer las fechas, aunque ya recibió el rechazo cerrado de un sector de JxC, que se opone a cualquier conversación con el Frente de Todos (FdT).

  Desde el oficialismo, en las últimas horas, Agustín Rossi, ministro de Defensa, involucrado en la logística de la vacunación, explicó que posponer el proceso electoral, aunque fuera un mes, “podría favorecer porque tendríamos más avanzada la vacunación y contaríamos con temperaturas más templadas de primavera, que sabemos ayudan a disminuir la circulación del virus”.

  No es la reacción que generó la iniciativa en un sector de la oposición. “No hicieron nada para mejorar la situación sanitaria y contar con un cronograma eficiente de vacunación, nada nos hace pensar que en septiembre el panorama va a ser mejor que en agosto. Así que yo le diría al gobierno que priorice y se centralice en vacunar a la mayor cantidad posible de argentinos cuanto antes y que respete el proceso electoral tal como está previsto, sin intentar fragmentar a la oposición con operaciones mediáticas”, disparó el diputado nacional Federico Angelini (Juntos por el Cambio-Santa Fe) a La Capital.

  Para que la iniciativa oficialista tenga chances de prosperar, los bloques opositores pretenderán les informen una proyección futura de la perspectiva sanitaria que pueda ser medible de un modo preciso, en términos de casos, ocupación del sistema hospitalario, índice de contagios y progresión de la vacuna. En su propuesta inicial, transcendió que Máximo Kirchner, jefe del bloque del FdT en Diputados, ofreció establecer un coeficiente certero del momento pandémico en los próximos meses, y que de ahí surja la decisión o no de modificar el calendario electoral. Con todo, sorprende la liviandad con que el oficialismo introduce un tema sensible en la agenda política, sin contar con la certeza respecto de que un sector de la oposición lo acompañe para atravesar la Cámara de Diputados con éxito.

  “No podemos facilitarle al JxC que actualice su vocación de poner al Ministerio de Salud en el centro de la escena, con la acusación sobre el presunto vacunatorio vip, si salís a pedir el voto para cambiar las fechas de las elecciones tenés que saber que hay un sector que te va a dinamitar la idea, y te va a retrotraer al tema vacunas escasas, necesitamos una comunicación clara y precisa que no estamos teniendo”, se quejó un experimentado diputado del bloque oficialista en diálogo con este cronista.

  No faltan quienes piensan que la intencionalidad del Ejecutivo nacional, además de esperar un mejor “clima” sanitario para el día de las Paso, podría orientarse en el sentido de dividir a la fuerza opositora entre duros y conciliadores. Una pretensión improbable. JxC, luego de su derrota categórica en primera vuelta en 2019, se encontró con una coyuntura especialmente difícil para el oficialismo: pandemia y caída brutal del PBI en 2020 (10 por ciento), lo que podría colocarlo en una posición relativamente competitiva en las elecciones de 2021, algo impensado hasta marzo de 2020.

  ¿Por qué se habría de dividir la principal fuerza opositora si no lo hizo en su peor momento, el primer semestre de 2020?

  Finalmente, no pocos diputados (también senadores) de la oposición, han presentado durante el verano un abanico de proyectos de ley para posponer o directamente suspender las elecciones Paso 2021.

  “El Poder Ejecutivo Nacional, previo a convocar a las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias deberá elaborar un informe, por intermedio del Ministerio de Salud. En caso de que el informe no considere acreditado el plan de vacunación o las demás medidas, el Poder Ejecutivo Nacional no convocará a las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias”, dice uno de los proyectos acompañado, entre otros, por firmantes opositores como los diputados Silvia Lospenato, Facundo Suárez Lastra y Pablo Tonelli. El oficialismo espera que prevalezca esta posición en JxC y que el corrimiento del calendario electoral se concrete. El final, por ahora, quedó abierto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario