Política

Para Daniel Scioli, de cara al ballottage "hay dos visiones muy diferentes del futuro"

El candidato oficialista convocó a radicales, socialistas, progresistas, indecisos e independientes a acompañarlo. "Nuestra prioridad son los humildes, los trabajadores y nuestra clase media”, sostuvo.

Lunes 26 de Octubre de 2015

Cinco minutos antes de las 22 y cuando todavía faltaba algo más de dos horas para que comenzara la carga de los datos oficiales, Daniel Scioli ocupó el escenario montado en el centro de cómputos del Luna Park. Fue el primer candidato presidencial en tomar la palabra después del cierre de la elección y lo hizo con un fuerte tono de próxima campaña: sin ahorrar críticas para su rival de Cambiemos y convocando a peronistas, radicales, socialistas, progresistas, indecisos e independientes. “Existen dos visiones muy diferentes del presente y del futuro”, enfatizó y pidió dar “un paso firme hacia adelante y no un salto al vacío”.

De esta forma, aunque sin mencionar resultados, empezó a andar el camino a la segunda vuelta. “Gracias a todos por esta nueva victoria”, enfatizó ni bien subió al escenario acompañado de su candidato a vicepresidente, Carlos Zannini, funcionarios de la provincia de Buenos Aires y posibles futuros ministros.

“Existen dos visiones muy diferentes del presente y del futuro de la Argentina, que están en juego. Nuestra prioridad son los humildes, los trabajadores y nuestra clase media”, sostuvo al inicio de su discurso.

Inmediatamente empezó a trazar las diferencias entre la propuesta del Frente para la Victoria y de su contrincante en un escenario de ballottage, Mauricio Macri.

En tal sentido, señaló sin medias tintas que para ocupar la presidencia del país “hace falta mucha experiencia y no experimentos riesgosos”.

“Si fuera por Macri no tendríamos asignación universal, YPF, Aerolíneas, Ansés y hubiésemos salido a pagarle sin condicionamientos a los fondos buitre”, remarcó el candidato oficialista.

Entonces se dirigió a sus votantes: “Con mucha responsabilidad les pido que nos sigan acompañando”, sostuvo. Pero también a los que se inclinaron por otras opciones. “A quienes eligieron otra propuesta, yo los convoco muy especialmente porque llegó el día en que para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”, enfatizó recordando la frase de Juan Domingo Perón.

Y también invitó a sumarse a “indecisos e independientes”. Para eso repasó una serie de consignas emblemáticas, referentes de distintas propuestas políticas. “Creo como Perón que todos unidos triunfaremos. Creo como el padre de nuestra democracia, el doctor Raúl Alfonsín, que con la democracia se cura, se come y se educa. Creo como los socialistas y progresistas en el valor de la igualdad”.

“Creemos con Carlos (Zannini) como Néstor (Kirchner) que las convicciones no se dejan en la puerta de la casa de gobierno. Creo como nuestra presidenta Cristina (Kirchner) que la patria es el otro y creo como (el Papa) Francisco en la necesidad de construir cada vez más puentes, entre lo mejor de nuestra democracia y su futuro, entre el crecimiento y el desarrollo”, enumeró y se mostró dispuesto a seguir buscando “los puntos de encuentro necesarios para alcanzar definitivamente la victoria de los argentinos”.

Sobre el cambio. Como repitió varias veces en su campaña, el candidato oficialista volvió sobre el significado de la palabra cambio.

"Estoy convencido de que los argentinos no quieren volver al ajuste, la devaluación y el endeudamiento”, dijo y apuntó que “los cambios tienen que ser cambios para adelante y no para atrás y siempre incluyendo a los más necesitados”.

En clara referencia a su rival en una segunda vuelta, sostuvo que su “compromiso” se relaciona con convertirse en un presidente “que sea coherente, previsible y confiable, y que no haya estado cambiando de discurso durante la campaña”.

Después agradeció a la presidenta porque, según estimó, asumirá “un país normal, desendeudado y con paz social” y repasó algunas de las consignas que repitió durante su campaña.

“Mi compromiso con cada uno de ustedes es ser un presidente que represente a todos, no sólo a unos pocos, que garantice el trabajo argentino y la industria nacional, para que nunca más vuelvan a cerrarse las persianas de las fábricas y los trabajadores queden en la calle. Un presidente que defienda con fuerza y convicción nuestra independencia económica ante los fondos buitres, para que la deuda no vuelva a asfixiar nuestro crecimiento”, enfatizó y desató un cerrado aplauso.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS