Reforma previsional

Otra jornada de máxima tensión en rechazo a la reforma previsional

Un grupo se enfrentó con la policía de Caba en el marco de una masiva marcha de repudio proyecto. Se desató una violenta represión.

Martes 19 de Diciembre de 2017

En un clima de máxima tensión, las inmediaciones del Congreso de la Nación y el centro porteño volvieron ayer a ser escenario de incidentes entre manifestantes que protestaban contra la reforma previsional y efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que intercambiaron piedrazos y balas de goma. El enfrentamiento se produjo entre las fuerzas de seguridad y un grupo que se desprendió de la columna principal _conformada por gremios y organizaciones sociales y políticas_ que marchó en las cercanías del Congreso para manifestar su repudio al tratamiento del proyecto, pero que se mantuvo distante de estos hechos violentos.╠
El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, que estuvo a cargo del operativo, informó que se habían registrado un total de 162 personas, entre ellos 88 policías, heridos de diversa consideración por los choques en las protestas. La mayoría fueron atendidos por politraumatismos, traumatismos oculares y de cráneo, producto de los piedrazos y las balas de goma.╠
En tanto, la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) informó que ayer por la tarde llevaba identificados 20 detenidos, entre los que figuraba el periodista de Diario Popular, Gustavo Figueredo. También se denunció la detención de trabajadores de FM La Patriada. Además fue herido el periodista Mauro Fulco, de C5N, alcanzado por la represión policial en cercanías del Congreso y un periodista de Crónica TV.╠
El gremio de prensa de Buenos Aires (Sipreba) denunció la agresión policial a dos fotógrafos de Página 12, Bernardino Avila, herido con un corte en la frente, y Leandro Teysseire, lastimado en la cara por el impacto de un balazo de goma, la misma lesión que sufrió el reportero gráfico de Ambito Financiero, Ignacio Petunchi.╠
Los enfrentamientos comenzaron en los alrededores del Parlamento pasado al mediodía y las refriegas más violentas se desataron cuando un grupo de jóvenes se desprendió de las columnas de los partidos de izquierda (PTS, PO y MST) y comenzó a arrojar piedras y botellazos contra la Guardia de Infantería, que repelió inicialmente con bombas de humo.
El resto de la multitudinaria marcha conformada por gremios y organizaciones sociales y políticas que se convocó en las cercanías del Congreso se mantuvo distante y no formó parte de los enfrentamientos.
Por esto, la CGT manifestó su repudio a "la violencia de un grupo de provocadores" en la manifestación que derivó en una violenta batalla campal. "La CGT siente la obligación de repudiar enérgicamente que, por intermedio de la violencia de un grupo de provocadores, se pretenda desvirtuar una manifestación", remarcó la central obrera en un comunicado emitido por la tarde.╠
Al respecto, la CGT lamentó que "la violencia de los grupos radicalizados impiden que los trabajadores organizados, jubilados y ciudadanos, descontentos con el proyecto de ley en tratamiento, pudieran expresar libre y pacíficamente su oposición".╠
La tensión comenzó cerca de las 13:30, cuando todavía no había empezado la sesión especial en Diputados y un grupo de manifestantes derribó las vallas colocadas sobre avenida Rivadavia.
Pasadas las 14:10, el oficialismo obtuvo el quórum para iniciar la sesión y la temperatura en la protesta se elevó, cuando un grupo comenzó a arrojar piedras y la policía respondió con balas de pintura.╠
La tensión fue creciendo minuto a minuto y los piedrazos fueron incesantes, mientras algunos manifestantes se cubrían con maderas y los efectivos formaban un cordón con escudos. Cerca de las 16, luego de que fuera derribado otro vallado, los policías comenzaron a reprimir con balas de goma y gases lacrimógenos, y lograron desalojar la Plaza del Congreso. Una vez que las manifestantes se retiraron de ese lugar, los incidentes comenzaron en la intersección de 9 de Julio y avenida de Mayo, donde se registraron nuevos enfrentamientos: la Policía actuó con camiones hidrantes, disparó balas de goma y arrojó gases, aunque a raíz de la dispersión de los manifestantes por el microcentro la mayor parte de los enfrentamientos fue "mano a mano".
Por la noche, mientras Diputados seguía sesionado, los manifestantes se dispersaron y las fuerzas de seguridad se mantuvieron apostados en las inmediaciones del Congreso. Poco después a ese mismo lugar llegaron otros, pero ahora con cacerolas frente a las mismas vallas que cercaban el recinto de sesiones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario