Política

Oil: la Afip le mete presión a Trafigura

Viernes 04 de Mayo de 2018

En plenos esfuerzos de salvataje de Oil Combustibles, que se encuentra al borde de la quiebra por una deuda fiscal de más de $18 mil millones, y con una sólida propuesta de rescate por parte de la multinacional holandesa Trafigura, la Administración Fiscal de Ingresos Públicos (Afip) comunicó que la interesada en operar el puerto y la refinería de San Lorenzo deberá pagar ese monto de acuerdo al mismo plan fijado oportunamente para los titulares, Cristóbal López y Fabián De Souza, hoy imputados y detenidos por esa evasión.

El juez comercial interviniente en el concurso preventivo, Javier Cosentino, emitió ayer una resolución donde presenta el "sombrío escenario" actual de la petrolera, destacando su "falta de ingresos genuinos, la rescisión contractual que en efecto cascada se produce ante la falta de abastecimiento de combustible de las distintas estaciones de servicio que conforman la red expendedora de su bandera, la paralización de la refinería y la situación crítica que atraviesa la terminal fluvial y la planta de tanques".

Trafigura "ha mostrado voluntad de pago y se jugaba a negociar un plan acorde a la ley, que permite saldar en hasta 90 cuotas. Pero en este caso, Afip no termina de separar entre empresa y empresario", explicó Héctor Brizuela, secretario de asuntos legales del Sindicato Unido Petroleros. Es que el ente recaudador "adelantó que no accederá a quita alguna y que el ITC (impuesto a la transferencia de los combustibles) posconcursal es exigible y no tiene plan de pagos. Ello, a diferencia de la deuda preconcursal, a la que otorgaría un plan de 12 cuotas mensuales", reza el texto judicial.

"Afip le da el mismo tratamiento a Trafigura que a López y De Souza, que dicho sea de paso los delitos que se les imputan no están comprobados, y ni siquiera se ajusta a los términos legales que le dan más plazo para pagar. Tanto el sindicato como los trabajadores (que conformaron una cooperativa como plan B) estamos alarmados porque vemos que el ente recaudador no pretende el cobro de la deuda ni la continuidad de la empresa. Evidentemente hay otro trasfondo, que es político", dijo Brizuela.

El abogado explicó que en este contexto lo que resta es que la multinacional holandesa responda si acepta o no pagar en esos rígidos términos. Para ello tiene tiempo hasta el martes. De lo contrario, "estamos ante una eventual quiebra", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario