Política

Oficialismo y oposición ya debaten cómo salir de la crisis en la provincia

Perotti y Lifschitz, en su primer mano a mano tras el cambio de mando, procuraron dejar de lado sus diferencias políticas.

Miércoles 08 de Julio de 2020

Con una corrección política casi inverosímil se realizó ayer la primera reunión cara a cara entre el gobernador Omar Perotti y su antecesor y actual el presidente de la Cámara de Diputados provincial, Miguel Lifschitz. Ambos pretendieron encarnar en público un sino nuevo en las relaciones político-institucionales acorde a la gravedad de la hora. De hecho, en ambos sectores, el Ejecutivo a manos del peronismo y los referentes de las fuerzas que integran el Frente Progresista (FPCyS), coincidieron en admitir a La Capital que "no hay espacio alguno" para rencillas partidarias si no se quiere provocar una reacción negativa de la sociedad.

Por eso, no se ve nada azaroso que el gobernador haya hablado antes del encuentro y que Lifschitz lo hiciera al final. Y que ambos dijeran cosas parecidas, al menos en el tono. Perotti hizo hincapié en que "no existe margen para mezquindades ni tironeos". El ex jefe de la Casa Gris aclaró que no dialogaron sobre el "pasado" y que emitieron una "señal distinta a la sociedad", agobiada por problemas y la profundización de la grieta a nivel nacional.

Cuando Perotti habló con este diario se permitió, incluso, bromear acerca de los objetivos del encuentro. "Los recibimos para maltratarlos y pelearnos entre todos", señaló. Entre risas, graficó el clima distendido con el que esperaba a los frentistas en el edificio del Data Center, en la capital provincial, emplazado a una cuadra de la Gobernación.

También explicó que el socialismo había pedido un encuentro como los que ya mantuvo con la UCR, el PDP y el PJ. "Luego nos dijeron que querían venir como Frente Progresista, algo que nos pareció auspicioso. Conversaremos, como espera la gente, que con lo mal que está no acepta otra cosa que sus funcionarios y políticos trabajen juntos para solucionarles los problemas. Cada ciudadano tiene plena conciencia de la profundidad de la crisis porque hoy todos los sectores, desde los más bajos hasta la alta clase media, están al borde de ese pozo mirando hacia su oscuridad", argumentó el rafaelino.

Luego planteó: "¿Qué hacemos los dirigentes? ¿Nos peleamos entre nosotros y les hacemos sentir que no nos importan si se caen, si los empujamos, o al menos les damos la seguridad de que estaremos juntos y esforzándonos para evitar que más ciudadanos se deslicen hacia abajo en su situación socioeconómica? Para mí, no hay espacio para mezquindades".

Haya sido o no la intención de Perotti de dejar la cancha marcada (de una reunión cuyo alcance y repercusión pública fue previamente muy conversada), o cualquiera resultase ser la estrategia, tuvo su correlación en las declaraciones con las que Lifschitz correspondió al salir.

"Es la primera reunión formal del Frente Progresista con el gobierno, y es positivo. En un momento en que la grieta se profundiza a nivel nacional, en Santa Fe podemos dar una señal distinta a la sociedad. La gente está agobiada por los problemas", indicó el ex mandatario provincial.

Al respecto, añadió: "Hablamos del futuro inmediato, de la necesidad de abordar la cuestión social en las grandes ciudades, el Gran Rosario y el Gran Santa Fe en especial. El problema de los jóvenes, particularmente, porque veníamos de un proceso gradual, sostenido y trabajoso de descenso de la violencia y hubo un rebote, aún con las restricciones adoptadas en la cuarentena. También la urgencia de recuperar la economía con planes activos para incentivar la obra pública y la actividad, la situación de las empresas vinculadas al turismo y la gastronomía, a las actividades culturales y los eventos, que están pasando por una situación particularmente delicada. Esa es la agenda que nos preocupa".

Perotti había desafiado a la dirigencia para que esté "a la altura" de la situación que la Nación y el mundo viven, del cual la provincia no es ajena. "Poder mirar toda esa actividad prácticamente nula nos lleva a plantearnos lo que valió el esfuerzo en Santa Fe y lo que hay que cuidar", subrayó.

El camino

En esa línea, Perotti aseveró: "Lo hicimos con el Frente Progresista y seguiremos con otros partidos en una ronda que nos parece necesaria, auspiciosa e importante para un momento en el que hay que tener el mayor nivel de diálogo entre cada uno de los actores y las fuerzas políticas".

En los hechos, el gobernador espera que ese reclamo se traduzca "en políticas consensuadas y una voluntad constructiva" a poner a prueba en breve, cuando el Ejecutivo envíe a la Legislatura proyectos de impacto como el que impulsa una mayor conectividad en la provincia o el presupuesto con mirada de género.

No obstante, fue otra frase (tampoco aleatoria) la que instaló el rafaelino en cuanto la situación económica provincial, que, según puntualizó, está muy clara: "La caja está flaca".

Por eso, nuevamente explicó la necesidad de estirar en el tiempo el cronograma de pagos de salarios para que todos puedan cobrar. "La caja es una sola y está flaca porque el sector privado, que habitualmente contribuía, está golpeado. El nivel de coparticipación y de recursos es bajo, y de esa caja salen los aportes".

Como anfitriones, acompañaron a Perotti los ministros de Gobierno, Esteban Borgonovo; de Gestión Pública, Rubén Michlig, y de Economía, Walter Agosto. Por el FPCyS, además de Lifschitz, concurrieron el diputado nacional Enrique Estévez (socialista); el senador provincial Felipe Michlig (UCR); los diputados santafesinos Fabián Palo Oliver (UCR), Gabriel Real (PDP), Ariel Bermúdez (Creo) y Mónica Peralta (GEN) y Gabriela Sosa (Libres del Sur).

Lifschitz contó también que pidieron la convocatoria al Consejo Económico y Social, "o el nombre que se le quiera dar" al espacio. "Es imperioso sentar en una mesa a los sectores de la economía real y a los actores sociales y gremiales más importantes para generar políticas consensuadas tendientes a salir de la crisis", concluyó.

Agenda completa

El gobernador Omar Perotti tenía programada anoche una cena con los doce senadores provinciales del PJ con el objetivo de aceitar la relación legislativa. Y hoy compartirá en Timbúes una teleconferencia con el presidente Alberto Fernández, en el marco de una recorrida por el puerto que ACA construye en esa comuna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario