Política

Obispo auxiliar de Buenos Aires dice que sus colegas viven "austeramente"

"Viven austeramente y usa el dinero con buen criterio, para los más pobres", apuntó.

Sábado 17 de Marzo de 2018

El obispo auxiliar de Buenos Aires e integrante del Equipo de Sacerdotes de Villas de Emergencia, monseñor Gustavo Carrara, no rechazó ayer la posibilidad de que se debata sobre el aporte que el Estado le realiza mensualmente a la Iglesia católica, aunque aclaró que la mayoría de los obispos argentinos "vive austeramente y usa el dinero con buen criterio, para los más pobres".

"El tema de los sueldos es un debate que me parece que está bien y de hecho también se produjo en algunas oportunidades hacia el interior de la Iglesia. Esto viene de una vieja ley y la mayoría de los hermanos obispos que conozco, lo que les ingresa, lo usan para los más pobres y con buen criterio", señaló el obispo.

No obstante, Carrara —el primer obispo villero del Episcopado argentino nombrado por el papa Francisco el año pasado— sostuvo que "sí puede ponerse en discusión" la posibilidad de que ese aporte estatal "se tenga que hacer de otra manera".

"Igualmente, yo insisto en que, al menos la mayoría de los que conozco, lo usan para apoyar a los más pobres y lo hacen sin andar diciéndolo", añadió.

Carrara se distanció de esta manera de otros obispos que se refirieron al tema, como el obispo de San Francisco, Córdoba, Sergio Buenanueva, quien declaró: "Las cifras son conocidas. Lo que me extrañó es que los legisladores, que son los que aprueban el presupuesto, donde una parte está destinada al sostenimiento de la Iglesia Católica, hayan preguntado eso".

Ayer, Buenanueva amplió sus declaraciones y dijo que "cada vez que hay un problema, nos sacuden a los obispos con este tema", señaló que "no es la primera vez" que sale a la luz el sueldo de los obispos y rechazó la propuesta de la diputada Carla Carrizo (Evolución) para igualar la remuneración a la de un docente.

Otro prelado que se refirió al tema fue el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, para quien la Iglesia católica "no puede" prescindir de ese aporte, ya que "hay una mala educación" en los fieles que "no aportan" lo suficiente y las colectas en las misas "suelen ser miserables".

La polémica surgió esta semana luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, informara por escrito a la Cámara de Diputados que el presupuesto anual de este año para la Iglesia Católica asciende a 130.421.300 pesos., además de detallar cuántos ganan los obispos y arzobispos.

nÚMERO DE FOTO. 2 x 6.2.cm.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario