Política

"Nuestro peor momento, para los militares, es con la llegada de los Kirchner al gobierno"

El represor Jorge Rafael Videla rompió el silencio y habló ante un medio español. Justificó la represión de la dictadura, al afirmar que en 1976 “no salimos como Fuerzas Armadas a cazar pajaritos, sino a combatir al terrorismo y a los subversivos". Dijo que con la Iglesia tuvo una relación “excelente, cordial, sincera y abierta”.

Miércoles 15 de Febrero de 2012

El ex dictador Jorge Rafael Videla, quien se encuentra detenido acusado por diversos delitos de lesa humanidad cometidos durante su gestión, sostuvo que él y otros represores están presos por “venganza”, y acusó al gobierno nacional de impulsar los juicios por derechos humanos “con un espíritu de absoluta revancha”.

Videla analizó que la Argentina como “República está desaparecida, ya que no tiene Justicia porque la que tiene es un esqueleto sin relleno jurídico”.

“El mismo Parlamento no tiene contenidos, está compuesto por ganapanes que temen que les vayan a quitar el puesto y se venden al mejor postor. No hay nadie en la escena política con lucidez capaz  de hacerles frente, y el país tampoco tiene empresarios porque están vendidos al poder”, apuntó el ex presidente de facto.

Videla hizo estas declaraciones durante un reportaje que le hizo la revista española Cambio 16 en la Unidad 34 del Servicio  Penitenciario, ubicado en Campo de Mayo. Actualmente, el militar cumple en ese penal su condena perpetua por la causa en la que se lo encontró responsable del asesinato  de 31 presos políticos en 1976.

“Hoy las instituciones están muertas, paralizadas, mucho peor que en la época de María Estela Martínez de Perón. Lo que me  permite decir que no tenemos República porque no tenemos a las grandes  instituciones del Estado funcionando. La Justicia, el Congreso y  las demás instituciones, por no hablar de otros aspectos, no existen; las realidades no son así”, manifestó.

Luego añadió: “Nuestro momento peor, hablo para los militares, es con la llegada de los Kirchner al gobierno. Ha habido una asimetría total en el tratamiento a las dos partes enfrentadas en el conflicto. Fuimos señalados como los responsables, ni más ni menos, de unos acontecimientos que no desencadenamos”.

Videla defendió su accionar durante la dictadura tras el golpe militar del 24 de marzo de 1976, al sostener que “de hecho y de derecho, el país entra en una guerra”.

“No salimos como Fuerzas Armadas a cazar pajaritos, sino a combatir al terrorismo y a los subversivos. Estamos preparados, como  militares, para matar o morir, estábamos en una guerra ante un  enemigo implacable, aunque no mediara una agresión formal, estábamos  en una lucha”, justificó.

Al ser consultado sobre cómo reaccionó la sociedad civil ante  el golpe de Estado de 1976, Videla respondió: “Padecíamos vacío de  poder, parálisis institucional y riesgo de una anarquía, y frente  a este estado de cosas el clamor ciudadano, con sus dirigentes a  la cabeza, pidiendo la intervención de las Fuerzas Armadas”.

“Había un sentir general, que representaba (el radical) Ricardo  Balbín y otros dirigentes, en favor del cambio, de la  intervención. La gente nos demandaba que interviniéramos e incluso Balbín  llegó a decir en esos momentos que tenía las manos vacías de  soluciones, que la clase política no podía hacer más”, puntualizó. Con referencia a la situación actual, Videla expresó:  “Llegamos al matrimonio Kirchner, que vuelve a retrotraer todo este asunto  a la década de los setenta, y vienen a cobrarse lo que no  pudieron cobrarse en esa década y lo hacen con un espíritu de absoluta  revancha, con el complejo, y esta es una opinión personal, y con el  agravante de quien pudiendo hacerlo no lo hizo en su momento”.

“Estos señores eran burócratas que repartían panfletos y no  mataron ni una mosca entonces. Y eso les da vergüenza, claro, y  quisieron exagerar la nota de la persecución para sacar patente de  corso, de malos de una película en la que no estaban”, aseveró. De inmediato declaró que “es la vendetta para una satisfacción  personal sin razones, totalmente asimétrica, fuera de medida”. “Aquí no hay justicia, sino venganza, que es otra cosa bien  distinta”, opinó el ex jefe del Ejército durante el gobierno de  Martínez de Perón. Videla afirmó que “los Kirchner son los que dijeron que no  habría simetría en el asunto de la guerra que vivimos y nos señalaron  a los militares como los malos, los responsables de crímenes de  lesa humanidad, y a los terroristas como los buenos, como las  víctimas de aquellos años terribles”.

En una parte de la entrevista realizada por el periodista  Ricardo Angoso, el ex dictador admitió que tuvo una buena relación con  el empresariado argentino y la Iglesia católica durante los años  de la dictadura. “Los empresarios también colaboraron y cooperaron con  nosotros. Incluso nuestro ministro de Economía de entonces, Alfredo  Martínez de la Hoz, era un hombre conocido de la comunidad de  empresarios de Argentina y había un buen entendimiento y contacto. Hubo  algún roce, claro, como suele suceder, porque cada uno defiende sus  intereses siempre. Pero, en general, fue una buena relación”,  recalcó.

Sobre la Iglesia, consideró tuvo una relación “excelente, cordial, sincera y abierta” “En más de una oportunidad se hicieron públicos documentos episcopales en donde, a juicio de la Iglesia, se condenaban algunos  excesos que se podían estar cometiendo en la guerra contra la subversión, advirtiendo de que se corrigieran y se pusiera fin a esos supuestos hechos. Se puso en evidencia de que se debía concluir con esos excesos y punto, pero sin romper relaciones y sin exhibir un carácter violento, sino todo lo contrario”, recordó Videla.

“El presidenta de la Conferencia Episcopal, cardenal (Raúl)  Primatesta, a quien yo había conocido tiempo atrás en Córdoba, tenía fama de progresista, o sea proclive a la izquierda de entonces, pero cuando ocupó su cargo y yo era presidente del país teníamos una relación impecable. Y debe reconocer que llegamos a ser amigos y  en el problema del conflicto, de la guerra, también tuvimos grandes coincidencias”. completó. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario