Política

"Nos van a querer currar otra vez", alertó Macri a los fiscales de mesa del PRO

La campaña se hace a través de spots televisivos y de radio y está orientada a sumar fiscales para las Paso del 9 de agosto y las generales de octubre para "cuidar el voto de los argentinos".  

Sábado 01 de Agosto de 2015

El precandidato presidencial de Cambiemos por el PRO, Mauricio Macri, lanzó ayer una campaña de convocatoria de fiscales para las próximas elecciones, "para que nadie se robe" los comicios. "Nos van a querer currar otra vez", alertó, en ese sentido, el jefe de Gobierno porteño.

La campaña se hace a través de spots televisivos y de radio y está orientada a sumar fiscales para las Paso del 9 de agosto y las generales de octubre.

En la Argentina hay un padrón electoral de más de 30 millones de personas habilitadas para votar en los comicios nacionales, distribuidas en aproximadamente 90 mil mesas y en 8 mil establecimientos comiciales en todo el país, explicaron en el PRO.

"Por eso, es importante para todas las fuerzas políticas que participan de la contienda electoral convocar fiscales y tener representación en todas las mesas", señaló un comunicado de prensa del macrismo.

En el spot, una voz en off califica a la elección de "histórica" e invita a los ciudadanos a garantizar que "los comicios sean limpios, transparentes". E insta a "cuidar el voto de los argentinos".

"Tu trabajo como fiscal habrá sido fundamental para que nadie se robe las elecciones. Junto a vos podemos lograr el cambio", resalta el aviso.

Durante un acto realizado en la ciudad pampeana de Santa Rosa, Macri, quien finalmente tendrá hoy su foto con sus competidores del frente Cambiemos, Ernesto Sanz (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica), en un lugar secreto para eludir a la prensa, pidió a los fiscales que el 9 de agosto "se queden" cuatro horas "después de las 18". Y enfatizó: "Nos van a querer currar otra vez".

Por su parte, la precandidata del PRO a gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, recordó que "hubo situaciones confusas, por lo menos en el pasado, y la provincia tiene muchas historia sobre fraude".

En ese sentido, Vidal no descartó que haya "infiltrados del kirchnerismo" entre los fiscales del PRO, pero aseguró que el partido trabaja para minimizar esas situaciones.

"No lo descarto. Pero la verdad es que venimos haciendo un gran trabajo con los voluntarios, que arrancó hace un año, y son personas a las que conocemos", añadió.

El objetivo. Macri, asimismo, afirmó que el espacio político que conduce propone "un cambio profundo".

Al respecto, señaló que "tiene que ver más con un cambio de valores que con un cambio de modelos económicos".

A su vez, el postulante criticó la implementación de planes sociales y aseveró que no modificó su discurso sobre el rol del Estado, al ser consultado por sus palabras el día de las elecciones porteñas.

En esa línea, el dirigente indicó: "Ya hay una fuerte polarización entre la continuidad de lo que tenemos y el cambio que propiciamos, que tiene que ver más con un cambio de valores que con un cambio de modelos económicos".

Acerca del rol del ecuatoriano Jaime Durán Barba, Macri lo definió como "un gran asesor" y destacó que escucha "a todos".

Además, el jefe de Gobierno cuestionó —sin nombrarlo— a su rival del Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli, y señaló que la provincia de Buenos Aires está "abandonada, con una infraestructura en estado lamentable".

Macri agregó que el oficialismo "se está poniendo nervioso porque se viene el cambio y siente miedo de perder el poder", al tiempo que advirtió que "quiere discutir símbolos y no la realidad que estamos viviendo".

En ese sentido, el referente del PRO indicó que la provincia de Buenos Aires, gobernada actualmente por Scioli, está "abandonada, con una infraestructura en estado lamentable, lo mismo que los hospitales y la educación, y ni hablar de la inseguridad".

Pésimo administrador. Posteriormente, Macri enfatizó que el gobierno nacional "es un pésimo administrador" y "es la misma gente que privatizó mal en la década del 90 y ahora gestiona mal, como Aerolíneas Argentinas, donde han puesto a Mariano Recalde a improvisar en el manejo de una línea aérea".

Por último, ratificó sus críticas a la gestión económica del kirchnerismo y manifestó que "hace cuatro años que la economía está totalmente ajustada y llena de cepos".

"Por culpa de la inflación la gente no sabe qué hacer y, lamentablemente, los que pueden terminan refugiándose en el dólar ya que no hay moneda estable", sentenció Macri.

Cambiemos va por el 35 por ciento de los votos en las primarias

Los socios del frente Cambiemos aspiran a obtener alrededor del "35 por ciento" de los votos en las primarias del 9 de agosto próximo para mantener las chances de un triunfo en octubre. Y adelantaron que, en esa instancia, apostarán al "voto útil" que no dejará "lugar para terceros".

Según evaluaron dirigentes del frente opositor, una clave de las elecciones primarias será la provincia de Buenos Aires, donde esperan una "gran sorpresa" de María Eugenia Vidal que permita traccionar votos para los candidatos presidenciales Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió.

Una auspiciosa elección en territorio bonaerense, junto a buenas performances en distritos como la Capital Federal, Santa Fe, Mendoza y Córdoba, permitiría alcanzar el ansiado 35 por ciento que habilitaría las esperanzas hacia octubre.

Una vez superadas las Paso, el eje de la campaña hacia las generales será la polarización con el kirchnerismo, que permitiría que entre ambos sectores se lleven el "90 por ciento" de los sufragios a nivel nacional, calcularon con optimismo.

Ese escenario ideal que plantean en Cambiemos dejaría fuera de carrera a opciones como el frente UNA de Sergio Massa y José Manuel de la Sota y a Margarita Stolbizer (Progresistas), que —de acuerdo a su análisis— obtendrían menos votos que en agosto.

"En octubre no habrá lugar para terceros", sentenció uno de los principales integrantes del frente opositor, que indicó que el electorado antikirchnerista apelará al "voto útil" para derrotar a Daniel Scioli (FpV), cualquiera haya sido su opción en las elecciones internas.

Si se cumplen las predicciones de una fuerte polarización, sería muy difícil esquivar el ballottage en noviembre ya que, según sostuvieron, está "descartada" la victoria de cualquier candidato con la opción de más del 40 por ciento de los votos con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo.

No obstante, creen que no es imposible una eventual victoria, tanto de Scioli como de Macri, con más del 45 por ciento de los votos como lo hizo la presidenta Cristina Fernández en los comicios de 2007 y 2011.

En las provincias, las mayores expectativas están puestas en Jujuy, Catamarca, Tucumán y, por último, Santa Cruz, de acuerdo a los cálculos de la pata radical, que es la que tiene el control territorial por sobre el PRO y la Coalición Cívica (CC).

La aspiración de la UCR es ganar otra Gobernación después del triunfo en Mendoza y las decepciones que sufrieron en provincias como La Rioja y Córdoba, donde quedaron en el segundo puesto.

Lo cierto es que el 9 de agosto a la noche, con los números en la mano, los socios de Cambiemos podrán comenzar a diseñar sobre cimientos seguros el segundo tramo de la campaña hacia octubre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario