Política

"No tengo presos políticos", aseguró el presidente

Fernández reclamó prudencia en la discusión sobre la condición de los ex funcionarios K detenidos por presuntos hechos de corrupción.

Martes 11 de Febrero de 2020

El presidente Alberto Fernández pidió ayer "prudencia" en la discusión sobre la situación de ex funcionarios kirchneristas encarcelados por presuntos hechos de corrupción. Y afirmó que en la Argentina no hay "nadie detenido sin causa a disposición del Poder Ejecutivo", condición necesaria —indicó— para definir a un "preso político".

"El tema semántico no es menor, porque el preso político técnicamente es el que está a disposición del Ejecutivo. Es el preso sin causa. No tengo a ningún preso político y, obviamente, me molesta que digan que tengo presos políticos porque no los tengo", afirmó el primer mandatario.

En ese sentido, pidió "ser prudentes" con ese tema porque, aseveró, "si en el mundo escuchan que en la Argentina hay presos políticos, lo primero que piensan es que Alberto Fernández mete gente en la cárcel por su condición política".

"Es una discusión tan innecesaria la que estamos viviendo", juzgó el presidente, que insistió en pedir "prudencia" en relación a ese tema.

En ese punto, Fernández recordó su histórico cuestionamiento a las "detenciones arbitrarias" y reseñó la visita que le hizo a finales de 2016 a Milagro Sala (ver aparte), a quien sí consideró, en lo que atañe al primer tiempo de su detención, una "presa política" y aludió, de ese modo, a la circunstancia de "detención indebida" de la dirigente jujeña.

Embed

Se refirió, además, a "los procesos que estaban muchas veces viciados por sus formas" y subrayó que, en la gestión de Cambiemos, eso "siempre recaía sobre los procesos que afectaban a opositores del gobierno de Mauricio Macri".

En ese punto, Fernández citó como ejemplo la situación que, en tiempos de la gestión de Juntos por el Cambio, cuando era una senadora nacional opositora, atravesó la ahora vicepresidenta Cristina Kirchner.

"Les puse nombre y apellido a los jueces que, con sus «doctrinas jurisprudenciales», de alguna manera han institucionalizado una doctrina muy penosa para la Argentina que permite el encarcelamiento preventivo de un modo desmedido y sin que exista sentencia definitiva. Me cansé de decirlo", reseñó el jefe del Estado.

Por ese motivo, preguntó "¿qué parte no entienden?" acerca de su posición y evaluó que "el resto es una discusión semántica" sobre qué tipo de detenciones se trata.

El debate respecto de si en la Argentina hay presos políticos siguió in crescendo en el oficialismo. En ese marco, el gobernador de Buenos, Axel Kicillof, y el ministro de Obras Públicas nacional, Gabriel Katopodis, amplificaron las diferencias.

Reuniones diplomáticas

Paralelamente, Fernández recibió en su despacho de la Casa Rosada al dirigente radical Ricardo Alfonsín, designado oficialmente como futuro embajador en España.

El ex diputado nacional de la UCR aseguró que la tarea encomendada es "muy importante" y que "espera poder cumplirla con éxito y estar a la altura de las circunstancias para el beneficio de los argentinos".

Luego, el primer mandatario hizo lo propio con a la futura embajadora en la Federación de Rusia, la ex diputada nacional Alicia Castro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario