Política

"No se sabe cuál es la política de seguridad de Fernández"

Patricia Bullrich es una de las funcionarias con más alto perfil de la gestión de Mauricio Macri.

Domingo 20 de Octubre de 2019

Hija de una familia de aristocrática de Buenos Aires, Bullrich, y Luro Pueyrredón por el lado de su madre (Julieta, mismo nombre que su hermana fallecida en 1978), Patricia muy tempranamente tomó un camino distinto. Se hizo peronista y se incorporó, bastante antes de cumplir los 20 años, a la mítica JP de los 70, y luego a Montoneros. Tuvo una relación clave con Rodolfo Galimberti, unos de los jefes máximos de la organización armada de extracción peronista (fue su cuñado). Partió al exilio con un documento falso desde el puerto de Buenos Aires, rumbo Colonia, Uruguay, en el inicio del trágico año 77. Al regreso del exilio militó en la JP durante el alfonsinismo, luego con Cafiero, giró al menemismo, fue socia de Domingo Cavallo. Y luego ministra de Trabajo del fallido gobierno de De la Rúa. Mas tarde se unió a Elisa Carrió. Hasta que llegó a un puesto muy relevante, el de ministra de Seguridad de Mauricio Macri.

Su viraje ideológico no necesita demasiadas explicaciones. Su vocación, determinación política, y su audacia, tampoco. Tal vez le faltó suerte. Los dos gobiernos que integró (como ministra) encuentran un final de mala manera.

Macri la eligió como ariete en la política de Seguridad, con la vocación nunca ocultada de cambiar "la cultura sobre las fuerzas de Seguridad" en la Argentina.

En una entrevista compartida con un puñado de medios del interior del país, Bullrich recibió a La Capital en su despacho del octavo piso del Ministerio de Seguridad, en la Recoleta porteña.

—La defensa a ultranza del accionar de las fuerzas de seguridad que se hizo desde éste ministerio, muy controversiales, como los casos ( Luis) Chocobar y Rafael Nahuel (entre otros), ¿terminaron por perjudicar más que beneficiar la imagen del gobierno nacional?

—No, no, en ambos casos se va demostrar, la Justicia los va a liberar, estoy convencida.

—¿Y es correcto que el Ministerio se pronuncie, tome partido, durante la investigación judicial?

—Por supuesto. Porque si la política criminal de la Argentina cataloga de homicida a un policía que defiende a los ciudadanos lo que hace es restarle seguridad a los ciudadanos. Porque el efecto que tendría es que el resto de los policías se podrían retraer y no actuar. Es una decisión que hemos tomado, y conseguimos menos policías y civiles muertos, y también una menor tasa de homicidios.

—¿Aun cuando el policía actúe mal, con un accionar equívoco?

—No, no, lo del accionar equívoco es muy discutible. O el policía actúa como policía, o actúa como un ladrón. Chocobar actuó para defender a la ciudadanía, si el tiro le salió un poquito más alto o más bajo no es lo que se discute en un país normal. Se discute el fondo, no la forma.

—El Frente de Todos (FdT) propone una política de seguridad muy distinta, y ganó la primaria

—No sabemos qué proponen, por ahora vemos los tuits de Alberto Fernández que son un desastre, dice "premian matar por la espalda", por el caso Chocobar. Ellos no entienden absolutamente nada de seguridad.

—Pero el sistema judicial, hasta ahora, mantiene preso a Chocobar.

—La Justicia, en primeras instancias tuvo hasta ahora un poquito de miedo, pero a la larga nosotros hemos ganado 28 de 30 casos que tuvimos. El tribunal oral, luego los libera.

_¿El sistema judicial penal argentino es sensible a los cambios políticos en el Ejecutivo nacional?

—Bueno?(piensa) esperemos que no. Es claro que veníamos de una lógica "anti policía" que no podía seguir.

—¿Cómo define la política de uso de armas de la población?

—Lo que nosotros tenemos, más que estadísticas, es lo que miramos en otros países. Por ejemplo, en Inglaterra no tienen armas, y la tasa de homicidios es mucho más baja que en Estados Unidos, donde hay una cultura de la portación de armas. En una política contra el crimen, es fundamental qué políticas de uso de armas tenemos en el territorio nacional. La Argentina tiene legítimos usuarios, mucha gente que practica tiro en un sentido deportivo y tenemos poca gente que anda armada por la calle. Cuando miramos las estadísticas nacionales vemos que Rosario es la ciudad con más homicidios de la Argentina.

—Si por la experiencia internacional, y el criterio que adopta este Ministerio propendiendo a desalentar el uso de armas por particulares, ¿por qué usted expresó "el que quiera usar armas que las use, el que no quiera que nos la use"?

—Yo dije esa frase en un sentido de priorizar la libertad como primer concepto. Luego, mi recomendación es que los argentinos no anden armados, porque es peor el remedio que la enfermedad.

—¿Por qué impulsan medidas muy discutidas, rechazadas por la oposición política, como la posibilidad de pedir DNI a los ciudadanos en los lugares públicos?

—Es increíble, lo de la atribución policial a pedir DNI en cualquier lugar, por ejemplo, en Chile acaba de salir por ley. En la Argentina las cosas más normales se discuten, no sé, es raro.lo mismo que la pistola Táser (lanza un shock eléctrico, inmoviliza, y ,presuntamente, no es mortal). No se entiende, hay gente que prefiere que el "poli" ande con "una 9", que te perfora, a que lleve una Táser. En los trenes, en las estaciones, bajamos mucho el delito con seguimiento por cámaras de seguridad y mayor presencia de efectivos. Ahora vemos que muchas personas repiten los ilícitos, sobre todo hurtos y acosadores.

—¿Qué utilidad tuvo para su gobierno impulsar el Servicio Cívico Voluntario de Valores, ampliamente rechazado por toda la oposición política?

—Es lo mejor que hicimos, impresionante (en la actualidad hay reclutados 1200 jóvenes de entre 16 y 20 años, pero la inscripción se encuentra cerrada). Pretendemos sacar a los chicos de los lugares donde viven en malas condiciones (villas, lugares con mucho delito) para que hagan un "clic", y cambien. Salen de su ambiente y van a otro lugar como la Gendarmería (mañana podría ser el Ejército, o la Universidad); ahí tenés una disciplina, horario, valores. Para los "pogres" argentinos, les comento que Pepe Mujica (ex presidente de Uruguay) propuso, hace pocos días, un servicio militar obligatorio. Si lo dice Mujica, debe estar bien, si lo decimos nosotros nos acusan de militarizar a la sociedad. (En una entrevista con Radio Uruguay, Tacuarembó, Mujica propuso "estudiar algo parecido al servicio militar para jóvenes adictos, no para todos los jóvenes , porque son un problema también para sus familias"). Uno de los problemas que tenemos hoy en la Argentina es que hay chicos que no van a la escuela porque los padres (jóvenes) no se levantan a la mañana para llevarlos. Y quedan dando vueltas por el barrio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS