Política

No se encontró pólvora en la mano de Nisman y ordenan más pruebas

La jueza del caso dispuso allanamientos y recorrió el domicilio del malogrado fiscal. Investigan las últimas llamadas.

Miércoles 21 de Enero de 2015

El peritaje para detectar restos de pólvora en las manos del fiscal Alberto Nisman resultó negativo, aunque se ordenaron nuevos estudios sobre el arma hallada en su departamento a fin de avanzar con el esclarecimiento de su muerte, además de un allanamiento en la Unidad Fiscal Amia en el cual se secuestró documentación. En paralelo, la fiscal Viviana Fein dijo que están investigando "los registros de llamadas cinco días para atrás" de la muerte, además de "mensajes almacenados y todas las comunicaciones".

"Lamentablemente (sic) dio negativo", señaló la fiscal sobre el barrido electrónico en la mano del ex fiscal, aunque aclaró que no implica que se descarte la hipótesis del suicidio.

Según explicó, "cuando se dispara el arma, al ser tan ínfima y pequeña la cantidad (de pólvora) que se levantó para un barrido electrónico, el estudio no pudo arrojar un resultado positivo", por lo que se ordenó un nuevo peritaje. "Esto es un aspecto técnico que sucede. Pero no descarta que se haya disparado él", subrayó Fein, quien durante la jornada también escuchó otros testimonios y se reunió con su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado, quien podría convertirse en querellante en la causa en representación de sus dos hijas.

En este marco, la jueza Fabiana Emma Palmaghini, que este martes quedó a cargo del caso y realizó una inspección ocular en la casa del fiscal, dispuso un nuevo estudio sobre el arma calibre 22, para que sea accionada por otra persona y que su mano sea sometida a la misma pericia de barrido electrónico efectuada en Nisman, a fin de corroborar si efectivamente deja rastros de pólvora.

En simultáneo, la magistrada —quien retornó de sus vacaciones para hacerse cargo del expediente- dispuso el allanamiento de las oficinas del fiscal especial para la causa Amia, ubicadas en Hipólito Yrigoyen 460, piso 7, a fin de reunir material probatorio.

El operativo fue realizado por personal de Prefectura, con soporte de la Policía Metropolitana, y el interés de la fiscal estaba puesto en la computadora y en el escritorio de Nisman. La fiscal ratificó este martes, en declaraciones radiales, que "el resultado de la autopsia ha confirmado de manera categórica" que no hubo otras personas que hayan intervenido en la muerte de Nisman, aunque aguarda el resultado de varias medidas de prueba ordenadas y avanza en las declaraciones testimoniales.

Entre ellas, solicitó el registro de llamadas y mensajes entrantes y salientes de los teléfonos de Nisman desde "cinco días antes" de su fallecimiento, además de los registros de las cámaras de seguridad del edificio de Puerto Madero y material de sus computadoras.

"Hay muchísimas medidas de prueba que disponer en la causa que llevamos adelante, hay que esperar que arrojen resultados los estudios de sangre encontrada en el arma y en el lugar. Se están aplicando cotejos en laboratorios químicos directamente con ADN. Yo no dispuse con factor y grupo (sanguíneo), sino directamente con ADN, para que de esa manera sea categórico el resultado", aseguró.

A la vez, indicó que estos estudios permitirán determinar "si toda esa sangre se correspondía con la persona del doctor Nisman o pudo haber otra persona". Por otra parte, se supo el nombre del colaborador que le llevó el arma a Nisman, Diego Lagomarsino, de quien la fiscal sostuvo que "trabajaba desde 2007 en especialidad de informática, una parte técnica de esa unidad fiscal, y lo hacía a requerimiento sólo del doctor Nisman".

Afirmó además que "esta persona trabajaba tanto dentro de la unidad como en su domicilio, cuando lo requería" el fallecido fiscal, porque "era una persona muy allegada", y que "el arma estaba debidamente registrada a nombre de esta persona".

"No secuestramos ninguna otra arma en el domicilio particular del doctor Nisman, ni en cajas de seguridad, ni cajones ni lugares en las que podían estar debidamente resguardadas. Por el momento no se secuestró, no se encontró, por lo menos en todo lo efectuado este lunes, con testigos hábiles que presenciaron todo el procedimiento, ninguna otra arma", insistió Fein.

La fiscal ratificó además que no "descarta" la hipótesis del suicidio, aunque remarcó que se desconoce el móvil: "No descarto la inducción o la instigación, no digo que sea así, pero no lo descarto. Mi función es seguir investigando. Hay a veces muchísimos móviles que a cualquier ser humano lo llevan a un acto trágico".

Dueño del arma

El arma con la que se habría suicidado Alberto Nisman está registrada a nombre de Diego Lagomarsino, colaborador del fiscal, y experto en informática, de 35 años, y que es la persona que le llevó el arma al edificio Le Parc: “El sabía que yo tenía un arma. Me dijo que estaba muy preocupado y con miedo de que le pueda pasar algo, me pidió que se la llevase”. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS