Política

"No estuve preso, sino secuestrado", aseguró Cristóbal López

El empresario fue liberado tras un fallo de la Cámara Federal porteña, que cambió la carátula de fraude a evasión. La Afip adelantó que apelará.

Sábado 17 de Marzo de 2018

Los empresarios Cristóbal López y Fabián De Souza recuperaron ayer su libertad, luego de que la Cámara Federal porteña les otorgara la excarcelación por considerar que esa medida no pone en riesgo la investigación contra el Grupo Indalo, involucrado en una millonaria evasión impositiva, informaron fuentes judiciales.

La decisión fue tomada por la Sala I del tribunal de apelaciones, que debió recurrir al voto del camarista Eduardo Farah para desempatar entre las posiciones de Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia, que fue quien consideró que la prisión preventiva debía "ser confirmada".

Tras conocerse las excarcelaciones, la Afip anticipó que apelará a la Cámara de Casación Penal para que la causa de Oil Combustibles se mantenga en la Justicia federal, de modo de evitar que los empresarios excarcelados se vean beneficiados con una disminución de sus deudas con el fisco.

Tras ser liberado, López habló con la prensa al llegar a su domicilio en el barrio porteño de Puerto Madero y aseguró que él no se quedó con dinero de impuestos no pagados por su holding y remarcó que tuvo que poner plata de su bolsillo.

"Yo no me quedé con nada. Al revés, le puse de mi bolsillo $700 millones al Grupo Indalo", dijo López.

El empresario luego aseguró que no estuvo preso, sino "secuestrado" y apuntó contra el magistrado: "Lo que dice que hice es mentira, preguntenlé quién le dijo que me metiera preso".

Sobre la familia Kirchner dijo: "No tienen amigos, te ponen distancia siempre, con Cristina no tenía relación". Ante la consulta de si evadió el pago de impuestos, remarcó: "Una cosa es tener deuda y otra es evadir".

En una improvisada rueda de prensa dijo que pasará el fin de semana junto a su familia y que, a partir del martes, hablará con todos los programas que le quieran dar un espacio para que explique su situación.

"Me arrepiento de no haber hablado. Hay una cuestión mediática, económica y política", analizó para explicar su detención y lo vinculó con su buena relación con la administración kirchnerista. "Todo lo que huela a Cristina hay que meterlo preso", dijo.

López y De Souza estaban detenidos desde fines de diciembre del año pasado, cuando el juez Julián Ercolini entendió que el intento de venta del Grupo Indalo al fondo de Inversión OP investments era un intento de eludir el accionar de la Justicia.

Con los votos de Ballestero y Farah, la Cámara Federal sostuvo que el intento de venta no implicó una obstrucción a la causa penal y que el delito por el que debe investigarse a los procesados es "apropiación indebida de tributos" y no "administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública".

El cambio de carátula significa que López y De Souza deberán rendir cuentas por evasión ante la Justicia Penal Tributaria, lo que podría permitir a los empresarios solicitar la adhesión a una moratoria que les posibilitaría una considerable reducción de la deuda que tienen con el fisco.

La cúpula de la Afip se mostró ayer "sorprendida" por el "subrepticio" cambio de carátula que benefició a ambos empresarios, según altas fuentes del organismo.

La excarcelación de ambos empresarios, más el cambio de carátula, los coloca bajo investigación en la Justicia Penal Tributaria y esto podría cambiar sustancialmente el futuro financiero del Grupo Indalo en lo que respecta a su deuda con la Afip.

"Con esta recalificación de los hechos se redujo el embargo de 17.000 millones a 8.000 millones de pesos y, además, tendrán la posibilidad de adherirse a los beneficios de la ley 27.260, que les reduce en forma considerable la deuda que mantienen con el fisco", agregó la misma fuente.

En tanto, fuentes judiciales informaron que el intento de venta del Grupo Indalo podía tener consecuencias en el concurso de acreedores de la firma Oil Combutibles, que se tramita ante el fuero comercial, pero no en el juicio que se tramita en los tribunales federales de Comodoro Py.

El delito de "apropiación indebida de tributos" tiene una pena de dos a seis años de prisión para los autores (contribuyentes) y se agravaría en el caso de Echegaray por haber favorecido la comisión del delito desde su posición de funcionario público.

Según el procesamiento que les había dictado el juez Ercolini, López y De Souza se beneficiaron de "modo sistemático y deliberado" de "facilidades de pago vinculadas al pago del impuesto a la transferencia de combustibles líquidos", que les facilitó Echegaray entre mayo de 2013 y agosto de 2015.

A los tres procesados, los camaristas les confirmaron embargos por 8.945 millones de pesos, según surge del fallo de 110 páginas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario