Política

"No avalábamos tener afiliado a un condenado por delitos de lesa humanidad"

Vildor Garavelli, ex intengrante del Colegio de Abogados de Rosario, explícó los motivos por los que se le había quetado la matrícula al ex militar. "La cantidad y calidad de delitos por los que fue condenado nos daban facultad para suspenderlo", explícó. Ahora, la Cámara Penal revocó esa sanción.

Lunes 26 de Diciembre de 2011

Vildor Garavelli, ex miembro de comisión directiva del Colegio de Abogados y uno de los profesionales que aprobó la decisión de suspenderle la matrícula al ex militar Juan Daniel Amelong, defendió aquella disposición.

En contacto con el programa La que se viene de La Ocho, Garavelli sostuvo: “La calidad de los delitos que se le imputaban a Amelong y la cantidad de homicidios,secuestros y torturas las causas Guerrieri y Hospital de Paraná, eran de tal magnitud que el Colegio de Abogados tenía facultades desde el punto de vista administrativo suspender su matrícula”.

Garabelli fue consultado esta mañana al conocerse el fallo de la Cámara Penal de Rosario que revocó la suspensión que le había impuesto el Colegio al ex militar condenado.

“El fallo (de la Cámara) podía estar dentro de las posibilidades. Uno de los temas que se debatió en el directorio planteaba que había que esperar que la sentencia sea o no definitiva. Y lo que la Cámara Penal plantea que no se respetó la doble instancia. Es decir que rige el principio de inocencia hasta que se dicta sentencia definviva”, dijo el abogado

Garabelli recordó que cuando el directorio del Colegio tomó la decisión de quitarle la matrícula a Amelong, “lo hizo para dar un ejemplo claro. Nosotros no avalábamos tener asociada a una persona condenada por esos delitos. Además no hubo de parte de Amelong ningún arrepentimiento", explicó Garabelli.

Amelong "hizo una encendida defensa del terrorismo de Estado. Desconoció al tribunal que lo juzgaba. Tuvo epítetos agraviantes hacia los abogados de las otras partes. Estaban dadas las situaciones. El Tribunal de Etica lo había dejado en el 2004 stand by. Nostros consideramos que una vez salida la setencia, y de acuerdo a la ley orgánica de los tribunales y al estatuto del Colegio de Abogados, nosotros podríamos intervenir quitándole la matrícula. No es una cuestión meramente adminsitrativa. Hubo una evaluación ética, jurídica y política y tomamos la decesión”.


 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario