Política

Néstor Kirchner sufrió un duro revés en la apuesta más fuerte del oficialismo

Buenos Aires.— El ex presidente y principal candidato del Frente Justicialista para la Victoria en esta provincia, Néstor Kirchner, sufría esta madrugada un duro revés en la pulseada electoral con el diputado Francisco De Narváez, en lo que era la principal apuestra electoral del oficialismo en el país. 

Lunes 29 de Junio de 2009

Buenos Aires.— El ex presidente y principal candidato del Frente Justicialista para la Victoria en esta provincia, Néstor Kirchner, sufría esta madrugada un duro revés en la pulseada electoral con el diputado Francisco De Narváez, en lo que era la principal apuestra electoral del oficialismo en el país. Al cierre de esta edición, el candidato de Unión-PRO aventajaba al esposo de la presidenta por 2,2 puntos, cuando ya estaban escrutadas el 82,8 por ciento de las mesas. Una tendencia que, en rigor, se mantuvo casi inalterable desde el principio del recuento, y que le dio al candidato macrista la oportunidad de declararse ganador mucho antes de la medianoche.

Escrutadas más del 80 por ciento de las mesas, De Narváez se imponía con el 34,5 por ciento de los votos, contra 32,3 de Kirchner. Margarita Stolbizer, del Acuerdo Cívico y Social, lograba hacer una buena elección con el 21,1 por ciento de los sufragios, y Martín Sabbatella, de Nuevo Encuentro, levantaba satisfecho su 6 por ciento de votos.

El escrutinio se mantuvo en un nivel parejo durante todo su desarrollo. El candidato de Unión-PRO hizo la diferencia desde el principio del recuento oficial (pese a que desde el oficialismo algunas voces lanzaban resultados de boca de urna favorables a su candidato. Y a medida que la diferencia se mantenía, la ilusión en el búnker kirchnerista se fue desvaneciendo. Pero fue recién a las 2.15 de la madrugada cuando el ex presidente reconoció públicamente la derrota (ver aparte).

De este modo, Unión-PRO consigue 13 diputados nacionales de los tres que arriesgaba, mientras que el Frente Justicialista para la Victoria pierde ocho de los 20 que ponía en juego. También ocho son los que gana el Acuerdo Cívico y Social, y serían dos para la fuerza del intendente de Morón.

Para muchos, este resultado inaugura una definitiva vuelta de página en el futuro inmediato del país. Para el oficialismo fue sin dudas una noche dura en la mayor apuesta política que hizo este año.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario