Política

Moyano y Micheli, duros con el gobierno en la última protesta callejera del año

Hugo Moyano y Pablo Micheli se volvieron a juntar para fustigar al gobierno nacional. Con un lenguaje que osciló entre las reivindicaciones sindicales y el plano político explícito, los sectores...

Jueves 20 de Diciembre de 2012

Hugo Moyano y Pablo Micheli se volvieron a juntar para fustigar al gobierno nacional. Con un lenguaje que osciló entre las reivindicaciones sindicales y el plano político explícito, los sectores sindicales que conforntanrsan con la Casa Rosada produjeron la última protesta de año. "Pero si no tenemos respuesta habrá más lucha" advirtió el dirigente estatal de la fracción de la CTA opositora.

El líder del sindicalismo camionero y principal convocante de ayer a la Plaza de Mayo planteó que va a llevar "esta lucha al plano político". Y se preguntó: "¿Por qué no podemos hacer de nuestra lucha un tema político? En 2013 los trabajadores tendremos la gran oportunidad de expresar en las urnas nuestro rechazo a esta política".

El acto se distinguió por dos aspectos: una convocatoria ruidosa pero modesta para la expectativa creada —unos 25 mil manifestantes—, y además, por la diversidad. La coalición opositora que se va constituyendo desde el plano sindical al político llegó ayer a su máxima amplitud: se los vio en el escenario — o en las inmediaciones—, de manera simultánea, a los jefes de la CGT Azul y Blanca que conduce Luis Barrionuevo, a los diputados Ricardo Alfonsín (UCR), Pino Solanas( Proyecto Sur), Eduardo Amadeo ( Peronismo Federal), y, entre otros, a Omar Barchetta (PS). También estuvieron en la heterogénea convocatoria el miembro de la Mesa de Enlace Agropecuaria Eduardo Buzzi y los tradicionales dirigentes del trotskismo Vilma Ripoll y Jorge Altamira.

Con un discurso de 27 minutos, Moyano fue el orador de fondo con dos pedidos finales, directamente a la presidenta: "Por favor ocúpese de la inflación y de la inseguridad, que cuenta con todos los instrumentos para solucionarlo". Antes, el jefe de la CGT opositora había puesto el acento en los puntos principales que fueron la piedra de toque de su ruptura con el kirchnerismo. Moyano bramó contra "ese impuesto perverso —a las ganancias—, que constituye un robo. Nosotros reclamamos y ellos —por el gobierno— se hacen los distraídos".

La cuenta que hace el líder camionero es que el "gobierno congeló los salarios", y que está "aplicando un ajuste como lo quiere el FMI". Y la explicación es que entre la retención por ganancias y la inflación, el salario se encuentra congelado.

A su vez, la protesta de las centrales opositoras tuvo un lugar especial para agrupaciones de jubilados alineadas con el moyanismo. La reciente referencia de CFK a los "caranchos" — por los abogados que le hacen juicio al Estado por temas previsionales— fue muy repudiada ayer con dureza en la Plaza de Mayo. "Cuidado presidenta con los «caranchos», que en 2013 vienen las elecciones", le advirtieron. Entre el discurso de la Azul y Blanca y el de Moyano, le tocó el turno a Micheli. El dirigente de ATE Capital fue el más flojo a la hora de convocar manifestantes. Las divisiones al interior de su gremio se notaron en la Plaza. "Con la diversidad se puede construir" aportó Micheli, en clara referencia a la composición política que en ese instante reunía el escenario.

Como es tradicional, además, el Partido Obrero y otras organizaciones de la izquierda de banderas rojas aportaron columnas nutridas. La convivencia con los peronistas no fue de hermandad, sólo hubo algunos roces que no pasaron a mayores. El acto definió una consigna, "unidad en la acción". Entre tanta dureza discursiva, sin embargo, hubo también un tendido de puentes al diálogo.

Cuando la protesta se encaminaba a la desconcentración, uno de los hombres políticamente más lúcidos del moyanismo, Juan Carlos Schmid, resumió a LaCapital: "El gobierno está en un giro conservador en materia fiscal, nosotros tenemos que dar la lucha para revertirlo. Lo del planteo político, por ahora es una búsqueda".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario