Política

Monzó ratificó que no se postulará a la reelección

El presidente de la Cámara alta está descontento con la construcción política del oficialismo.

Sábado 03 de Noviembre de 2018

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, ratificó ayer su decisión de no renovar su banca en las elecciones de octubre de 2019, cuando termine su mandato, como se lo había anticipado a fines de abril al presidente Mauricio Macri y al jefe de Gabinete Marcos Peña.

"No busco nada. Me preguntan y contesto; se trata de una decisión que tengo tomada hace mucho tiempo", dijo Monzó ayer a un portal de noticias, y aclaró: "Ya hice el duelo, voy a cumplir con mi mandato institucional, pero no voy a reelegir".

Monzó comunicó al gobierno a fines de abril su decisión de no postularse a la reelección, y por entonces hasta se especuló con la posibilidad de que se hiciera cargo de una embajada, pero ante la coyuntura económica permaneció en su puesto y participó de las negociaciones junto al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para acordar con el PJ la sanción del presupuesto 2019.

En esa sesión del 24 de octubre, Monzó se volvió a destacar por su capacidad de conducción cuando evitó que los incidentes y la embestida del kirchnerismo hicieran fracasar la sesión por el presupuesto.

En abril pasado Monzó avisó que no se iba a presentar para un nuevo mandato debido a diferencias con integrantes del gobierno y en varias entrevistas cuestionó al asesor de imagen del macrismo Jaime Durán Barba.

El legislador siempre se mostró partidario de ampliar el espacio político e incorporar a dirigentes del peronismo, donde militó antes de convertir en un operador y armador del PRO.

Monzó es un hombre de la política. Armó el PRO en todo el país, era el hombre fuerte del partido que mandó adelantados para construir estructuras donde no había nada, aterrizaba en los distritos y era como si llegara un Macri nuevo, con capacidad de ver las necesidades del otro, lo que le permitía tejer alianzas y construir acuerdos.

También jugó fuerte para concretar el acuerdo con los radicales, a lo que se negaba Durán Barba. Y el que propuso que María Eugenia Vidal fuera la candidata en Buenos Aires luego de que Gabriela Michetti desistiera a esa postulación.

Vidal nunca le perdonó que quisiera acordar con Sergio Massa para garantizar la victoria bonaerense, y Marcos Peña aprovechó esa discrepancia para beneficiar a las otras patas de la mesa chica del gobierno que lidera Macri y también integra Horacio Rodríguez Larreta. Monzó quedó afuera de las decisiones, castigado en un rol institucional que despliega con arte y belleza, pero no puede salir del Congreso a hacer lo que quiere y le gusta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});