Política

Monzó no continuará en Diputados después de 2019

El titular de la Cámara baja, que mantuvo diferencias con dirigentes del PRO, le comunicó a Macri que no renovará su mandato.

Martes 24 de Abril de 2018

El presidente de la Cámara de Diputados nacional, Emilio Monzó, le anunció ayer al presidente Mauricio Macri que no tiene intenciones de renovar su mandato y continuar al frente del cuerpo, por lo que después de 2019 podría "colaborar en otra tarea".

La confirmación corrió por cuenta del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien dijo que Monzó "no quiere otro mandato" como titular de la Cámara baja, pero finalizará su período como diputado.

"Monzó no quiere otro mandato en Diputados", subrayó Peña, y señaló que el legislador es una "persona de extraordinaria importancia" dentro del frente Cambiemos.

El jefe de ministros sostuvo que Monzó "pretende colaborar en otra tarea" cuando finalice su período en la Cámara baja en diciembre del año próximo.

Sobre las diferencias entre los principales dirigentes del PRO y el legislador, de origen peronista, Peña indicó que su decisión de salir del Congreso tiene que ver con "una cuestión más humana que con tener perspectivas distintas".

El funcionario aseguró que en su cargo en Diputados, donde el gobierno no tiene mayoría, Monzó estuvo al frente de "debates intensos".

"Fuimos los dos que coordinamos la campaña de 2015 y no quita que podamos tener perspectivas distintas. No tiene que ver tanto esa idea de no seguir por diferencias sino por una cuestión más humana", evaluó el jefe de Gabinete sobre la decisión del presidente de la Cámara baja.

Monzó se reunió el lunes pasado en la Casa Rosada con Macri y Peña para comunicarles su decisión de no continuar al frente de Diputados y surgió la posibilidad de buscarle un destino fuera del país.

La situación volvió a disparar los rumores de tensión en la relación del legislador con el círculo más cercano al jefe del Estado, que lo había alejado de la mesa chica poco después de llegar a Balcarce 50, pese a haber sido uno de los principales armadores de Cambiemos en Buenos Aires.

El dirigente de origen peronista nunca estuvo a gusto con la posición en la que quedó después de llegar al Congreso: el diálogo con el Ejecutivo a veces se tornó escaso y sus comentarios fueron desoídos.

Además de su desplazamiento de la mesa de las decisiones estratégicas, Monzó vio fracasar su intento por incorporar peronistas a la gestión. Incluso, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, tampoco aceptó negociar con él un espacio de influencia en el principal distrito electoral del país.

Paralelamente, se hicieron públicas sus críticas al timbreo, la práctica de cercanía de Cambiemos, y luego de varios reportajes que fueron objetados por la comunicación oficial, Macri y Monzó pudieron lograr una mejor convivencia.

Pero a fines de 2017, cuando trascendió que la electa diputada por la ciudad de Buenos Aires Carmen Polledo podría ser ungida titular de la bancada PRO, amenazó con renunciar y salió en defensa del lugar de Nicolás Massot, el joven peronista que se transformó en su mano derecha.

Finalmente, en la Rosada aceptaron su exigencia. Aunque Monzó volvió a complicarse la semana pasada, cuando el peronismo unido casi logra el quórum para discutir las tarifas en sesión especial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});