Política

Milagro Sala cumple prisión domiciliaria en El Carmen

La dirigente social protestó porque no fue trasladada a su casa de la capital jujeña. Tendrá un régimen de visitas acotado en horas y días

Sábado 16 de Diciembre de 2017

La dirigente social Milagro Sala fue trasladada ayer desde el penal de mujeres del barrio Alto Comedero, de la capital jujeña, hasta su residencia, ubicada en la localidad de El Carmen, donde cumplirá prisión preventiva con restricciones, según resolvió el juez jujeño Pablo Pullén Llermanos.

   El magistrado dispuso que la líder de la organización Túpac Amaru cumpla, por segunda vez, "un régimen de prisión preventiva domiciliaria", con restricciones similares a las que mantenía en ese mismo inmueble hasta octubre pasado, cuando se le revocó el beneficio y fue devuelta a la unidad penitenciaria, lo que derivó en el rechazo por parte de Sala y sus defensores.

   "Pullén Llermanos ha violado nuevamente lo que ordenó la Corte Interamericana de Derechos de Humanos y la Corte Suprema de la Nación, porque mi domicilio es en la calle Gordaliza 1711, del barrio Cuyaya (en San Salvador de Jujuy)", dijo Sala a Télam, al acercarse hasta la puerta de entrada de su actual residencia, tras llegar al lugar.

   La dirigente de la Túpac Amaru ingresó a su propiedad poco después de las 15, custodiada por efectivos del Servicio Penitenciario y autoridades judiciales de Jujuy, que fueron transportados en dos automóviles.

   Sala fue recibida en el lugar por sus hijos, nietos y otros diez familiares, que aguardaron su arribo desde el mediodía y la recibieron con abrazos y muestras de cariño.

   En ese contexto, la dirigente hizo referencia a su traslado y enfatizó: "No me siento nada bien porque mis compañeras quedaron adentro de la cárcel", sostuvo en referencia a las mujeres cooperativistas encarceladas, y agregó:, "Siento mucha indignación porque el juez no cumplió con la resolución y tuvo que esperar hasta el último día".

   Luego del traslado, la parte exterior del inmueble quedó vigilada por personal de Gendarmería Nacional y al menos seis efectivos policiales, quienes vallaron la calle de acceso a la casa limitando el ingreso sólo a familiares.

   Sobre las condiciones de detención, Pullén Llermanos señaló que "no es una sustitución de prisión preventiva por otra medida distinta", sino que "se modifica el régimen de cumplimiento de la misma".

   Aclaró que esta vez no tendrá monitoreo electrónico y que en el caso de la atención y cuidado de su salud queda en responsabilidad "exclusiva" de Sala, aunque "deberá informar semanalmente de los tratamientos médicos".

   En cuanto al régimen de visita, estableció que el ingreso y permanencia seguirá siendo sin límite temporal para parientes consanguíneos y afines, hasta el cuarto y segundo grado respectivamente, quienes deberán acreditar el parentesco.

   El resto de los visitantes sólo podrán ingresar al inmueble hasta cuatro personas a la vez, en el horario de 7 a 19, los días martes, jueves y sábados, con un límite máximo de veinte personas por cada día de visita.

   No se permitirá el ingreso de ningún tipo de vehículo motorizado, así sean propiedad de la familia de Sala. Tienen terminantemente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas de ningún tipo. La dirigente barrial podrá circular libremente por cualquier sitio de la propiedad.

   Uno de los abogados de la defensa de Sala, Luis Paz, reprochó que la prisión domiciliaria se efectúe con "las mismas condiciones de restricciones y obligaciones impuestas por el juzgado".

Objeciones

A su vez, Marcos Aldazábal, también del equipo de defensores de Sala, dijo que el juez "no entiende cuál es su competencia" y que tampoco "comprende cuál es la estructura del derecho", al indicar que sólo debía limitarse aplicar las resoluciones de la Corte IDH y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

   Pullén Llermanos le dictó la prisión preventiva a Milagro Sala en dos causas: una conocida como "balacera de Azopardo" (ya elevada a juicio), en la que está procesada por tentativa de homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria, y la otra por "lesiones graves agravado por el número de personas intervinientes" en la causa Lucas Arias.

   En otras causas, Sala también enfrenta cargos por fraude, extorsión y asociación ilícita.

   Recién trasladada a su casa del dique La Ciénaga, Sala se refirió a la megacausa de corrupción por la que se la acusa de haber desviado el dinero correspondiente a 2.300 casas. Si bien nuevamente evitó dar nombres propios, la dirigente volvió a decir que integrantes del gobierno actual y de algunos municipios deberían estar detenidos junto a ella. "El gobierno de Fellner (Eduardo, ex gobernador Jujuy) tiene que hacerse cargo del negociado, con el de (el gobernador) Gerardo Morales", aseguró Sala.

   El viernes 2 de junio, la Justicia jujeña había solicitado la detención de Fellner por una causa que investiga el destino de 1.200 millones de pesos que debieron ser empleados para la construcción de viviendas por parte de la organización Túpac Amaru. Pero el lunes 5 de junio, el juez de Control número 4 de Jujuy, Isidoro Cruz, rechazó el pedido de detención.

   Sala volvió a advertir que funcionarios del gobierno actual están imputados en hechos de corrupción, pero evitó dar nombres. "Los jujeños saben quienes son los que tienen boliches, flotas de autos; saben que algunos llevan la plata a Uruguay y de ahí a Panamá", aseguró.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario