Política

Michetti: "No imagino a votantes de Massa y De la Sota apoyando a Scioli"

En una entrevista con La Capital, la candidata a vicepresidenta de la Nación de Cambiemos se permite asegurar que Daniel Scioli no ha podido crecer desde las primarias.

Domingo 13 de Septiembre de 2015

Gabriela Michetti se instaló durante tres días en la provincia de Santa Fe en plan de campaña tratando de que la fórmula presidencial que integra junto a Mauricio Macri siga ganando terreno en el camino hacia las elecciones del 25 de octubre. En ese contexto, sostiene que las demandas de los santafesinos tienen una linealidad con las del resto de las provincias: las complicaciones de las economías regionales y la inseguridad.

En una entrevista con La Capital, la candidata a vicepresidenta de la Nación de Cambiemos se permite asegurar que Daniel Scioli no ha podido crecer desde las primarias, y que no se imagina a ningún votante de José Manuel de la Sota y Sergio Massa cambiando su sufragio para direccionarlo hacia el Frente para la Victoria.

Respecto de la problemática situación que afronta el periodista deportivo y primer candidato a diputado nacional, Fernando Niembro, Michetti no se esconde en ambigüedades y hace una férrea defensa del ex comentarista de Fox. Y va más allá al vincular a Scioli con la ofensiva de los últimos días.

—No hay hasta aquí demasiada expectativa electoral, como tampoco la hubo en las primarias.

—Tratamos de llevar un mensaje político y escuchar a la gente. Y, en ese sentido, quienes se acercan a mí cuando hacemos los actos y eso, me comentan sobre sus problemáticas e inquietudes. Sí encontré que tanto en los pueblos como en Rosario es lo mismo que me pasa en otros lugares del país, por ejemplo en el ámbito de la producción. Los productores, en el ámbito de la economía regional que sea, están atravesados por la misma problemática. Las variables macroeconómicas de la Argentina no le cierran a ninguno. Sean agropecuarios, vitivinícolas, arroz o lo que sea. Entre los productores santafesinos, se dice eso. En los pueblos nos transmiten la preocupación por la inseguridad, eso está recontra presente. Una señora me dijo: "Nosotros necesitamos volver a vivir en paz".

—¿Y desde el punto de vista de la seguridad, qué les podrían dar a los rosarinos Macri como presidente y usted como vice que hoy no les esté dando el gobierno?

—Nuestro gobierno tendrá como eje la lucha contra el narcotráfico. Eso cambia: nosotros vamos a tener un plan nacional serio que, además, no sólo será explicitado sino que también está pensado bajo un punto de vista regional. Esta debe ser una pelea regional. Queremos hacer una Corte Penal de Justicia contra el narcotráfico en América latina, que esté despegada del territorio para que las fuerzas de seguridad no se contagien y corrompan. Toda una batería de propuestas serias, profesionalizadas y modernas.

—¿Y el gobierno no hace nada por ineptitud, desinterés o connivencia?

—Hay un multiplicidad de razones, no sólo desidia. Hay complicidades, silencios, que indican algo más que falta de competencia y desidia. Cuando no se radariza el espacio aéreo y no se hace nada con las pistas de aterrizaje hay otra cosa. Diputados de varios partidos fuimos solos a la frontera y hablamos con los jueces de Salta y Jujuy, y los gendarmes nos contaron cosas. ¿Nosotros llegamos a este punto y el gobierno no llega? Es una cosa de locos. Tienen que haber en el gobierno cuestiones que van más allá de la desidia.

—¿En lo estrictamente político, no sobra un candidato opositor para ganarle al peronismo?

—Yo creo que hicimos bien en ir a las Paso con nuestra identidad, en un acuerdo con la UCR y la Coalición Cívica. Sumar dirigentes no necesariamente suma voluntades, ciudadanos y votos, porque a veces resta. Hicimos bien en apostar a nuestra identidad, nuestro proyecto, y no sumar a Massa, porque era otra cosa.

—Pero para ganarle al peronismo hacen falta otras cosas.

—Sí, está bien, pero también se le puede ganar de esta manera. Con De la Sota y Massa juntos y nosotros desde este lugar. Ellos contienen un voto peronista opositor y ese voto no va a Scioli.

—¿Está segura de eso?

—No me puedo imaginar que una persona que votó a Massa o De la Sota escuchando que son taxativamente terriblemente críticos del gobierno nacional le ponga ahora el voto a Scioli. Me resulta imposible. Scioli tiene una dificultad enorme para crecer desde las Paso. Todos los votos de Stolbizer, Massa y Cambiemos son votos opositores.

—¿Le sorprendieron los dichos de Bonfatti diciendo en su momento que votaría a Scioli?

—¿Dijo eso? No lo sabía.

—Luego sostuvo que no votaría al candidato "de la derecha".

—Qué apuesta complicada. Votar eso es la continuidad de lo que tenemos hoy: inseguridad, narcotráfico. Qué complicado para la gente que Bonfatti diga eso, y me parece peligroso.

—¿Por qué?

—Porque en estos días que recorrí Santa Fe pregunté y me dijeron que a nuestras recorridas vinieron socialistas, radicales. Va a tener problema Bonfatti con esas declaraciones.

—No creo que usted admita en público que haya sido un error poner a Niembro como primer candidato a diputado, ¿pero cómo sale Cambiemos luego de esta denuncia por lavado de dinero?

—La denuncia contra Niembro está vinculada a la necesidad del gobierno de la provincia de Buenos Aires de parar al candidato que estaba poniendo claridad sobre lo que pasa en ese distrito, y como ninguno se lo ponía. Cada vez que aparece Niembro y habla como habla —porque la conoce y no es un advenedizo— a Scioli no le gusta lo que dice y cómo lo dice. Querían sacarlo de la cancha y debilitarlo.

—¿Y de la denuncia en sí qué opina?

—El tema en sí está expuesto en la Justicia. El gobierno de la ciudad tiene todos los papeles, las cosas abiertas, dejó pasar el pedido de informes. Están todos muy tranquilos en términos de la regularidad de las contrataciones. Niembro fue y se presentó al juez. La otra cuestión que se plantea es si Niembro es ético o no, porque se presenta como candidato del PRO habiendo sido proveedor del gobierno de la ciudad.

—¿Y cómo responde a ese dilema?

—Yo me pregunto, ¿si nosotros somos los primeros que estamos pidiendo a la gente que se involucre en política, y Niembro lo hace y deja todo su prestigio de periodista, por qué ahora decimos que no es ético? Es una locura. Si la persona empieza a trabajar y le decimos "no, ahora no porque fuiste proveedor" del Estado es una locura. No sería ético si fuese al revés: si sos político y después te quedás como proveedor del Estado para lucrar desde ahí.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS