Política

"Más que el Frente Progresista, la gente pone algo en juego"

Cierre de campaña. El gobernador santafesino Antonio Bonfatti confía en que el oficialismo batirá en las urnas a "un cúmulo de vaguedades y propuestas vacías".

Viernes 12 de Junio de 2015

Al filo del cierre de campaña, el gobernador Antonio Bonfatti admite que la del domingo próximo "no es una elección de diferencias abismales, cuatro o cinco puntos", aunque rápidamente confía en un triunfo del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) en la provincia y en Rosario. Sustenta esa expectativa en un par de encuestas recientes y en la convicción de que Miguel Del Sel, el rival con el que el oficialismo viene polarizando desde las Paso, es "un cúmulo de vaguedades y testimonios vacíos".

Tomando distancia por unos escasos minutos de la actividad proselitista en su despacho de la sede de Gobernación, el también postulante a diputado provincial asegura a La Capital que "muchos culpables de la destrucción de la década del 90 se reciclaron y hoy están al lado de candidatos que, cuando se los escucha hablar, abundan en propuestas sin contenido". Y aprovecha para descartar de plano una campaña sucia contra los referentes del macrismo.

Tras considerar que el oficialismo avanzó en la recuperación del voto de confianza luego de las primarias abiertas y que la sociedad política con los radicales está consolidada, Bonfatti subraya que, "más que el Frente Progresista, es la ciudadanía la que pone algo en juego" en la inminente cita con las urnas. Por último, advierte que "las Paso pueden actuar como un indicador, no siempre definitivo".

—¿El domingo qué pone en juego el FPCyS?

—Más que el Frente Progresista, es la ciudadanía la que pone algo en juego. Cuando uno habla de gobernar, está pensando en proyectos, en lo realizado y en lo que queda por concretar. Venimos recorriendo un camino muy importante de transformaciones en Santa Fe, desde el gobierno de Hermes Binner hasta la actualidad, de las que podemos dar cuenta en cada lugar de la provincia con obras o acciones. Por eso hablamos de salud, educación, vivienda, trabajo, Justicia y seguridad.

—¿Qué escenario vislumbran para los comicios en función de las encuestas que están manejando?

—Tenemos encuestas de Manuel Mora y Araujo y de Nueva Comunicación que reflejan al Frente Progresista liderando tanto la provincia como las ciudades de Rosario y Santa Fe. Pero nunca hay que confiarse. Debemos seguir en contacto con la gente.

—¿Es un final cabeza a cabeza, tanto en la provincia como en Rosario?

—No es una elección de diferencias abismales. Estamos hablando de cuatro o cinco puntos. Pero lo importante es ver la tendencia, que es el crecimiento de un candidato y el decrecimiento de otros. Y las tendencias, a veces, son inexorables.

—El Frente Justicialista viene pregonando un crecimiento en los últimos días.

—No es lo que están reflejando las encuestas que manejamos.

—¿Confían en recuperar el voto de confianza debilitado por las Paso?

—Es lo que uno viene registrando en la calle, donde muchas personas nos dicen: "Ahora vamos en serio. Si tuvimos que dar un mensaje, ya lo dimos". Recuerdo la confrontación entre Binner y Rafael Bielsa, cuando en las internas el justicialismo estuvo diez puntos arriba del socialismo y luego, en las generales, fue al revés. Las Paso pueden actuar como un indicador, no siempre definitivo.

—Tras el 19 de abril hubo una reconfiguración de la estrategia de campaña oficialista, que apeló a una impronta más frentista.

—Por entonces competíamos con candidatos de nuestro propio frente, esto es lo que la gente tiene que entender. El rival de Miguel Lifschitz fue Mario Barletta, el mío fue Rubén Giustiniani y el de Mónica Fein fue Pablo Javkin. Ahora estamos trabajando juntos en la calle y el FPCyS luce consolidado. Tenemos 20 años de historia en común. Las primarias ya se terminaron y vamos todos juntos hacia adelante.

—También fue necesario salir a buscar ese voto disconforme con el oficialismo pero sin representación en el resto de la oferta electoral...

—Obviamente, como también el independiente y el de los que no sufragaron en las Paso o lo hicieron en blanco. El voto de cada santafesino adquiere un enorme valor y todos tenemos responsabilidades cuando elegimos de cara a los próximos años. Porque hay medidas cuyos efectos duran una generación completa. En la década del 90 se destruyeron muchas fuentes laborales. Perdimos una fábrica de acero como Somisa, YPF, Aerolíneas Argentinas, el Banco de Santa Fe, y costó mucho su recuperación. Pudimos hacerlo con Aguas Santafesinas SA (Assa), pero tenemos un juicio pendiente de 200 millones de dólares. También con la Empresa Provincial de la Energía (EPE), recuperada para bien. Hablemos de estas cosas y de la década del 90, cuando les redujeron los haberes a los empleados públicos y a los jubilados o no les pagaban lo que correspondía por coparticipación a municipios y comunas. Muchos culpables de esa situación se reciclaron y hoy están al lado de candidatos que, cuando se los escucha hablar, abundan en generalidades o propuestas sin contenido. Porque, hasta ahora, no han expresado nada.

—¿El voto radical disperso luego de las primarias finalmente irá al Frente Progresista?

—No tengo la menor duda. Además, existe una expresión en ese sentido de la UCR en su conjunto, que es la convención del partido. Incluso, resolvimos ir como Frente Progresista a las elecciones nacionales, despegados de una postulación presidencial.

—Llamó la atención que Eugenio Malaponte, ex precandidato a vicegobernador de Barletta, admitiese su voto a Del Sel.

—Una golondrina no hace verano. Lo importante es un partido, no una persona.

—¿Se terminó ensuciando la campaña?

—No es nuestro caso. Algunos se victimizan y afirman que los ensuciamos, pero nunca hablé en términos personales ni descalifiqué a un candidato. Sí dije que Del Sel no tiene propuestas para Santa Fe ni equipos y que repite, como en una obra de teatro, lo que le dicta Jaime Durán Barba, el jefe de la campaña publicitaria de Mauricio Macri. Reproduce relatos referidos a personas y no expresó un solo proyecto referido a la gobernabilidad de una provincia. ¿Eso es una campaña sucia? Además, lo comprobamos en el debate de los candidatos a gobernador: Del Sel fue un cúmulo de vaguedades y testimonios vacíos. "Voy a mejorar la seguridad pagando mejores sueldos", dice, pero esa no es una propuesta. Debería considerar que Santa Fe tiene, en esa materia, uno de los mejores salarios del país. Hablamos de 11.600 pesos para el policía que recién se inicia, sin adicionales o extras y para la categoría más baja. Y después aumenta en función de la graduación que va adquiriendo el agente a lo largo de su carrera. Otro dato: en la provincia hay 22 mil policías, mientras que la Metropolitana tiene sólo 5 mil en una ciudad de 3.200.000 habitantes. Encima, esos efectivos están distribuidos en los barrios más acomodados.

—El macrismo sostiene que usted se quiere atrincherar en Diputados para complicar una eventual administración provincial de Del Sel.

—No es así, porque vamos a ganar las elecciones. Además, las políticas públicas que venimos llevando adelante deben consolidarse desde la Legislatura. En mi caso, recuerdo que pagué parte de las consecuencias de tener minoría en ambas Cámaras. No pudimos sacar las leyes de hábitat y tierra para los santafesinos y de las corporaciones financieras, esta última destinada a reemplazar mínimamente al Banco de Santa Fe, que en su momento perdimos. Por eso la decisión de privilegiar lo colectivo sobre lo individual para seguir sirviendo a Santa Fe.

— ¿Cuál será la postal de lunes para el oficialismo?

— La de un festejo con mucha alegría y asumiendo la responsabilidad de un tiempo nuevo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS