Política

Mario Meoni, una carrera política que se forjó en la primavera alfonsinista

El ministro de Transporte murió el viernes a la noche en un accidente de tránsito cuando regresaba a Junín. Tenía 56 años

Domingo 25 de Abril de 2021

Se apasionó con la política desde sus 18 años, justo cuando la Argentina recuperó la democracia de la mano de Raúl Alfonsín, en 1983. Sin dudar, Mario Meoni militó en la poderosa Juventud Radical de años 80. Hizo carrera casi naturalmente, fue concejal, trabajó el bloque de diputados nacionales de la UCR, fue diputado provincial, y luego por tres períodos intendente de su ciudad, Junín, que cambio y mucho luego de su gestión: la avenida circunvalación y el autódromo fueron algunas de las obras que quedaron para siempre. De origen humilde, hijo de una madre ama de casa y de un padre empleado de Vialidad nacional, hizo la escuela primaria en una escuela rural. Luego, el secundario en el Nacional de Junín.

  De 56 años —nació el 22 de enero de 1965—, y tal vez por influencia del oficio paterno, heredó la pasión por la ruta, y por la velocidad. “No le gustaba que le manejaran el auto, lo manejaba siempre él”, contó a La Capital Andrés Andriolo, dirigente político de la cercana Pergamino, que supo compartir temporalmente militancia con Meoni entre 2013 y 2015, cuando se incorporó al Frente Renovador.

  El accidente que terminó con la vida del ministro de Transporte lo encontró viajando solo, en un auto oficial Ford Mondeo. “Era humilde, bajo perfil, le gustaba la velocidad, y no usaba el chofer asignado; acá en las ciudades chicas a muchos dirigentes nacionales les da pudor llegar sus casas con un auto manejado por un chofer, alguien puede verlo como un acto de ostentación, aunque no lo sea”, abundó la fuente de Pergamino que supo compartir cenas y reuniones con el fallecido.

Transversalidad

Meoni fue parte de la transversalidad radical que, junto a Julio Cobos, acompañó la elección de Cristina Kirchner como presidenta en 2007. Luego, rompió su sociedad con el kirchnerismo con la crisis política de la 125.

  En 2015 se incorporó a la mesa chica de la campaña presidencial de Sergio Massa, como candidato nuevamente a intendente —luego de ejercer ese cargo desde 2003 a 2015—, pero cayó ante el candidato del ascendente Cambiemos de ese entonces. Sin embargo, entre 2016 y 2019 no quedó fuera de funciones estatales; fue nombrado en el codiciado directorio del Banco Provincia de Buenos Aires, durante la gestión de María Eugenia Vidal (en acuerdo por entonces con Sergio Massa, jefe político de Mario Meoni).

  Durante la primavera del 2020, cuando las restricciones a la circulación por la pandemia comenzaron tenuemente a abrirse, le dijo a este cronista, en una entrevista exclusiva en el salón Eva Perón de la Casa Rosada, “una aproximación sería (como Europa), a mayores temperaturas, menos virus, y al revés. Esperamos que la baja que ahora tenemos en Capital Federal y alrededores luego se exprese en el interior ? durante el verano- que nos permita algunas actividades de temporada. Y para cuando vuelva el otoño y el frío, esperamos estar con las vacunas puestas”.

  ¿Tiene algún pálpito con la llegada de la vacuna? (preguntó La Capital, en septiembre de 2020) “No (risas), ahí escucho a Ginés (González García, ex ministro de Salud) que tiene buena expectativa para la vacuna durante el verano (se entusiasmaba Meoni)”.

  Por no “ostentar” con un chofer que lo llevara de regreso a su casa, una noche de lluvia después de un día largo, Meoni, todo indica, se distrajo, se durmió o miró el celular, a alta velocidad. Alguien que compartió hasta anteayer el gabinete nacional de Alberto Fernández con Meoni, Agustín Rossi, contó a La Capital que los ministros “que vivimos en el interior tenemos esa carga adicional, después de jornadas larguísimas, nos toca el regreso a nuestras ciudades, en algunos casos donde no hay un aeropuerto, como el caso de Junín”.

  El propio Rossi contó que durante su larga trayectoria como diputado nacional solía regresar a Rosario, “por las noches y manejando mi propio auto, porque uno siente que en un rato llega, y por no hacer viajar ida y vuelta a un chofer que tiene su centro de operación en la ciudad de Buenos Aires. Pero puede ser un error fatal”, reconoció. Ahora Rossi ya no puede manejar su auto en soledad porque como ministro de Defensa está obligado, por protocolo, a acompañarse por la custodia correspondiente.

  Respecto de la sucesión del puesto que dejó vacante el juninense, todo indica que será otro hombre de confianza política de Sergio Massa. Cuando se integró al Frente de Todos, el tigrense aspiraba a controlar el ministerio de Seguridad, algo que no sucedió. Finalmente fue la cartera de Transporte la que quedó en manos del Frente Renovador. Todo indica, así continuará.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario